La pe­sa­di­lla del «tinnitus»

SO­LO el que los su­fre sa­be lo de­ses­pe­ran­te que pue­den lle­gar a ser. Los tinnitus, o acú­fe­nos, son los so­ni­dos que se es­cu­chan en el in­te­rior del oí­do sin una cau­sa ex­te­rior. Un pro­ble­ma pa­ra el que se abre la es­pe­ran­za con la fa­se de prue­bas de un dis­po­si

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Audiología - TEXTO: AL­BA RO­DRÍ­GUEZ

Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Mí­chi­gan (Es­ta­dos Uni­dos) mues­tra que un dis­po­si­ti­vo ex­pe­ri­men­tal po­dría ayu­dar a si­len­ciar los so­ni­dos fan­tas­mas pro­pios del

tinnitus, al ata­car la ac­ti­vi­dad ner­vio­sa in­go­ber­na­ble en el ce­re­bro. En un nue­vo ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Scien­ce Trans

la­tio­nal Me­di­ci­ne, in­for­man sobre los re­sul­ta­dos de las pri­me­ras prue­bas con ani­ma­les y del pri­mer en­sa­yo clínico.

En ba­se a años de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca sobre las cau­sas de la afec­ción, el dis­po­si­ti­vo usa so­ni­dos pre­ci­sos y pul­sos eléc­tri­cos dé­bi­les que ac­ti­van los ner­vios tác­ti­les, am­bos cen­tra­dos en ha­cer que las cé­lu­las ner­vio­sas da­ña­das vuel­van a la ac­ti­vi­dad nor­mal. Los par­ti­ci­pan­tes hu­ma­nos in­for­ma­ron que, des­pués de cua­tro se­ma­nas de uso dia­rio del dis­po­si­ti­vo, el vo­lu­men de los so­ni­dos fan­tas­mas dis­mi­nu­yó y me­jo­ró la ca­li­dad de vi­da re­la­cio­na­da con el tinnitus. Un «tra­ta­mien­to» si­mu­la­do usan­do so­lo so­ni­dos no pro­du­jo es­tos efec­tos.

«El ce­re­bro, y es­pe­cí­fi­ca­men­te la re­gión del tron­co en­ce­fá­li­co lla­ma­da nú­cleo co­clear dor­sal, es la raíz del tinnitus, ex­pli­ca la di­rec­to­ra del equi­po de in­ves­ti­ga­ción, Su­san Sho­re. Cuan­do las neu­ro­nas prin­ci­pa­les en es­ta re­gión, lla­ma­das cé­lu­las fu­si­for­mes, se vuel­ven hi­per­ac­ti­vas y se sin­cro­ni­zan en­tre sí, la se­ñal fan­tas­ma se trans­mi­te a otros cen­tros don­de ocu­rre la per­cep­ción». «Si po­de­mos de­te­ner es­tas se­ña­les, po­de­mos de­te­ner el tinnitus — con­ti­núa—. Eso es lo que nues­tro en­fo­que in- ten­ta ha­cer y es­ta­mos ani­ma­dos por es­tos re­sul­ta­dos pa­ra­le­los ini­cia­les en ani­ma­les y hu­ma­nos». El abor­da­je, lla­ma­do es­ti­mu­la­ción bi­mo­dal au­di­ti­va-so­ma­to­sen­so­rial di­ri­gi­da, in­vo­lu­cra dos sen­ti­dos. El dis­po­si­ti­vo re­pro­du­ce un so­ni­do en los oí­dos, al­ter­nan­do con pul­sos eléc­tri­cos sua­ves y pre­ci­sos que se su­mi­nis­tran en la me­ji­lla o el cue­llo.

En con­di­cio­nes nor­ma­les, las cé­lu­las fu­si­for­mes ayu­dan a que nues­tro ce­re­bro se cen­tre en el ori­gen de los so­ni­dos y nos ayu­dan a des­co­nec­tar las sen­sa­cio­nes que re­sul­tan del mo­vi­mien­to de nues­tra ca­be­za y cue­llo. Pe­ro el tra­ba­jo pre­vio en ani­ma­les mos­tró que el rui­do pue­de des­en­ca­de­nar un cam­bio en la ac­ti­vi­dad de las cé­lu­las ner­vio­sas, al­te­ran­do su sin­cro­ni­za­ción pa­ra que en­víen se­ña­les sin­cro­ni­za­das es­pon­tá­nea­men­te en lu­gar de es­pe­rar un so­ni­do real en el am­bien­te.

El dis­po­si­ti­vo ofre­ce so­ni­dos que coin­ci­den con el vo­lu­men y el tono de los so­ni­dos fan­tas­mas que es­cu­cha ca­da pa­cien­te y tam­bién pro­por­cio­na im­pul­sos eléc­tri­cos sua­ves apli­ca­dos al área de la ca­be­za in­vo­lu­cra­da en las pro­pias ma­nio­bras de al­te­ra­ción del tin­ni

tus de los pa­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.