¿Eres de ape­ri­ti­vo? Prue­ba el Gu­rung

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - SALIMOS - TEX­TO: MA­RÍA MEI­ZO­SO

DE LA RIBEIRA SACRA A TU CO­PA Es la nueva be­bi­da del ve­rano. Re­cién ate­rri­za­da en el mer­ca­do, es­tá ela­bo­ra­da a ba­se de hidromiel, es­pe­cias y zu­mo de na­ran­ja. Es fres­ca y li­ge­ra, pe­ro cui­da­do, ¡tie­ne diez gra­dos de al­cohol! De esos que ca­si no se no­tan

Se­gu­ro­que to­da­vía no la co­no­ces. Lo ra­ro se­ría que así fue­ra, por­que es una re­cién lle­ga­da. Su nom­bre pue­de sor­pren­der —Gu­rung— y su fi­lo­so­fía tam­bién. Pe­ro es ga­lle­ga 100 %. Di­cen que una de las me­jo­res mie­les sa­le de la Ribeira Sacra, y allí pre­ci­sa­men­te se ha ido ma­ce­ran­do es­ta nueva be­bi­da ape­ri­ti­vo cu­ya ba­se es la hidromiel. Si estás can­sa­do de las ca­ñas o el ver­mú, o si sim­ple­men­te eres de los que dis­fru­ta ca­tan­do nue­vos sa­bo­res, es­ta es tu be­bi­da. Fres­ca y li­ge­ra. Y na­da dul­zo­na, a pe­sar de la miel.

Un pro­yec­to que na­ce de la unión de dos jó­ve­nes emprendedores ga­lle­gos. Uno es Ál­va­ro Rodríguez, in­ves­ti­ga­dor del cam­pus de Ourense de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go. El otro, Hugo Pérez, api­cul­tor con lar­ga tra­di­ción fa­mi­liar. Ha­ce dos años agi­ta­ron la coc­te­le­ra y, tras mez­clar y mez­clar —y pro­bar y pro­bar—, lle­gó el re­sul­ta­do fi­nal. Y ya es­tá en el mer­ca­do.

«Co­no­cí el mun­do de la hidromiel es­tu­dian­do le­va­du­ras. Es un pro­duc­to que es­tá des­pun­tan­do en EE.UU. y en al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos. Pen­sé en Hugo y me di­je: ¡Va­mos a sen­tar­nos y a in­ten­tar ha­cer al­go sa­bro­so y de ca­li­dad!», re­cuer­da Rodríguez. El api­cul­tor no se lo pen­só dos ve­ces: «Di­je sí in­me­dia­ta­men­te». Y se pu­sie­ron a ello.

Las pri­me­ras prue­bas, re­co­no­cen, «no nos gus­ta­ban». Fue­ron va­rias las recetas has­ta que lle­ga­ron a la de­fi­ni­ti­va, «a la que nos con­ven­ció por com­ple­to», di­cen. Pe­ro, te pre­gun­ta­rás, ¿qué es exac­ta­men­te la hidromiel? Su com­po­si­ción bá­si­ca in­clu­ye agua, miel y le­va­du­ra. Es­te úl­ti­mo com­po­nen­te fer­men­ta y se ob­tie­ne la be­bi­da al­cohó­li­ca. Por­que sí, de­bes sa­ber­lo. Gu­rung tie­ne al­cohol. Exac­ta­men­te, diez gra­dos. De esos que no se no­tan al be­ber, pe­ro que aca­ban su­bien­do a la ca­be­za.

