¿La vi­da es sue­ño?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEXTO: ELI­SA ÁL­VA­REZ

EL TREIN­TA POR CIEN­TO de la po­bla­ción ten­drá al­gu­na vez in­som­nio, una sin­to­ma­to­lo­gía tras la que se es­con­den MÚL­TI­PLES CAU­SAS, des­de pro­ble­mas pun­tua­les has­ta pa­to­lo­gías psi­quiá­tri­cas. En la uni­dad del sue­ño del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio de San­tia­go es­tu­dian có­mo duer­me una per­so­na. Y es que no so­lo es im­por­tan­te el nú­me­ro de ho­ras, sino man­te­ner los ci­clos ade­cua­dos.

Un sue­ño re­pa­ra­dor es tan im­por­tan­te pa­ra la sa­lud co­mo una bue­na ali­men­ta­ción. E im­pli­ca tan­to can­ti­dad co­mo ca­li­dad. No so­lo es ne­ce­sa­rio des­can­sar un nú­me­ro de ho­ras su­fi­cien­te, sino que es­tas ten­gan una es­truc­tu­ra ade­cua­da. Por­que en torno a es­te mo­men­to del día se han crea­do mu­chas le­yen­das ur­ba­nas que no tie­nen ba­se cien­tí­fi­ca.

Una de ellas es la re­la­ti­va a las ho­ras de sue­ño que ne­ce­si­ta una per­so­na. Jo­sé Luis Re­lo­va, je­fe del ser­vi­cio de neu­ro­fi­sio­lo­gía del CHUS y res­pon­sa­ble de la uni­dad del sue­ño, ase­gu­ra que los es­tu­dios sobre es­te te­ma de­mues­tran que, «aun­que pue­de ha­ber pe­que­ñas di­fe­ren­cias en­tre per­so­nas, to­dos ne­ce­si­ta­mos ocho ho­ras». Las ne­ce­si­ta­mos aho­ra y las ne­ce­si­tá­ba­mos ha­ce un si­glo. Una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da a prin­ci­pios del si­glo XX re­fle­ja­ba que de me­dia, cuan­do el ciu­da­dano po­día dor­mir sin preo­cu­pa­cio­nes, des­can­sa­ba unas 8,1 ho­ras dia­rias. Otro es­tu­dio rea­li­za­do en Es­ta­dos Uni­dos re­fle­ja que du­ran­te la se­ma­na se duer­men de me­dia 6,9 ho­ras, pe­ro el fin de se­ma­na, cuan­do el usua­rio no tie­ne ri­gi­dez de ho­ra­rios, es­te pro­me­dio su­pera las ocho. Es­to sig­ni­fi­ca que en Es­pa­ña «no se duer­me lo su­fi­cien­te, es­ta­mos dur­mien­do mu­cho me­nos de lo que real­men­te de­bié­ra­mos», apun­ta es­te fa­cul­ta­ti­vo.

¿Y cuán­do exis­te un tras­torno o un pro­ble­ma del sue­ño? Cual­quier per­so­na que se que­je de que sus ho­ras de des­can­so son in­su­fi­cien­tes o que no son de ca­li­dad pue­de te­ner­lo. Y un efec­to muy cla­ro es la som­no­len­cia diur­na, por­que si no hay dé­fi­cit de sue­ño nin­gu­na ac­ti­vi­dad dia­ria pro­du­ce es­ta sen­sa­ción. En lí­neas generales los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con las ho­ras de des­can­so son fre­cuen­tes en la po­bla­ción por­que, in­di­ca es­te neu­ro­fi­sió­lo­go, uno de ca­da tres ciu­da­da­nos ten­drá una si­tua­ción de in­som­nio a lo lar­go de su vi­da. En con­cre­to los es­tu­dios si­túan es­ta ci­fra en el 30 %. Es­to no quie­re de­cir que se tra­te de una pa­to­lo­gía o de un in­som­nio per­ma­nen­te, por­que el no dor­mir es so­lo la sin­to­ma­to­lo­gía, una ma­ni­fes­ta­ción de múl­ti­ples cau­sas que pue­de de­ber­se por ejem­plo a una si­tua­ción pun­tual y que por lo tan­to es au­to­li­mi­ta­da en el tiem­po.

Más pro­ble­má­ti­co es un in­som­nio pro­lon­ga­do. Y es que las con­se­cuen­cias no son in­sig­ni­fi­can­tes. Los pro­ble­mas de sue­ño tie­nen re­per­cu­sio­nes la­bo­ra­les, so­cia­les y sobre la sa­lud. En es­te úl­ti­mo ca­so pue­den de­ri­var en com­pli­ca­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res, me­ta­bó­li­cas e in­clu­so pro­du­cir hi­per­ten­sión. «Si un su­je­to no duer­me lo su­fi­cien­te sus tiem­pos de reac­ción van a es­tar al­te­ra­dos y su jui­cio y ca­pa­ci­dad de tra­ba­jar tam- bién», ex­pli­ca Re­lo­va. Una vez de­tec­ta­da la fal­ta de sue­ño hay que to­mar me­di­das. Cin­co ho­ras dia­rias, ex­pli­ca es­te neu­ro­fi­sió­lo­go, pue­den su­po­ner un pro­ble­ma «por­que nues­tras ne­ce­si­da­des no son tan es­ca­sas co­mo pa­ra cu­brir­se con cin­co ho­ras». Las me­di­das pa­ra co­rre­gir es­tos dé­fi­cits pue­den em­pe­zar por me­di­das de hi­gie­ne. Es de­cir, bue­nos há­bi­tos. Te­ner ho­ra­rios re­gu­la­res a la ho­ra de ir­se a la ca­ma, no in­ge­rir es­ti­mu­lan­tes co­mo la ca­feí­na an­tes de acos­tar­se, evi­tar las sies­tas pro­lon­ga­das o de­ter­mi­na­das sus­tan­cias o fár­ma­cos psi­coac­ti­vos. Y sobre el va­so de le­che ca­lien­te an­tes de dor­mir, aun­que mu­chos lo de­fien­den, no se ha rea­li­za­do nin­gún es­tu­dio con­tro­la­do, ex­pli­ca Re­lo­va Quin­tei­ro, que de­mues­tre su efi­ca­cia.

