¿Por qué to­dos ha­blan de la vi­ta­mi­na D?

ME­NOS PAS­TI­LLA Y MÁS PA­SEO An­te el cre­cien­te dé­fi­cit de vi­ta­mi­na D, no re­cu­rras a una am­po­lla a no ser que te lo di­ga un mé­di­co. Lle­ga con salir a la ca­lle e inun­dar­se de cla­ri­dad.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CUI DATE - TEX­TO: LORETO SILVOSO

De­be to­mar­se ba­jo pres­crip­ción mé­di­ca y nun­ca en ex­ce­so”

Alos­ga­lle­gos nos fal­ta luz. Y ya sea por es­to, por­que nos pa­sa­mos el día me­ti­dos en el bu­cle de ca­sa-co­che-ofi­ci­na-co­che-ca­sa o por­que con el pri­mer ra­yo de sol nos lan­za­mos so­bre el factor de pro­tec­ción 50 co­mo po­se­sos, el ca­so es que la hi­po­vi­ta­mi­no­sis D va en au­men­to. Su dé­fi­cit es ca­da vez ma­yor tam­bién en Es­pa­ña. Se es­ti­ma que, en in­di­vi­duos ma­yo­res de 65 años, afec­ta a un 80-100 % de las per­so­nas y, en la po­bla­ción me­nor de 65 años, el dé­fi­cit al­can­za al 40 % de la po­bla­ción es­pa­ño­la. Se­gún la nu­tri­cio­nis­ta Vi­ki Lo­ren­zo, «es­ta si­tua­ción po­dría de­ber­se a un es­ca­so apor­te die­té­ti­co, al uso de pan­ta­llas so­la­res que blo­quean la luz ul­tra­vio­le­ta prin­ci­pal­men­te en los me­ses de ve­rano y a que la ma­yor par­te de Es­pa­ña es­tá por en­ci­ma del pa­ra­le­lo 35ºN, y hay zo­nas don­de la po­si­bi­li­dad de sin­te­ti­zar vi­ta­mi­na D es es­ca­sa en in­vierno y pri­ma­ve­ra».

Mu­chos re­cu­rren a su­ple­men­tar­se vía am­po­llas o pas­ti­llas cuan­do «es su­fi­cien­te con salir a la ca­lle en­tre me­dia ho­ra y una ho­ra». Así lo ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta mé­di­co Ma­nuel Vi­so. «No se tra­ta de ex­po­ner­te al sol co­mo un la­gar­to du­ran­te cua­tro ho­ras en la pla­ya. In­clu­so en un día nu­bla­do, con ha­cer al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca en el exterior pa­ra re­ci­bir un po­co de luz so­lar, ya sin­te­ti­zas vi­ta­mi­na D».

Su des­cu­bri­dor fue el mé­di­co bri­tá­ni­co Ed­ward Me­llanby, quien, en 1918, es­ta­ba muy preo­cu­pa­do por la al­ta in­ci­den­cia del ra­qui­tis­mo en el Reino Uni­do y pen­só que es­te po­dría ser cau­sa­do por una de­fi­cien­cia die­té­ti­ca. A día de hoy se sa­be que la Vi­ta­mi­na D con­tri­bu­ye a la ab­sor­ción del cal­cio y el fós­fo­ro; y al man­te­ni­mien­to de los ni­ve­les de cal­cio en los hue­sos. Fa­ci­li­ta la fi­ja­ción del cal­cio y del fós­fo­ro al hue­so pa­ra evi­tar la os­teo­po­ro­sis, amén de otras fun­cio­nes im­por­tan­tes que tam­bién desem­pe­ña.

