“Yo me que­do aquí has­ta que me mue­ra, abue­lo”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DEGENTE - TEX­TO: ME­LIS­SA RO­DRÍ­GUEZ

Pa­sar un ve­rano en Ga­li­cia es de por sí muy pla­cen­te­ro. Pe­ro si a eso se le suma que sea en la Cos­ta da Mor­te, con mil y una pla­yas pa­ra vi­si­tar en ca­da mu­ni­ci­pio, ya es un sue­ño he­cho reali­dad. Eso le su­ce­dió a Nu­ria y a Ru­bén, de 6 y 9 años, res­pec­ti­va­men­te, en es­tos me­ses de sol y ca­lor. Ella de Vigo y él de Ge­ro­na vi­nie­ron a pa­rar al con­ce­llo de Pon­te­ce­so des­de na­da más aca­bar el colegio. Allí re­si­den sus abue­los, Ernesto Pet y Pi­lar Le­ma, en­can­ta­dí­si­mos de te­ner­los con ellos. «As no­sas fi­llas vi­ven fó­ra por mo­ti­vos de tra­ba­llo, e ata que co­me­za o no­vo cur­so es­tán aquí con nós. Os pais ve­ñen de vez en can­do», ex­pli­can los ju­bi­la­dos.

Pa­ra Nu­ria, es­tas va­ca­cio­nes ya son ha­bi­tua­les, por­que lle­va ha­cién­do­lo des­de que na­ció. Pe­ro pa­ra Ru­bén, es­te ve­rano fue úni­co: «O ano pa­sa­do que­dou 15 días aquí, es­ti­vo per­fec­to, e es­te xa qui­xo vir por máis tem­po. De fei­to, ago­ra pre­gun­tei­lle se que­re ir de vol­ta pa­ra Xi­ro­na e xa me di­xo: ‘Yo me que­do aquí has­ta que me mue­ra, abue­lo’», cuen­ta Ernesto. Y es que en es­te pue­blo, los ni­ños lle­van una vi­da to­tal­men­te di­fe­ren­te. «Er­gué­mo­los po­la ma­ñá e le­vá­mo­los a un­has es­co­las de­por­ti­vas e cul­tu­rais. Des­pois co­men, fan al­go de de­be­res e, á tar­de, van á praia, imos ca­mi­ñar ou fa­ce­mos xo­gos. Es­tán en­can­ta­dos coa na­tu­re­za de aquí», ase­gu­ra Pi­lar. Y es que ahí es­tá la cla­ve. Un día, in­clu­so sa­lie­ron a re­co­ger flo­res pa­ra ha­cer co­lo­nias y guar­da­ron el fras­qui­to en la ne­ve­ra pa­ra lue­go en­se­ñár­se­lo a sus pa­dres. «Nos areais e nos par­ques ta­mén no­tan a di­fe­ren­za, pois son máis tran­qui­los. Em­pá­pan­se da no­sa cul­tu­ra», aña­de la abue­la. Y tie­ne ra­zón. Ru­bén, aho­ra ha­bla ¡has­ta tres idio­mas!

Pe­ro no so­lo dis­fru­tan los pe­que­ños: «A nós dan­nos vi­da por­que nos rom­pen a ru­ti­na. Iso si, can­do che­ga a noi­te es­tás desexan­do ir pa­ra a ca­ma», con­fie­san am­bos en­tre ri­sas. Los abue­los tam­bién pien­san en el fu­tu­ro: «Gús­ta­nos que ve­ñan pa­ra que can­do se­xan maio­res te­ñan ami­gos aquí e lles cha­me máis vir». Du­ran­te el in­vierno, los echa­rán «moi­to de me­nos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.