A fon­do.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR AN­NE-FRA­NÇOI­SE HIVERT

En 2018 no ha­brá Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra. A la acu­sa­ción de nu­me­ro­sas agre­sio­nes se­xua­les en la aca­de­mia sue­ca se unen dimisiones y la ges­tión opa­ca de in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro.

ES­TE OC­TU­BRE NO SE ANUN­CIA­RÁ EL PRE­MIO NO­BEL DE LI­TE­RA­TU­RA. EL ES­CÁN­DA­LO QUE VI­VE LA ACA­DE­MIA SUE­CA PA­RE­CE NO TE­NER FIN. A LA ACU­SA­CIÓN DE 18 AGRE­SIO­NES SE­XUA­LES SE UNEN DIMISIONES, EN­VI­DIAS Y LA GES­TIÓN OPA­CA DE IN­GEN­TES CAN­TI­DA­DES DE DI­NE­RO.

«Si al­guien me hu­bie­ra di­cho que iba a pa­sar es­to, no le ha­bría creí­do». Sen­ta­do en su des­pa­cho, en el co­ra­zón de Estocolmo, Lars Hei­kens­ten se qui­ta el su­dor de la fren­te. Es­te eco­no­mis­ta de 67 años fue nom­bra­do en 2010 res­pon­sa­ble de la Fun­da­ción No­bel, en­car­ga­da de ges­tio­nar la he­ren­cia del in­ven­tor de la di­na­mi­ta y crea­dor de los pre­mios. Tras unos años agi­ta­dos en la di­rec­ción del Ban­co de Sue­cia y en el Tri­bu­nal de Cuen­tas eu­ro­peo, creía que su nue­vo pues­to iba a ser una bal­sa de acei­te. No ha si­do así. Aho­ra se jue­ga na­da me­nos que el fu­tu­ro de la Aca­de­mia sue­ca. Los miem­bros más im­por­tan­tes de es­ta ins­ti­tu­ción, que da­ta del si­glo XVIII, tie­nen por mi­sión de­ci­dir el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra des­de 1901. Siem­pre han cum­pli­do su ta­rea, sal­vo en 1935 y du­ran­te las dos gue­rras mun­dia­les. La Aca­de­mia, for­ma­da por 18 miem­bros, hoy so­lo cuen­ta con 10. Ha ha­bi­do una cas­ca­da de dimisiones. El 4 de ma­yo, an­te la crí­ti­ca si­tua­ción que atra­vie­sa la ins­ti­tu­ción, se to­mó una de­ci­sión in­só­li­ta: re­tra­sar un año el pre­mio de 2018. Aho­ra la cues­tión ya no es sa­ber quién su­ce­de­rá al bri­tá­ni­co Ka­zuo Is­hi­gu­ro, lau­rea­do en 2017, si no cuán­do se otor­ga­rá un nue­vo Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra y por quién… Por­que de la Aca­de­mia sue­ca so­lo que­dan las rui­nas. Un es­cán­da­lo de abu­sos se­xua­les la ha he­cho sal­tar por los ai­res. Pa­ra Lars Hei­kens­ten, hay que pa­rar el gol­pe lo an­tes po­si­ble. «Mien­tras los sue­cos han en­ten­di­do la di­fe­ren­cia en­tre la Aca­de­mia y los di­fe­ren­tes pre­mios No­bel», los ex­tran­je­ros tie­nen ten­den­cia a «con­fun­dir­los», di­ce alar­ma­do. Que la Aca­de­mia de­je de en­tre­gar un pre­mio ya es una pe­sa­di­lla pa­ra es­te guar­dián de la mar­ca No­bel. Pe­ro aún es peor que sus erro­res man­ci­llen la ima­gen de los otros pre­mios (medicina, fí­si­ca…), otor­ga­dos por otros ju­ra­dos y con los que no tie­nen na­da que ver. «Así que no ha­brá Pre­mio de Li­te­ra­tu­ra mien­tras la Aca­de­mia no re­co­bre su cre­di­bi­li­dad», afir­ma. ¿Có­mo se ha lle­ga­do has­ta aquí? El an­nus ho­rri­bi­lis em­pe­zó en no­viem­bre de 2017 con un ar­tícu­lo en el dia­rio Da­gens By­he­ter. Bjorn Wi­man, res­pon­sa­ble de las pá­gi­nas de cul­tu­ra, sa­bía que lan­za­ba una bom­ba, pe­ro no sos­pe­cha­ba su mag­ni­tud. En el pri­mer ar­tícu­lo fir­ma­do por Ma­til­da Gus­tavs­son, 18 mu­je­res acu­san a Jean-clau­de Ar­nault de vio­la­ción y aco­so. «Sus tes­ti­mo­nios no iban con­tra la Aca­de­mia, pe­ro éra­mos cons­cien­tes de su ca­rác­ter ex­plo­si­vo». El acu­sa­do es un fran­cés de 71 años que vi­ve en Sue­cia des­de ha­ce me­dio si­glo. Es ma­ri­do de la aca­dé­mi­ca Ka­ta­ri­na Fros­ten­son y di­ri­ge con ella el Fo­rum, una sa­la un­der­ground de la ca­pi­tal fi­nan­cia­da por la ins­ti­tu­ción No­bel. Al­gu­nos

