Pa­ten­te de cor­so

So­nar­se con las ban­de­ras

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ha­ce dos o tres se­ma­nas asis­tí de le­jos, aun­que con cu­rio­si­dad so­cio­ló­gi­ca, a la po­lé­mi­ca que se desató cuan­do un pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión, có­mi­co o al­go pa­re­ci­do, se so­nó las na­ri­ces en una ban­de­ra de Es­pa­ña. Sal­ta­ron unos y otros a fa­vor o en con­tra, ha­cien­do del asun­to, co­mo acos­tum­bra­mos aquí, cues­tión de tu­yos o míos, de de­mó­cra­tas y fas­cis­tas, de bron­ca y gue­rra ci­vil. Es un gra­cio­so pro­vo­ca­dor, de­cían unos. Es un mier­de­ci­lla sin pu­ta gra­cia, de­cían otros. Et­cé­te­ra. Lle­vo unos días pen­sán­do­lo, pe­ro va­yan por de­lan­te un par de co­sas. Una es que no soy im­par­cial, pues ten­go al­gún ami­go hu­mo­ris­ta vi­trió­li­co a cu­yo la­do el fu­lano de los mo­cos y la ban­de­ra –que aca­bó pi­dien­do excusas– es un pas­tor­ci­llo de Be­lén. Sir­van de ejem­plo Edu Ga­lán y Da­río Adan­ti, dos desapren­si­vos que, co­mo di­je al­gu­na vez, no res­pe­tan ni a la ma­dre que los pa­rió; y a quie­nes los jue­ces, cuan­do so­bre­vi­ven al ic­tus que sue­le pro­vo­car­les sus es­pec­tácu­los, ati­zan mul­tas cri­mi­na­les. Quie­ro de­cir que ellos sí son hu­mo­ris­tas ci­ma­rro­nes, sin dios ni amo, que en vez de bus­car el aplau­so fá­cil se la jue­gan de ver­dad, pues lo mis­mo se ni­que­lan el oje­te con la ban­de­ra es­pa­ño­la y la es­te­la­da ca­ta­la­na que lla­man a la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta pu­to ca­cahue­te y se des­co­jo­nan del Is­lam. Lo otro es lo que pien­so de las ban­de­ras. Y ahí, si me per­mi­ten la dis­cre­ta chu­le­ría, tal vez ten­ga cier­ta ex­pe­rien­cia, pues du­ran­te bue­na par­te de mi vi­da vi des­tri­par­se ba­jo unas y otras. Quie­ro de­cir que lo mío no vie­ne só­lo de leer a Ka­pus­cins­ki, y po­dría re­su­mir­se en que vi a de­ma­sia­do sin­ver­güen­za en­vol­ver­se en ban­de­ras, co­mo pa­ra res­pe­tar­las sin re­ser­vas, y a de­ma­sia­da bue­na gen­te mo­rir por ellas, co­mo pa­ra des­pre­ciar­las sin re­pa­ros. Las mi­ro con un edu­ca­do es­cep­ti­cis­mo que no ex­clu­ye el res­pe­to, no por ellas sino por quie­nes las res­pe­tan, ni di­si­pa el des­pre­cio, no por ellas sino por quie­nes las usan con vi­le­za. Las mi­ro, en fin, no con equi­dis­tan­cia sino con ecua­ni­mi­dad, que no es lo mis­mo; pe­ro nun­ca se me ocu­rri­ría in­sul­tar­las. Val­gan co­mo ejem­plo, por no cen­trar­nos en la es­pa­ño­la ro­ji­gual­da –tan po­lé­mi­ca a ra­tos co­mo la re­pu­bli­ca­na, pues ba­jo am­bas tu­vi­mos hé­roes y ver­du­gos–, las an­ti­guas ba­rras del reino de Ara­gón en las que hoy se en­vuel­ven Pu­jol, Mas y Puig­de­mont, pe­ro ba­jo las que en el si­glo XIV com­ba­tie­ron en Orien­te