¿Cuál me­jor po

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CURIOSO -

por re­co­men­da­ción del pe­dia­tra, la pres­crip­ción apun­ta hoy en sen­ti­do con­tra­rio. Pa­ra ni­ños y adul­tos... que as­pi­ren a dor­mir co­mo be­bés.

En po­si­ción fe­tal, li­ge­ra­men­te en­co­gi­dos so­bre el la­do iz­quier­do. Es­ta es la pos­tu­ra fa­vo­ri­ta en­tre el pú­bli­co pa­ra el des­can­so. Aun­que «no hay un es­tu­dio cien­tí­fi­co que prue­be que es me­jor dor­mir del la­do del co­ra­zón que so­bre el otro», pun­tua­li­za el je­fe del ser­vi­cio de Psi­quia­tría del Chuac, Ma­nuel Se­rrano, que ad­vier­te que no hay una fór­mu­la má­gi­ca pa­ra el des­can­so. «La me­jor pos­tu­ra pa­ra el sue­ño es la que se adap­ta a las ne­ce­si­da­des de uno —afir­ma—. Que la pos­tu­ra bo­ca aba­jo pa­ra dor­mir sea la peor se en­tien­de fá­cil­men­te, ¿no? Se de­be a la com­pre­sión del es­tó­ma­go y de las vías res­pi­ra­to­rias. Y dor­mir bo­ca arri­ba tam­bién di­fi­cul­ta la res­pi­ra­ción, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de per­so­nas obe­sas. La me­jor pos­tu­ra se­ría de cos­ta­do, sea el de­re­cho o el iz­quier­do».

A ni­vel psi­co­ló­gi­co, la me­jor pos­tu­ra pa­ra dor­mir es aque­lla que ofre­ce un sue­ño re­pa­ra­dor, «y eso de­pen­de de la per­so­na. Si no, to­dos dor­mi­ría­mos igual. Yo duer­mo del la­do iz­quier­do por­que leí que fa­vo­re­cía la di­ges­tión. Yo te­nía pro­ble­mas di­ges­ti­vos y des­de que duer­mo so­bre ese la­do no he vuel­to a te­ner­los», cuen­ta la psi­có­lo­ga Ale­jan­dra Do­tor, que re­co­mien­da evi­tar la luz in­ten­sa, las pan­ta­llas y la in­ges­ta con­si­de­ra­ble de lí­qui­dos an­tes de ir­se a la ca­ma, por el bien de tu sue­ño. Fren­te a los sa­bo­tea­do­res, los fa­vo­re­ce­do­res del des­can­so, «co­mo un cuen­to en pa­pel». El clá­si­co no fa­lla.

CHE­QUEO NOC­TURNO

El há­bi­to ha­ce el sue­ño. «Las pos­tu­ras al dor­mir de­pen­den de los há­bi­tos, y el há­bi­to vie­ne con­di­cio­na­do na­tu­ral­men­te por la pos­tu­ra en la que me­jor te en­cuen­tras, la más có­mo­da. Y lue­go hay ca­sos par­ti­cu­la­res, por­que si te apo­yas so­bre el hom­bro que tie­ne una pe­que­ña ar­tro­sis dor­mir so­bre él te aca­ba com­pri­mien­do y ha­ce que te le­van­tes con do­lor. El sue­ño es­tá con­di­cio­na­do a tu si­tua­ción per­so­nal, que de­ter­mi­nan el pe­so o la com­ple­xión fí­si­ca», de­ta­lla el doc­tor Se­rrano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.