Co­mo el in­som­nio es una sin­to­ma­to­lo­gía hay que ave­ri­guar la cau­sa, que mu­chas ve­ces es una en­fer­me­dad. Por ejem­plo la ap­nea, que afec­ta al 3 % de la po­bla­ción. Se tra­ta de uno de los prin­ci­pa­les tras­tor­nos del sue­ño, pro­du­ci­do cuan­do las vías aé­reas se co­lap­san du­ran­te el sue­ño, lo que lle­va al su­je­to a te­ner mi­cro­des­per­ta­res a lo lar­go de la no­che y a no lle­gar a la fa­se pro­fun­da del sue­ño.

Pa­ra sa­ber exac­ta­men­te cuál es la cau­sa de la fal­ta de sue­ño hay que rea­li­zar un es­tu­dio. En la uni­dad de San­tia­go se ha­cen unos dos­cien­tos al año, a los que hay que su­mar los test de aten­ción múl­ti­ple que se desa­rro­llan tam­bién en es­te la­bo­ra­to­rio. El es­tu­dio bá­si­co es la po­li­som­no­gra­fía, re­gis­tran­do mu­chas va­ria­bles fi­sio­ló­gi­cas. ¿Y en qué con­sis­te? En me­dir de­ter­mi­na­dos pa­rá­me­tros mien­tras duer­me el pa­cien­te. Es­to se ha­ce me­dian­te un elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma, una elec­tro­mio­gra­fía y un elec­tro­ocu­logra­ma, que mi­den en qué fa­se del sue­ño es­tá el usua­rio, cuá­les son los mo­vi­mien­tos de los múscu­los o los ocu­la­res.

Por­que el sue­ño no es igual du­ran­te to­da la no­che, sino que tie­ne di­fe­ren­tes fa­ses, y es im­por­tan­te que los ci­clos se desa­rro­llen de for­ma or­de­na­da. El tiem­po que la per­so­na tar­da en que­dar­se dor­mi­da se lla­ma la­ten­cia del sue­ño y des­pués cae en una fa­se pro­fun­da. A con­ti­nua­ción se pro­du­ce una fa­se REM —no pro­fun­da—, y a par­tir de ahí se al­ter­nan ci­clos a lo lar­go de la no­che en­tre sue­ño pro­fun­do y REM, que ca­da vez van sien­do más cor­tos. Los dos son ne­ce­sa­rios. Es de­cir, ni es bueno no te­ner fa­se REM ni fa­se pro­fun­da. Hay en­fer­me­da­des psi­quiá­tri­cas, por ejem­plo, en las que ca­si no hay fa­se pro­fun­da, por­que la ar­qui­tec­tu­ra del sue­ño es­tá al­te­ra­da.

Tra­ta­mien­to

¿Y có­mo se tra­ta un tras­torno del sue­ño? Pa­ra ello es fun­da­men­tal de­ter­mi­nar la cau­sa, pe­ro tal y co­mo ex­pli­ca Jo­sé Luis Re­lo­va, lo ideal se­ría un tra­ta­mien­to psi­co­te­rá­pi­co con­duc­tual. De he­cho se re­co­mien­da no op­tar en pri­me­ra ins­tan­cia por la al­ter­na­ti­va far­ma­co­ló­gi­ca. Evi­den­te­men­te to­do de­pen­de de la cau­sa que es­té de­trás de es­te in­som­nio. Si se tra­ta de un pro­ble­ma pun­tual há­bi­tos re­gu­la­res pue­den de­vol­ver al usua­rio a una si­tua­ción de nor­ma­li­dad. La prin­ci­pal cau­sa de la ap­nea es el so­bre­pe­so y la obe­si­dad, por lo que en es­te ca­so la pér­di­da de pe­so es el fac­tor más im­por­tan­te, así co­mo uti­li­zar un sis­te­ma de pre­sión po­si­ti­va pa­ra que la vía aé­rea es­té permea­ble. La lla­ma­da nar­co­lep­sia, que pe­se a pa­re­cer re­si­dual afec­ta al 0,3 % de la po­bla­ción, es otro de los tras­tor­nos más co­no­ci­dos del sue­ño, y en es­te ca­so los tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos son bas­tan­te efec­ti­vos. En re­su­men, no so­lo es im­por­tan­te dor­mir las ho­ras su­fi­cien­tes sino que es­tas sean de ca­li­dad.

Los ci­clos de sue­ño al­ter­nan la fa­se REM y pro­fun­da. Am­bas tie­nen su fun­ción y son ne­ce­sa­rias pa­ra un des­can­so re­pa­ra­dor

Lo ideal pa­ra abor­dar un tras­torno del sue­ño es el tra­ta­mien­to psi­co­te­rá­pi­co, con­duc­tual

FO­TO: PACO RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.