Es­ta ga­lle­ga es “hi­ja” del Cid

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CURIOSO - TEX­TO: SAN­DRA FA­GI­NAS

Y PUE­DE DE­MOS­TRAR­LO Lu­cía Gol­pe Gon­zá­lez ha de­di­ca­do 20 años a in­ves­ti­gar el ori­gen fa­mi­liar. Una pa­sión que le ha ro­ba­do mu­chas ho­ras de sue­ño y de tiem­po li­bre. Ti­ran­do de ese hi­lo se lle­vó va­rias sor­pre­sas: por par­te de pa­dre es cien por cien ga­lle­ga y por la de su ma­dre des­cien­de de Ro­dri­go Díaz de Vi­var

No es que ha­ya re­su­ci­ta­do diez si­glos des­pués subido a Ba­bie­ca, pe­ro ca­si, ca­si. Si ya una vez es­tan­do muer­to lo die­ron por vi­vo y ga­nó una ba­ta­lla, en es­ta oca­sión ha he­cho his­to­ria. Al me­nos la de Lu­cía Gol­pe Gon­zá­lez, la chi­ca que ven en la ima­gen ro­dea­da de pa­pe­les y an­te­pa­sa­dos, que ha ras­trea­do sus orí­ge­nes has­ta dar­nos es­te ma­ra­vi­llo­so ti­tu­lar YES. Ella es hi­ja del Cid Cam­pea­dor por­que, ti­ran­do po­co a po­co del hi­lo de su ár­bol ge­nea­ló­gi­co, y tras ca­si 20 años de in­ves­ti­ga­cio­nes, se ha en­con­tra­do con la sor­pre­sa de que por par­te de ma­dre, es de­cir, por su ape­lli­do Gon­zá­lez, des­cien­de di­rec­ta­men­te de Ro­dri­go Díaz de Vi­var y de su hi­ja Cris­ti­na. El Cid tu­vo tres hi­jos, Ma­ría, Cris­ti­na y Die­go (aun­que en la le­yen­da se ha­bla­ba de do­ña El­vi­ra y do­ña Sol), y Cris­ti­na tu­vo a su vez una hi­ja, El­vi­ra Mon­zón, de la que pro­vie­ne es­ta ga­lle­ga na­ci­da en Be­tan­zos.

UN ÁR­BOL DE 30 ME­TROS

Lu­cía pue­de de­mos­trar­lo, ade­más, con cien­tos de pa­pe­les, de par­ti­das de na­ci­mien­to, cer­ti­fi­ca­dos de de­fun­ción y de ma­tri­mo­nio, que ha ido re­co­pi­lan­do a lo lar­go de to­dos es­tos años co­mo res­pues­ta a lo que ella de­fi­ne co­mo una au­tén­ti­ca pa­sión. «Siem­pre he que­ri­do sa­ber quié­nes so­mos y de dón­de ve­ni­mos, soy Quí­mi­ca de for­ma­ción, pe­ro des­pués de dos dé­ca­das creo que no pue­do lla­mar­le de otro mo­do, lo mío es una pa­sión. Le he qui­ta­do ho­ras al sue­ño, he apro­ve­cha­do mis va­ca­cio­nes pa­ra ir a me­ter­me en ar­chi­vos a ras­trear pa­pe­les y así, pa­si­to a pa­si­to, he ido cons­tru­yen­do es­te ár­bol ge­nea­ló­gi­co enor­me».

Lu­cía me lo en­se­ña en for­ma­to pdf (y doy fe de que es enor­me), pe­ro re­sul­ta im­po­si­ble ver­lo en pa­pel por­que en un ta­ma­ño de le­tra nor­mal, le­gi­ble, ocu­pa 30 me­tros cua­dra­dos. «Da­te cuen­ta —re­la­ta— de que en­tre el Cid y yo hay 33 ge­ne­ra­cio­nes, y en to­tal he re­co­pi­la­do 2.000 an­te­pa­sa­dos».