A una aca­dé­mi­ca se la acu­sa de Óbjhwh los decxh[i de los fh[c_w­zei$ Esa _d\ehcw­y_Œd pu­do kj_­b_pw­hi[ fwhw ]Wdwh Z_d[he con los Yehh[zeh[i de Wfk[ij­wi

de los tó­rri­dos he­chos de los que se lo acu­sa ha­brían te­ni­do lu­gar en un apar­ta­men­to en Pa­rís pro­pie­dad de la Aca­de­mia. A Ar­nault tam­bién se lo acu­sa de in­fluir en la elec­ción y de re­ve­lar nom­bres de los pre­mia­dos an­tes de ser ofi­cia­les, se­gún The Guar­dian, pa­ra ma­ni­pu­lar las pu­jas de los co­rre­do­res de apues­tas.

ARRAN­CA EL DESAS­TRE. El pe­rio­dis­ta Wi­man afir­ma que «to­do co­men­zó con acu­sa­cio­nes muy gra­ves», pe­ro que el asun­to se ha ido de las ma­nos por «la in­ca­pa­ci­dad de los aca­dé­mi­cos». Pa­ra él, la Aca­de­mia es cul­pa­ble de im­pu­ni­dad y el pres­ti­gio del No­bel de Li­te­ra­tu­ra ha con­tri­bui­do al «en­dio­sa­mien­to» de al­gu­nos de sus miem­bros. Los aca­dé­mi­cos se reúnen to­dos los jue­ves. Du­ran­te la se­sión des­pués del ar­tícu­lo bom­ba, el 23 de no­viem­bre, la Aca­de­mia to­ma car­tas en el asun­to: rom­pe con el Fo­rum y le sus­pen­de su sub­ven­ción anual: 126.000 co­ro­nas (unos 12.000 eu­ros). En un es­fuer­zo de «trans­pa­ren­cia», re­ve­la que «va­rias aca­dé­mi­cas, mu­je­res e hi­jas de aca­dé­mi­cos y per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo tam­bién han si­do ob­je­to de in­ti­mi­dad in­de­sea­da y tra­ta­mien­to inapro­pia­do».

EL PRI­MER AC­TO DEL CU­LE­BRÓN. La pro­ta­go­nis­ta del pri­mer ac­to es la se­cre­ta­ria per­pe­tua de la Aca­de­mia, Sa­ra Da­nius, que con­tac­ta con un des­pa­cho de abo­ga­dos pa­ra que reali­ce una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na. Es­ta pro­fe­so­ra

