Tó­ca­me otra vez ma­má

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE NIÑOS - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

¿Tea­pe­te­ce que te de un ma­sa­je, Teo? Así co­mien­za la conversación en­tre una ma­dre y un be­bé de ape­nas tres me­ses. Aun­que es ob­vio que no va a re­ci­bir una res­pues­ta, sa­be de so­bra cuál es. Me atre­ve­ría a de­cir que si es­tas cria­tu­ras (que no lle­gan al año de vi­da) ha­bla­ran, di­rían al­go así co­mo: «Tó­ca­me otra vez, ma­má». Los be­bés quie­ren mi­mos, no so­lo cuan­do llo­ran des­con­so­la­da­men­te co­mo si fue­ra el fin del mun­do, tam­bién les gus­ta que los achu­chen y los co­man a be­sos cuan­do to­do es­tá en or­den, en su or­den. Tan­to agra­de­cen que los to­ques, que dis­fru­tan de los ma­sa­jes ca­si más que los adul­tos. Gra­cias a es­tas ca­ri­cias se sien­ten más se­gu­ros, más que­ri­dos y au­men­tan el víncu­lo emo­cio­nal con sus pa­pás en los pri­me­ros me­ses de vi­da. Pe­ro además, la es­ti­mu­la­ción tác­til pue­de con­se­guir otros be­ne­fi­cios no me­nos im­por­tan­tes co­mo ali­viar do­lor, ga­ses, es­tre­ñi­mien­to, do­lor de dien­tes, li­be­rar hor­mo­nas de re­la­ja­ción o me­jo­rar pa­tro­nes de sue­ño.

Con las ma­nos li­ge­ra­men­te im­preg­na­das de aceite, Patricia se pre­pa­ra pa­ra rea­li­zar una se­rie de mo­vi­mien­tos su­ti­les en el cuer­pe­ci­to de Teo. Él la mi­ra, ape­nas se re­vuel­ve en la col­cho­ne­ta y pa­re­ce que le gus­ta. Ella em­pie­za a mo­ver sus ma­nos sua­ve­men­te por él. «El or­den no es im­por­tan­te, en­ten­der que es un mo­men­to pa­ra dis­fru­tar sí lo es, así que si nos sal­ta­mos un pa­so no pasa na­da», ma­ti­za la matrona Ra­quel Ra­mos de la maternidad HM Be­lén que, jun­to con Con­chi González, im­par­te los cur­sos de ma­sa­je in­fan­til pa­ra pa­dres de be­bés de en­tre 0 y 12 me­ses. Más allá de esa edad las ne­ce­si­da­des ya son otras, y las pau­tas se­rían di­fe­ren­tes.

APE­NAS 10 MI­NU­TOS Cuan­do em­pie­zan a ga­tear o con­si­guen dar­se la vuel­ta rá­pi­da­men­te rea­li­zar el ma­sa­je se con­vier­te en to­do un reto, aun­que ape­nas sean 10 mi­nu­tos. Por eso, las ma­tro­nas re­co­mien­dan ir apro­ve­chan­do las pos­tu­ras que nos van po­nien­do en ban­de­ja. Si se ponen a ga­tear, hay que ma­sa­jear la es­pal­da, si nos dan una pier­na, a por ella... Lo que sí es fun­da­men­tal es en­con­trar un lu­gar có­mo­do e ín­ti­mo que pro­pi­cie ese diá­lo­go tác­til en­tre am­bas par­tes. Por­que si el ma­sa­je tie­ne ven­ta­jas pa­ra el que lo re­ci­be, tam­bién pa­ra el que lo da. «Em­pe­za­mos con una pre­sión sua­ve, por­que hay que pen­sar que es un es­tí­mu­lo nue­vo pa­ra él, que no ha re­ci­bi­do has­ta aho­ra», le ad­vier­te Con­chi a Patricia. Aun­que son pasos muy su­per­fi­cia­les y li­ge­ros el es­tí­mu­lo es su­fi­cien­te co­mo pa­ra que los be­bés pre­ci­sen in­cor­po­rar­los de ma­ne­ra gra­dual, y así ser bien to­le­ra­dos y acep­ta­dos por ellos. Des­pués la ani­ma a co­ger la pier­na del pe­que­ño pa­ra ex­pli­car­le los di­fe­ren­tes mo­vi­mien­tos que se pue­den ha­cer des­de la in­gle has­ta la plan­ta del pie. Ojo cuan­do les pa­sas los de­dos por las plan­tas de los pies. Ca­ram­ba, sí lo per­ci­ben.

La se­sión en la que se to­ca la ba­rri­ga pue­de ser una de las más es­pe­ra­das por los pa­dres que han leí­do, les han di­cho o han es­cu­cha­do que los ma­sa­jes van muy bien en el te­ma de los có­li­cos. «Du­ran­te el cur­so les en­se­ña­mos mo­vi­mien­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra có­li­co que les ayu­dan a ali­viar los sín­to­mas, pe­ro mien­tras es­tén en ese pe­río­do les recomendamos que so­lo den es­te ma­sa­je pa­ra que el be­bé no re­la­cio­ne el ma­sa­je com­ple­to con el do­lor que pro­du­ce el có­li­co», ex­pli­ca Con­chi. So­lo tra­ba­jan del om­bli­go pa­ra aba­jo, por­que se cen­tran en el in­tes­tino grue­so, así que los mo­vi­mien­tos siem­pre van a ser en sen­ti­do de las agu­jas del re­loj. No to­dos los be­bés to­le­ran bien que les to­quen la ba­rri­ga, es­pe­cial­men­te des­pués de comer, pe­ro en es­te ca­so Teo se mues­tra muy re­cep­ti­vo.

Des­de pa­le­teos co­mo si es­tu­vié­ra­mos en la ori­lla de la pla­ya has­ta di­bu­jar un sol y una lu­na so­bre su ba­rri­ga o es­cri­bir un «I Lo­ve You» . Es­tos ejer­ci­cios, a prio­ri, des­co­no­ci­dos pa­ra mu­chos pa­dres, se mez­clan con otros jue­gos de to­da la vi­da. ¿Quién no ha ju­ga­do a adi­vi­nar cuán­do las hor­mi­gui­tas que suben por el an­te­bra­zo lle­gan al co­do? Con más o me­nos in­ten­si­dad y di­fe­ren­tes cuen­tos el ejer­ci­cio se pue­de alar­gar el tiem­po que se quie­ra. De la ba­rri­ga pa­sa­mos al pe­cho y, a con­ti­nua­ción a la es­pal­da, que da pa­ra otra cla­se.

Es­tas cin­co se­sio­nes de ho­ra y me­dia se con­ver­ti­rán en ape­nas diez mi­nu­tos en tu ca­sa. Pe­ro ya te ade­lan­to que más que de tiem­po, es­ta es una cues­tión de tac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.