«Yo sen­tía que ne­ce­si­ta­ba en­ca­jar un puz­le —ex­pli­ca Lu­cía—, un puz­le que em­pe­cé con la pri­me­ra par­ti­da de na­ci­mien­to de un abue­lo y po­co más, pe­ro de ma­ne­ra mi­nu­cio­sa fui or­ga­ni­zan­do los da­tos que iba en­con­tran­do, bus­can­do en el Re­gis­tro Ci­vil (que so­lo lle­ga a 1870), lue­go en ar­chi­vos de pa­rro­quias, en el ar­chi­vo dio­ce­sano… Una pis­ta te lle­va a otra y ti­ran­do de ese hi­lo fui en­ca­de­nan­do to­das las vi­das. Pa­ra mí fue fun­da­men­tal dar con el Ca­tas­tro del Mar­qués de la En­se­na­da (1750), con­se­guí sa­car de él gran in­for­ma­ción».

Lu­cía se re­fie­re, so­bre to­do, a in­for­ma­ción re­fe­ri­da a la ra­ma de la fa­mi­lia pa­ter­na, los Gol­pe, que tie­nen una ca­sa en Chu­río (Iri­xoa), co­no­ci­da co­mo A Ca­sa Gran­de da Fon­te. «Allí han vi­vi­do diez ge­ne­ra­cio­nes de Gol­pe, to­da mi fa­mi­lia por esa par­te es cien por cien ga­lle­ga, de los 300 an­te­pa­sa­dos que he iden­ti­fi­ca­do, ab­so­lu­ta­men­te to­dos son ga­lle­gos, y ca­si to­dos de la pro­vin­cia de A Co­ru­ña».

Mien­tras me cuen­ta esa his­to­ria, ella apro­ve­cha tam­bién pa­ra mos­trar­me unos ma­ra­ve­díes que en­con­tró en la ca­sa de Chu­río. «Un día me dio por lle­var un de­tec­tor de me­ta­les pa­ra ver si en­con­tra­ba al­gún te­so­ro», bro­mea..., o no tan­to, por­que de una bol­si­ta pe­que­ña sa­ca un pen­dien­te y más mo­ne­das, que dan cuen­ta de que esa ca­sa ha te­ni­do una gran vi­da.

«Cuan­do ras­treas en­tre tan­tos pa­pe­les apa­re­cen his­to­rias tre­men­das, por ejem­plo, com­pro­bé que a una an­te­pa­sa­da mía la ca­sa­ron a los 14 años con un hom­bre ma­yor y des­pués ella cree­mos que se sui­ci­dó, por eso es po­si­ble que pue­da ha­ber si­do en­te­rra­da en al­gún lu­gar de la fin­ca, por­que si se sui­ci­da­ban no so­lían en­te­rrar­los en el ce­men­te­rio».

Esa es la ra­ma Gol­pe. Pe­ro por la par­te de los Gon­zá­lez, la que lle­ga al Cid, Lu­cía tam­bién tie­ne al­gu­na anéc­do­ta cu­rio­sa. «Es­ta­ba atas­ca­da en la in­ves­ti­ga­ción y me di cuen­ta de que el la­zo del ár­bol se rom­pía al lle­gar a Cu­ba; sin in­for­ma­ción di­rec­ta de allí no po­día avan­zar, así que cuan­do pu­de me co­gí un avión con una tía y nos pa­sa­mos 12 días re­co­rrien­do igle­sias y to­dos los ar­chi­vos de La Ha­ba­na bus­can­do da­tos, por­que so­lo te­nía uno de par­ti­da: la fe­cha de de­fun­ción de una ta­ta­ra­bue­la, Eloísa Ca­bre­ra».