de Li­te­ra­tu­ra de 56 años es miem­bro del círcu­lo No­bel des­de 2013 y se­cre­ta­ria per­pe­tua des­de 2015. Al­go ex­cep­cio­nal pa­ra una mu­jer. Su es­ti­lo des­agra­da a mu­chos. No quie­re de­jar que el asun­to se pu­dra. «Fren­te al pe­li­gro, ac­tuó co­mo un eje­cu­ti­vo, rá­pi­do y re­so­lu­ti­vo, a la in­ver­sa de lo que acos­tum­bra la Aca­de­mia», cons­ta­ta Wi­man. Días más tar­de, el 10 de di­ciem­bre, el es­cri­tor Ka­zuo Is­hi­gu­ro re­ci­be el No­bel de ma­nos del rey Car­los Gus­ta­vo en el es­ce­na­rio ha­bi­tual de la Kon­sert­hu­set de Estocolmo. La be­lla ce­re­mo­nia ha­ce ol­vi­dar la tos­que­dad de su pre­de­ce­sor. En 2016, Bob Dy­lan ha­bía da­do la es­pal­da a las ce­le­bra­cio­nes. Pa­ra Bjorn Wi­man, esa elec­ción ya fue un sín­to­ma de la de­ca­den­cia que aque­ja­ba a la ins­ti­tu­ción. Al pre­miar al can­tan­te ame­ri­cano, los aca­dé­mi­cos se ha­bían mos­tra­do co­mo vul­ga­res «ca­za­do­res de sel­fies», afir­ma. La no­che en la que Is­hi­gu­ro re­ci­be el pre­mio, Sa­ra Da­nius to­ma la pa­la­bra: evo­ca a Sel­ma La­ger­löf, mo­nu­men­to de la li­te­ra­tu­ra sue­ca y pri­me­ra mu­jer que en­tró en la Aca­de­mia en 1914, y a Si­grid Da­nius, su abue­la su­fra­gis­ta, y anun­cia «un otoño que que­da­rá pa­ra la his­to­ria». El si­len­cio en la sa­la es atro­na­dor.

SE­GUN­DO AC­TO DEL CU­LE­BRÓN. Es­te se abre a co­mien­zos de 2018. El pro­ta­go­nis­ta es­ta vez es el aca­dé­mi­co Ho­ra­ce Eng­dahl, de 69 años, se­cre­ta­rio per­pe­tuo de la Aca­de­mia en­tre 1999 y 2009. El 25 de enero, Eng­dahl, fu­rio­so, de­lan­te del res­to de los aca­dé­mi­cos tra­ta a Sa­ra Da­nius de «in­qui­si­do­ra». Exi­ge que su pro­pio tes­ti­mo­nio sea su­pri­mi­do del in­for­me de in­ves­ti­ga­ción in­terno y pi­de el re­gre­so de la aca­dé­mi­ca in­mer­sa en el es­cán­da­lo, Ka­ta­ri­na Fros­ten­son, au­sen­te des­de el 21 de no­viem­bre. Un da­to: Ho­ra­ce Eng­dahl es ín­ti­mo ami­go del pre­sun­to vio­la­dor Jean-clau­de Ar­nault. Sin em­bar­go, en un pro­gra­ma de la ra­dio pú­bli­ca sue­ca, emi­ti­do el 18 de agos­to, Sa­ra Da­nius afir­ma que, cuan­do to­mó sus de­ci­sio­nes, te­nía el apo­yo de to­dos los aca­dé­mi­cos. Y tam­bién el del an­ti­guo se­cre­ta­rio per­ma­nen­te, que in­clu­so la ha­bía fe­li­ci­ta­do el 23 de no­viem­bre por la no­che con un men­sa­je de tex­to: «Te has ma­ne­ja­do muy bien. Qui­zá so­bre­vi­va­mos des­pués de to­do. Sa­lu­do cor­dial».

