LA RE­SA­CA DU­RA MÁS

.A PAR­TIR DE LOS 30 AÑOS. TE CON­TA­MOS POR QUÉ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ALE­XAN­DRA MA­ZA / N. S.

Es sá­ba­do, te lo es­tás pa­san­do de muer­te, pe­ro no eres cons­cien­te de que la ver­da­de­ra muer­te lle­ga­rá ma­ña­na, o me­jor di­cho, ¡pa­sa­do ma­ña­na! La re­sa­ca pa­sa­dos los 30 ya no es lo que era an­tes, con­for­me pa­san los días es­tás peor y no pa­re­ces ver el fin. Pro­me­tes que no vol­ve­rás a caer por­que te sien­ta fa­tal, pe­ro no tie­ne re­me­dio, así que va­mos a in­ten­tar dar­te una res­pues­ta de por qué ocu­rre es­to. El cuer­po en­ve­je­ce ca­da año. Por mu­cho que nos sin­ta­mos jó­ve­nes, las en­zi­mas de nues­tro hí­ga­do se ha­cen ma­yo­res y ya no rea­li­zan su fun­ción co­mo lo ha­cían ha­ce años, lo que pro­vo­ca que nos cues­te más tiem­po eli­mi­nar el al­cohol de nues­tro or­ga­nis­mo.

El se­gun­do día se ha­ce más du­ra la re­sa­ca por el en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar, al­go que no po­de­mos con­tro­lar. A los 40 años mue­ren más cé­lu­las de las que na­cen, y las can­ti­da­des de al­cohol de nues­tra san­gre nos van ha­cien­do mu­cho más da­ño en el es­tó­ma­go que ha­ce años. El cuer­po tar­da más en asi­mi­lar­lo, per­ma­ne­ce más tiem­po de­pu­rán­do­se en nues­tro cuer­po y, por lo tan­to, tar­da más en ir­se. Si eres de los que mez­cla con be­bi­das ener­gé­ti­cas, me­jor pá­sa­te al li­món. «Es­te ti­po de be­bi­das re­tra­san la re­sa­ca, pe­ro cuan­do lle­ga apa­re­ce con más fuer­za que nun­ca y man­tie­nen el al­cohol du­ran­te más tiem­po en nues­tro cuer­po», de­ta­lla Ma­nuel Vi­so, je­fe de He­ma­to­lo­gía del Hos­pi­tal San Ra­fael de A Co­ru­ña. El al­cohol pa­sa dos ve­ces por el hí­ga­do; en la pri­me­ra se con­vier­te en ace­tal­dehí­do, su sus­tan­cia más tó­xi­ca, que más tar­de se con­vier­te en ace­ta­to, la sus­tan­cia que ha­ce que nos en­con­tre­mos peor. Ese ace­ta­to «es con­ver­ti­do en áci­dos gra­sos, co­les­te­rol, dió­xi­do de car­bono y agua. A gran­des ras­gos, ahí fi­na­li­za el me­ta­bo­lis­mo del al­cohol», ex­pli­ca Vi­so. Y ese es el mo­ti­vo por el que el se­gun­do día se ha­ce mu­cho más cues­ta arri­ba.

Ade­más, cuan­do be­be­mos, el al­cohol nos des­hi­dra­ta, que es el prin­ci­pal pro­ble­ma, ya que con me­nos agua en nues­tro in­te­rior, más di­fí­cil re­sul­ta di­luir­lo. «Cuan­to más ma­yo­res so­mos más fá­cil es es­tar des­hi­dra­ta­dos, so­bre to­do aho­ra en ve­rano. Hay que be­ber mu­chí­si­ma agua to­dos los días, so­bre to­do cuan­do has be­bi­do, esa es la cla­ve», apun­ta Vi­so. Otro de los fac­to­res que in­flu­ye es el pe­so, «va­mos per­dien­do ma­sa mus­cu­lar y ga­nan­do gra­sa, y la gra­sa no que­ma el al­cohol», sos­tie­ne es­te mé­di­co.

Ha­cer de­por­te ha­ce que tu cuer­po fun­cio­ne más rá­pi­do y eli­mi­ne tam­bién con más ve­lo­ci­dad to­do lo que be­bis­te el día an­te­rior. Tam­po­co te pe­di­mos que co­rras una ma­ra­tón al día si­guien­te, no que­re­mos que si­mu­les el ro­da­je de The Wal­king Dead, pe­ro ha­cer ejer­ci­cio dia­rio y rea­li­zar unas pos­tu­ras de yo­ga a la ma­ña­na si­guien­te ha­rá que es­tés un pun­to más cer­ca de su­pe­rar tu re­sa­ca.

Pi­lla una bue­na ca­ma y tó­ma­te­lo con cal­ma, por­que cuan­do lle­gas de fies­ta no sue­les te­ner tan­tas ho­ras pa­ra des­can­sar y, si las tie­nes, el gra­do de al­cohol que hay en tu san­gre no te per­mi­te con­ci­liar el sue­ño y re­cu­pe­rar­te. Pe­ro re­cuer­da que uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes pa­ra su­pe­rar es­te mal día es re­cu­pe­rar el sue­ño. A ma­yor des­can­so, me­nor re­sa­ca, esa es la ver­dad.

CA­DA RE­SA­CA ES DI­FE­REN­TE

¿Por qué hay per­so­nas a las que les afec­ta más que a otras? La res­pues­ta es que to­dos los cuer­pos son dis­tin­tos, y tus há­bi­tos dia­rios aca­ban in­flu­yen­do en tu or­ga­nis­mo. «El cuer­po tie­ne me­mo­ria, si be­bes mu­cho te acos­tum­bras más a las re­sa­cas. Si no eres tan­to de sa­lir, el día que be­bes, tus re­sa­cas son peo­res y más lar­gas», ex­pli­ca el doc­tor.

Aho­ra bien, si has ido cum­plien­do to­do lo que te he­mos di­cho has­ta aho­ra, ha­ces de­por­te y co­mes sano, te­ne­mos que de­cir­te que lo sen­ti­mos por­que aun­que to­do eso ayu­de, y mu­cho, los años no per­do­nan. Nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co ba­ja con­for­me cum­pli­mos pri­ma­ve­ras y nos cues­ta más re­cu­pe­rar las de­fen­sas. Apar­te de to­dos los fac­to­res que tie­nen que ver con el fun­cio­na­mien­to de nues­tro cuer­po, tam­bién de­be­mos sa­ber las can­ti­da­des que ad­mi­ti­mos, ya que so­le­mos so­bre­pa­sar­nos a la ho­ra de be­ber. «El cuer­po so­lo so­por­ta una co­pa de al­cohol por ca­da dos ho­ras, así que lo re­co­men­da­ble en tér­mi­nos ge­ne­ra­les es que los hom­bres to­men dos y las mu­je­res una co­mo má­xi­mo en ese pla­zo de tiem­po», in­di­ca Vi­so. Así que ya sa­bes, te he­mos da­do to­das las cla­ves pa­ra que so­bre­lle­ves me­jor tus re­sa­cas... Pe­ro acuér­da­te de es­to el pró­xi­mo fin de se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.