Aun­que el dé­fi­cit de vi­ta­mi­na D es ca­da vez más fre­cuen­te, la su­ple­men­ta­ción in­dis­cri­mi­na­da tam­bién lo es, la­men­ta­ble­men­te. Lo­ren­zo lo tie­ne cla­ro: «Hay que evi­tar re­cu­rrir a la pas­ti­lla o a la am­po­lla sin an­tes rea­li­zar una ana­lí­ti­ca san­guí­nea. El dé­fi­cit pue­de ser fá­cil­men­te diag­nos­ti­ca­do me­dian­te un exa­men de san­gre de ru­ti­na y la su­ple­men­ta­ción de­be ser su­mi­nis­tra­da siem­pre por un pro­fe­sio­nal, ya que can­ti­da­des su­pe­rio­res a las ne­ce­sa­rias pue­den ser per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud». De acuer­do con es­ta afir­ma­ción, pa­ra el doc­tor Ma­nuel Vi­so «to­mar­la en ex­ce­so tam­po­co es bueno, por­que pue­de pro­du­cir ma­yor ab­sor­ción de cal­cio y de­ri­var en cálcu­los re­na­les, en pla­cas de ar­te­rioes­cle­ro­sis y en en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res». En cuan­to al tiem­po ne­ce­sa­rio de ra­dia­ción so­lar pa­ra ob­te­ner las do­sis re­co­men­da­das de vi­ta­mi­na D, los ex­per­tos con­si­de­ran que con 20 mi­nu­tos de ex­po­si­ción so­lar en una par­te de nues­tro cuer­po (co­mo una so­la mano, por ejem­plo) se­ría su­fi­cien­te pa­ra trans­for­mar to­da la vi­ta­mi­na D que te­ne­mos en el cuer­po. Se ha­bla in­clu­so de por­cen­ta­jes del 10% de nues­tro cuer­po, pe­ro tam­bién de la ali­men­ta­ción. Qué­da­te con es­te con­se­jo del doc­tor Vi­so: «No bus­ques la vi­ta­mi­na D en la pas­ti­lla cuan­do la tie­nes en la ca­lle y en el pla­to, en ali­men­tos co­mo la leche se­mi­des­na­ta­da o en­te­ra, el pes­ca­do azul, los hue­vos y en el aceite de oli­va vir­gen extra».

Por su par­te, la doc­to­ra Lo­ren­zo sos­tie­ne que «el prin­ci­pal apor­te de vi­ta­mi­na D pro­vie­ne de la sín­te­sis cu­tá­nea (90-95%) y, en me­nor me­di­da, de los ali­men­tos. En per­so­nas con ex­po­si­ción su­fi­cien­te al sol, gran par­te de las ne­ce­si­da­des de vi­ta­mi­na D ya es­tán cu­bier­tas. Sin em­bar­go, en in­di­vi­duos o po­bla­cio­nes cu­yas ex­po­si­cio­nes re­sul­tan subóp­ti­mas, es­pe­cial­men­te du­ran­te el in­vierno, re­sul­ta ne­ce­sa­rio su­ple­men­tar el apor­te de es­ta vi­ta­mi­na». Pa­ra Lo­ren­zo, los ali­men­tos son fuen­tes po­bres de vi­ta­mi­na D. Los pro­duc­tos ani­ma­les son la prin­ci­pal fuen­te y es par­ti­cu­lar­men­te abun­dan­te en los acei­tes de hí­ga­do de pes­ca­do. Se en­cuen­tra, en me­nor me­di­da, en pes­ca­dos co­mo el aren­que, las sar­di­nas y el sal­món; y tam­bién en la ye­ma de hue­vo, el hí­ga­do, la man­te­qui­lla, la na­ta y le­ches en­ri­que­ci­das».

Pe­ro se­ño­res es­pe­cia­lis­tas, ¡que mi­ren que lue­go nos sube el co­les­te­rol! Ya, pe­ro es que pre­ci­sa­men­te la vi­ta­mi­na D se sin­te­ti­za a par­tir del co­les­te­rol que ten­ga­mos. Por eso no hay que de­fe­nes­trar­lo. Es im­por­tan­te que ten­ga­mos al­go». Vi­so di­xit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.