Y LA PE­LO­TA CRE­CE. El 21 de fe­bre­ro de 2018, las con­clu­sio­nes de la au­di­to­ría se dan a co­no­cer a los aca­dé­mi­cos. Na­da in­di­ca que Ar­nault ha­ya ma­ni­pu­la­do la elec­ción de los pre­mia­dos con el No­bel, pe­ro los abo­ga­dos cri­ti­can la «inac­ción» de los aca­dé­mi­cos, aler­ta­dos des­de 1996 por una ar­tis­ta que acu­só a Ar­nault de ha­ber­la for­za­do a te­ner una re­la­ción se­xual. El in­for­me des­ve­la tam­bién que su mu­jer, Ka­ta­ri­na Fros­ten­son, po­see la mi­tad de las ac­cio­nes del Fo­rum, al­go que no ha­bía de­cla­ra­do nun­ca, y que la Aca­de­mia le pa­ga un al­qui­ler anual. Al cons­ta­tar un con­flic­to de in­tere­ses, los abo­ga­dos su­gie­ren re­sol­ver el pro­ble­ma an­te un tri­bu­nal. Cual­quier or­ga­nis­mo sue­co ha­bría aca­ta­do la su­ge­ren­cia, pe­ro la Aca­de­mia «se cree por en­ci­ma de las re­glas que se apli­can a la so­cie­dad», la­men­ta una es­cri­to­ra. ¿Y por qué de­be­ría ser de otra for­ma? Des­de 1786, los aca­dé­mi­cos ac­túan sin nin­gún con­trol ex­terno. «Sue­cia es una de­mo­cra­cia mo­der­na, pe­ro tam­bién es una mo­nar­quía que no ha co­no­ci­do una re­vo­lu­ción. So­bre­vi­ven pe­que­ños re­si­duos del si­glo XVIII», es­ti­ma el fi­ló­so­fo Hans Ruin. In­de­pen­dien­te del Es­ta­do, la Aca­de­mia no rin­de cuen­tas a na­die. Ni si­quie­ra so­bre su pa­tri­mo­nio, que ha­bría al­can­za­do un va­lor de cua­tro mil mi­llo­nes de co­ro­nas (cer­ca de 400 mi­llo­nes de eu­ros). Los aca­dé­mi­cos lo ges­tio­nan con to­tal li­ber­tad y en el ma­yor se­cre­to. Ade­más del Pre­mio No­bel, con­ce­den cer­ca de 70 pre­mios y be­cas, por un va­lor de 17 mi­llo­nes de co­ro­nas, sin con­tar in­nu­me­ra­bles sub­ven­cio­nes. La

La Aca­de­mia no h_dz[ Yk[dj­wi a na­die, ni i_g­k_[hw iexh[ su fwj­h_­ce­d_e" que as­cien­de a 400 mi­llo­nes de [khei$ Fun­cio­na al cwh][d del ;ijw­ze

LOS DIE­CIO­CHO Los miem­bros de la Aca­de­mia sue­ca se ha­cen lla­mar Los Die­cio­cho (así, en ma­yús­cu­las). Son ele­gi­dos de por vi­da. Seis de ellos se han re­ti­ra­do de cual­quier de­li­be­ra­ción por los es­cán­da­los; otros dos se han vis­to obli­ga­dos a ha­cer­lo.

LOS ACU­SA­DOS Jean-clau­de Ar­nault es­tá ca­sa­do con la aca­dé­mi­ca Ka­ta­ri­na Fros­ten­son. A él se lo acu­sa de agre­sión se­xual; a ella, de mal­ver­sa­ción y fil­trar nom­bres de los ga­na­do­res.

LA JUSTICIERA La se­cre­ta­ria per­pe­tua de la Aca­de­mia, Sa­ra Da­nius, na­da más sal­tar el es­cán­da­lo se­xual con­tac­ta con un des­pa­cho de abo­ga­dos pa­ra que reali­ce una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na.

LAS VÍC­TI­MAS En no­viem­bre de 2017, el dia­rio sue­co Da­gens By­he­ter re­ve­ló que el ges­tor cul­tu­ral Jean-clau­de Ar­nault –es­po­so de una aca­dé­mi­ca– ha­bía si­do acu­sa­do de abu­so se­xual en se­rie: 18 asal­tos co­me­ti­dos en más de 20 años.

EL ACA­DÉ­MI­CO 'MAL­DI­TO' Ho­ra­ce Eng­dahl, ami­go de Ar­nault, es uno de los hom­bres más odia­dos de Sue­cia. Se­gún un miem­bro de la Aca­de­mia, es el res­pon­sa­ble de la de­ca­den­cia mo­ral de la ins­ti­tu­ción, con sus «va­lo­res ma­chis­tas po­dri­dos y al­ta­ne­ría arro­gan­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.