las com­pa­ñías al­mo­gá­va­res. O la iku­rri­ña vas­ca, a cu­ya som­bra una pan­di­lla de ase­si­nos anal­fa­be­tos sem­bró el te­rror du­ran­te años, pe­ro que tam­bién on­deó en los dos pe­que­ños pes­que­ros ar­ma­dos de la Euz­ka­di­ko Gu­don­tzi­dia que el 5 de mar­zo de 1937 li­bra­ron fren­te al ca­bo Ma­chi­cha­co un de­sigual, he­roi­co y sui­ci­da com­ba­te con­tra el cru­ce­ro fran­quis­ta Ca­na­rias. De to­das for­mas, cuan­do ha­bla­mos de pro­vo­ca­ción al­go de­be­ría­mos te­ner en cuen­ta. Los que de ver­dad dis­pa­ran con­tra to­do son po­cos. Lo que ha­cen ca­si to­dos es bus­car el aplau­so fá­cil de sus ha­bi­tua­les, a quie­nes pro­cu­ran no ofen­der ja­más. Si en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión un fu­lano se lim­pia los mo­cos en una ban­de­ra que no ama, lo ha­ce por­que a su pú­bli­co, el de esa ca­de­na, el que lo si­gue en Twit­ter, Fa­ce­book o en don­de sea, le gus­ta o lo to­le­ra. In­clu­so lo exi­ge. Y una co­sa son las ideas, reales o fin­gi­das, y otra ju­gar­se los gar­ban­zos. Quien ve una te­le­vi­sión o si­gue en las re­des so­cia­les a tal o cual per­so­na­je sa­be a qué se ex­po­ne. Co­no­ce lo que pue­de es­pe­rar de él, y a ese pú­bli­co va des­ti­na­do lo que el fu­lano en cues­tión di­ce o ha­ce. Si en Es­pa­ña hay tam­bién hu­mo­ris­tas ba­su­ra, es por­que hay un pú­bli­co que los ja­lea. Así que no veo por qué han de ofen­der­se aqué­llos a quie­nes no va des­ti­na­da la ba­su­ra, siem­pre y cuan­do esa ba­su­ra no vul­ne­re las le­yes vi­gen­tes. Sin em­bar­go, den­tro de lo le­gal ca­da uno es li­bre de ele­gir. Bas­ta con no ver esa te­le­vi­sión o no se­guir a Fu­lano o Men­ga­na en las re­des so­cia­les. Los di­si­den­tes, por su par­te, tam­bién pue­den so­nar­se en don­de quie­ran, in­clu­so en la fo­to del que se sue­na. Na­die lo im­pi­de, y so­nar­se es un ac­to li­bre. A me­nu­do ol­vi­da­mos que lo im­por­tan­te es ele­gir bien lo que uno ve, más que cri­ti­car o con­tro­lar lo que ven otros. Por­que en eso con­sis­te la li­ber­tad: en se­guir a quien te dé la ga­na o en

Los di­si­den­tes tam­bién pue­den so­nar­se en don­de quie­ran, in­clu­so en la fo­to del que se sue­na. Na­die lo im­pi­de, y so­nar­se es un ac­to li­bre

ig­no­rar­lo. Cuan­do eres es­pec­ta­dor de al­guien sa­bes a lo que te ex­po­nes cuan­do te da exac­ta­men­te lo que es­pe­ras; aque­llo por lo que es­tás allí y no en otro lu­gar. Así que, con no ver­lo, asun­to re­suel­to. Y si lo ves, pues oye. Asu­me lo que cai­ga. Que ca­da uno vea lo que pre­fie­ra ver, y que su hu­mo­ris­ta fa­vo­ri­to se sue­ne con lo que le sal­ga del cim­bel. Evi­tar­lo es tan sen­ci­llo co­mo dar­le a las te­clas si­len­ciar o blo­quear de Twit­ter. O ver otra te­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.