La pa­sión es con­ta­gio­sa y ese es­fuer­zo mu­tuo en­tre su tía y ella dio sus fru­tos. Ese fue el mo­men­to de­ci­si­vo, el ins­tan­te en que su his­to­ria se en­gran­de­ció gra­cias a que en­con­tra­ron un pa­pel de un plei­to del pa­dre de la ta­ta­ra­bue­la Eloísa. «Ahí su­pi­mos que no­so­tros des­cen­de­mos de una de las cin­co fa­mi­lias que po­bla­ron por pri­me­ra vez La Ha­ba­na, uno de mis an­te­pa­sa­dos se ca­só con una in­dí­ge­na, Isa­bel de Ca­can­ga, por eso des­pués me re­sul­tó más fá­cil ras­trear los orí­ge­nes, por­que ya to­dos sa­lían en los li­bros de His­to­ria, es­ta­ba to­do es­cri­to». Y de La Ha­ba­na al Cid fue un ca­mino re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo.

VI­DAS QUE DAN VÉR­TI­GO

En es­tos 20 años Lu­cía ha dis­fru­ta­do de un via­je en el tiem­po, y aun­que ha acu­mu­la­do mu­chí­si­ma in­for­ma­ción, ha pa­sa­do de pun­ti­llas por al­gu­na de las vi­das de tan­ta gen­te. «Da un po­co de vér­ti­go, ves da­tos y da­tos, y de pron­to en al­gu­nas his­to­rias te pa­ras: en­tre mis an­te­pa­sa­dos hay uno que fue Fa­mi­liar del San­to Ofi­cio, que es­ta­ba li­ga­do a la In­qui­si­ción. Ese hom­bre te­nía sie­te hi­jos va­ro­nes y por las ac­tas de de­fun­ción me di cuen­ta de que jus­to cuan­do se mue­re él, en me­nos de un mes, fa­lle­cie­ron tam­bién cua­tro de sus hi­jos, uno ca­da se­ma­na pos­te­rior. Eso te ha­ce pen­sar qué su­ce­dió, es inevi­ta­ble que la his­to­ria te lle­ve».

Cla­ro que des­pués de hur­gar en­tre tan­tos nom­bres es im­po­si­ble no pre­gun­tar­le si hay al­guno que se ha­ya re­pe­ti­do más. «En la ra­ma de Ga­li­cia, la de los Gol­pe, pre­do­mi­nan los An­to­nios, los Jo­sés, las Jo­se­fas, las Ma­rías y los Fran­cis­cos… Y en la otra hay al­gún Ma­nuel, Gon­za­lo, Ce­lia y he da­do so­lo con una Lu­cía co­mo yo, aun­que con z, que vi­vió en el si­glo XVIII». Tam­bién ha en­con­tra­do a un bi­sa­bue­lo, «hi­jo de sol­te­ra», que se ca­só con su bi­sa­bue­la, una mu­jer que apa­re­ce en el re­gis­tro co­mo «hi­ja de sol­te­ro». «A mí me pa­re­ce cu­rio­so, no es muy ha­bi­tual que no exis­ta el nom­bre de la ma­dre. De he­cho, por esa par­te no he po­di­do sa­ber más», ex­pli­ca.

¿Al­gún día vas a pa­rar?, le pre­gun­to. «Es im­po­si­ble —res­pon­de—, no pue­do, es­to es al­go que no se aca­ba nun­ca, aun­que aho­ra es mu­cho más fá­cil con In­ter­net y hay mu­cho ma­te­rial di­gi­ta­li­za­do ya. Es­pe­ro que al­gún día es­to le sir­va a al­guien, y que mi hi­jo Car­los, de 7 años, que es el úni­co nie­to de mi fa­mi­lia, ten­ga to­do el ma­te­rial por si quie­re se­guir. Al­guien ten­drá que con­ti­nuar la his­to­ria».

En­tre el Cid y yo hay 33 ge­ne­ra­cio­nes y 2.000 an­te­pa­sa­dos”

FO­TO: ÁN­GEL MANSO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.