Ra­joy y Ri­ve­ra no de­ben ha­cer teatro

La Voz de Galicia (Santiago) - - Opinión - GON­ZA­LO BAREÑO

Por más ca­ras se­rias que pu­sie­ran ayer en la Mon­cloa, y por más teatro que ha­gan Ma­riano Ra­joy y Al­bert Ri­ve­ra pa­ra tra­tar de mar­car di­fe­ren­cias, el PP y Ciu­da­da­nos son dos par­ti­dos que comparten plan­tea­mien­tos y es­tán com­pi­tien­do por un mis­mo es­pa­cio po­lí­ti­co. De ahí, y de nin­gún otro si­tio, pro­ce­de ese su­pues­to y for­za­do des­en­cuen­tro. Ri­ve­ra per­ci­bió en su día con cla­ri­dad la re­sis­ten­cia del PP a abor­dar un ne­ce­sa­rio pro­ce­so de re­ge­ne­ra­ción. Y se lan­zó a dispu­tar el hue­co de una de­re­cha con un pro­yec­to na­cio­nal, pe­ro mo­der­na, asea­da, sin ata­du­ras y sin com­ple­jos por re­cla­mar­se li­be­ral. Un des­tino al que el PP de­be­ría ha­ber lle­ga­do ha­ce tiem­po de for­ma natural. No nos en­ga­ñe­mos. Si los po­pu­la­res se mo­der­ni­za­ran, ac­tua­li­za­ran sus for­mas, re­ju­ve­ne­cie­ran su plan­ti­lla, se qui­ta­ran la cas­pa y el sus­tra­to car­pe­to­ve­tó­ni­co de al­gu­nos di­ri­gen­tes y se des­pren­die­ran de cual­quier las­tre de co­rrup­ción, lo que que­da­ría es Ciu­da­da­nos.

El pro­gra­ma eco­nó­mi­co de Ri­ve­ra, por ejem­plo, es per­fec­ta­men­te asi­mi­la­ble al del PP. De ahí que a los cen­tros de poder, ban­cos y gran­des cor­po­ra­cio­nes no les preo­cu­pe en ab­so­lu­to que Ra­joy pue­da ser sus­ti­tui­do al fren­te del Go­bierno por el lí­der de Ciu­da­da­nos. Y me­nos si, co­mo in­di­can las en­cues­tas, po­pu­la­res y na­ran­jas van a su­mar en las pró­xi­mas elec­cio­nes más es­ca­ños que los que cuen­tan aho­ra en­tre am­bos. La con­ti­nui­dad del mo­de­lo eco­nó­mi­co es­tá ga­ran­ti­za­da. Y, con res­pec­to a Ca­ta­lu­ña, hay po­cas du­das tam­bién de que si Ciu­da­da­nos es­tu­vie­ra en el Go­bierno y el PP en la opo­si­ción, Ri­ve­ra se­ría más pru­den­te y Ra­joy es­ta­ría di­cien­do exac­ta­men­te lo mis­mo que di­ce aho­ra Ri­ve­ra. Na­da de diá­lo­go con un go­bierno catalán gol­pis­ta, co­mo pi­de Ri­ve­ra, que es lo que pien­san la in­men­sa ma­yo­ría de vo­tan­tes del PP y lo que aca­ba­rá asu­mien­do el Eje­cu­ti­vo.

El pro­ble­ma de Ra­joy es que, ca­si sin dar­se cuen­ta, ha de­ja­do que Ciu­da­da­nos fa­go­ci­te su dis­cur­so eco­nó­mi­co y te­rri­to­rial. Y aho­ra no hay si­tio pa­ra tan­tos en la mis­ma bal­do­sa. La si­tua­ción se com­pli­ca por­que el PP, una vez que se ha per­ca­ta­do de que le han bir­la­do su es­pa­cio, apli­ca una re­ce­ta equi­vo­ca­da. En lu­gar de in­ten­tar re­con­quis­tar su te­rri­to­rio, de­ja a Ciu­da­da­nos la fir­me­za an­ti­na­cio­na­lis­ta y re­fuer­za el víncu­lo con un Pe­dro Sán­chez que, por más que se dis­fra­ce de es­ta­dis­ta, es el mis­mo que ha­bla­ba de la na­ción de na­cio­nes, que pro­po­nía pac­tar con los in­de­pen­den­tis­tas, que re­sul­ta por ello sos­pe­cho­so pa­ra gran par­te del elec­to­ra­do tra­di­cio­nal de la de­re­cha y que con­ta­mi­na de esa sos­pe­cha a to­do el que se re­tra­ta con él. In­clui­do Ra­joy, que has­ta lla­ma aho­ra a Pablo Igle­sias pa­ra nin­gu­near a Ri­ve­ra.

El PP y Ciu­da­da­nos es­tán con­de­na­dos a en­ten­der­se y a co­la­bo­rar, aho­ra y des­pués, en la so­lu­ción del pro­ble­ma catalán, que va pa­ra lar­go. Y ha­rían bien en de­jar el teatro, unir sus fuer­zas fren­te a un ra­cis­ta co­mo To­rra y de­jar pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral la ba­ta­lla pa­ra di­lu­ci­dar cuál de los dos se ha­ce con la he­ge­mo­nía del cen­tro de­re­cha y li­de­ra el inevi­ta­ble go­bierno de coa­li­ción que es­tán des­ti­na­dos a for­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.