UNA TRI­BU EN EL HIMALAYA

Su nom­bre —Gu­rung— pro­vie­ne del Himalaya. Exac­ta­men­te de una tri­bu a la que se le co­no­ce co­mo los ca­za­do­res de miel. «Son unos va­lien­tes y no­so­tros un po­co tam­bién», di­cen. Los Gu­rung arries­gan sus vi­das mo­vién­do­se por im­po­nen­tes des­fi­la­de­ros uti­li­zan­do sim­ples es­ca­le­ras de cuer­da y ca­ñas de bam­bú. To­da una ha­za­ña que Rodríguez y Pérez re­cu­pe­ran pa­ra, de la unión de un ca­za­dor de le­va­du­ras y un api­cul­tor, lan­zar el Gu­rung ga­lle­go. Una be­bi­da que re­in­ter­pre­ta la hidromiel de la mon­ta­ña ou­ren­sa­na con el re­to de sor­pren­der a los más ex­qui­si­tos pa­la­da­res. Al­go que ya ha su­ce­di­do con chefs de la ta­lla de Pe­pe Viei­ra. «Va­mos a co­la­bo­rar con él, así que Gu­rung es­ta­rá pre­sen­te en sus lo­ca­les», ade­lan­ta Rodríguez. «Nues­tro hue­co na­tu­ral se en­cuen­tra en res­tau­ran­tes con co­ci­na in­no­va­do­ra, por­que es­ta no es una be­bi­da tra­di­cio­nal. Ha­cer­nos un hue­co por ahí es nues­tro re­to», ase­gu­ra. Su pá­gi­na web y las tien­das gour­met son otros pun­tos en los que ya pue­des lo­ca­li­zar­los.

«La gen­te se es­pe­ra al­go dul­ce y pe­sa­do cuan­do le ha­blas de la hidromiel, pe­ro to­do lo con­tra­rio. Si por al­go des­ta­ca es­ta be­bi­da ape­ri­ti­vo es por ser fres­ca y li­ge­ra. Tie­ne no­tas cí­tri­cas y un pe­lín áci­das. Po­dría­mos de­cir que es una hidromiel se­ca», re­su­men. ¿A qué pú­bli­co quie­ren lle­gar? «Sin du­da —apun­ta Pérez—, tie­nen que ser per­so­nas dis­pues­tas a te­ner nue­vas ex­pe­rien­cias de con­su­mo». Y de eso hay mu­cho. Así que no lo pien­ses dos ve­ces, Gu­rung pue­de ser la be­bi­da de tu ve­rano. Que no te eche pa­ra atrás el he­cho de que la ba­se sea la miel. Ni si­quie­ra si le tie­nes ma­nía des­de ha­ce tan­to que ya ni lo re­cuer­das. Por­que se tra­ta de de­jar­se lle­var y de des­cu­brir nue­vos sa­bo­res, y de que cuan­do lle­gues al res­tau­ran­te le di­gas al ca­ma­re­ro: ¡Pon­me un Gu­rung!

Aquí la miel se pre­sen­ta co­mo un pro­duc­to re­vo­lu­cio­na­rio des­de tu ape­ri­ti­vo, dan­do car­pe­ta­zo a las ela­bo­ra­cio­nes tra­di­cio­na­les. Eso sí, si te ani­mas, haz ca­so a es­te con­se­jo: Tó­ma­lo en co­pa. En esas de ba­lón que ha­cen que dis­fru­te­mos to­da­vía más de lo que hay den­tro. Ase­gú­ra­te de que es­té bien frío. Y, a ser po­si­ble, haz­te con una bue­na ro­da­ja de na­ran­ja pa­ra apor­tar un pun­to to­da­vía más cí­tri­co. No ne­ce­si­tas más. Aun­que si quie­res dar un pa­so ade­lan­te acom­pa­ña esa co­pa de Gu­rung con un buen pes­ca­do. O con un po­co de sus­hi, si eres aman­te de la co­mi­da ja­po­ne­sa. ¿Te atre­ves?

Cuan­do se tra­ta de ex­pe­ri­men­tar, es­tos chi­cos ti­ran la ca­sa por la ven­ta­na. Si es­ta aven­tu­ra no era su­fi­cien­te, en unas se­ma­nas pre­sen­ta­rán Me­li­té, su pró­xi­mo re­to: re­fres­cos healthy a ba­se de té con hier­bas y es­pe­cias. Sin con­ser­van­tes ni co­lo­ran­tes, cien por cien na­tu­ra­les y, có­mo no, edul­co­ra­dos con la mis­ma miel de la Ribeira Sacra. Ha­brá tres sa­bo­res: té ro­jo con hi­bis­co, té ne­gro con jen­gi­bre y té ver­de con hier­ba­bue­na. Ve pen­san­do cuál es tu fa­vo­ri­to.

La gen­te es­pe­ra al­go dul­ce, pe­ro no, es una hidromiel se­ca”

FO­TO: MI­GUEL VI­LLAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.