«No creo que las pe­tro­le­ras pac­ten pa­ra su­bir los pre­cios»

La em­pre­sa­ria acha­ca los al­tos pre­cios de los car­bu­ran­tes en la co­mu­ni­dad al cén­ti­mo sa­ni­ta­rio

La Voz de Galicia (Santiago) - - A Fondo - F. FER­NÁN­DEZ Gar­cía po­see cin­co gasolineras y una plan­ti­lla pró­xi­ma a las 40 per­so­nas

Ana Gar­cía tra­ba­jó du­ran­te vein­te años co­mo agen­te co­mer­cial pa­ra la com­pa­ñía Sa­ras. Su ta­rea con­sis­tía en re­co­rrer las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio no aban­de­ra­das pa­ra ven­der­les car­bu­ran­te. Has­ta que se eman­ci­pó. En el 2013 abrió su pri­me­ra ga­so­li­ne­ra y hoy tie­ne ya cin­co y ca­si 40 em­plea­dos. Bau­ti­zó su ca­de­na con las si­glas SBC, en ho­nor a los lu­ga­res en los que pri­me­ro se asen­tó: San­tia­go, Bar­ban­za y Co­ru­ña. Sus es­ta­cio­nes de ser­vi­cio son de las de ba­jo cos­te y es­tán aten­di­das por tra­ba­ja­do­res que no ma­ne­jan di­ne­ro, con lo cual el clien­te tie­ne que pa­gar el re­pos­ta­je en un ca­je­ro. —¿Cuán­to se aho­rra un con­su­mi­dor que lle­na el de­pó­si­to en una de sus gasolineras en re­la­ción con otras de las gran­des mar­cas? —Unos seis cén­ti­mos por li­tro, pe­ro es que el pre­cio de­pen­de mu­cho de si tie­nes per­so­nal o no. Por ejem­plo, en la es­ta­ción que te­ne­mos en Na­rón hay tres tra­ba­ja­do­ras y en la de San­tia­go, ocho, así que la pri­me­ra es al­go más ba­ra­ta. —El pre­cio de los car­bu­ran­tes es­tá su­bien­do: ¿es­tán re­ci­bien­do quejas de sus clien­tes? —Se es­tán que­jan­do mu­chí­si­mo, pe­ro no­so­tros tam­bién es­ta­mos afec­ta­dos por esa subida, ¿eh?, por­que no­so­tros les com­pra­mos los car­bu­ran­tes a las gran­des pe­tro­le­ras y tam­bién nos los ven­den a ma­yor pre­cio. —¿Por qué los car­bu­ran­tes en Ga­li­cia son los más ca­ros de España? —Por­que aquí el cén­ti­mo sa­ni­ta­rio es el más al­to de España. —Ya, pe­ro en An­da­lu­cía, en Cataluña o en Cas­ti­lla-La Man­cha tam­bién apli­can ese má­xi­mo de 4,8 cén­ti­mos por li­tro. ¿Cree que aquí hay un pac­to en­tre las pe­tro­le­ras pa­ra ven­der el ga­soil más ca­ro de la Pe­nín­su­la? —No creo que ha­ya pac­tos. To­dos com­pra­mos el mis­mo pro­duc­to al mis­mo pre­cio y lue­go ca­da es­ta­ción po­ne el que le pa­re­ce en fun­ción del mar­gen que quie­ra ob­te­ner. Yo, por ejem­plo, lo pon­go más ba­ra­to que otras a cos­ta de ob­te­ner me­nos mar­gen de be­ne­fi­cio. —En­ton­ces, ¿por qué es más ca­ro re­pos­tar aquí? ¿A lo me­jor por­que la po­bla­ción es más dis­per­sa y los cos­tes de trans­por­te se en­ca­re­cen? —No sé por qué es­tá tan ca­ro, la ver­dad. Po­dría­mos te­ner el car­bu­ran­te cin­co cén­ti­mos más ba­ra­to si qui­ta­ran el cén­ti­mo sa­ni­ta­rio. —¿Us­ted lo eli­mi­na­ría? —Yo sí. —Su mo­de­lo de es­ta­cio­nes de ser­vi­cio es una es­pe­cie de hí­bri­do en­tre las aten­di­das cien por cien y las au­to­ma­ti­za­das: ¿por qué? —El 90 % de mis em­plea­dos son mu­je­res y me da­ba mie­do que ma­ne­ja­ran di­ne­ro y que fue­sen víc­ti­mas de atra­cos, así que atien­den a los clien­tes, pe­ro el pa­go se efec­túa en ca­je­ros. —To­da­vía hay po­cas gasolineras to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­das: ¿te­men que le qui­ten clien­tes? —Hay com­pe­ten­cia, sí, pe­ro yo las prohi­bi­ría, por­que no ge­ne­ran pues­tos de tra­ba­jo, y con el pro­ble­ma de pa­ro que te­ne­mos en­ci­ma... Ade­más, el clien­te se jue­ga su se­gu­ri­dad, por­que tie­ne que ma­ne­jar pro­duc­tos in­fla­ma­bles. Si le cae ga­soil, ¿quién le va a ayu­dar? Si no se prohí­ben, yo obli­ga­ría a me­ter per­so­nal. —En cin­co años ha abier­to otras tan­tas gasolineras, no es­tá mal. —Aún no son mías, son de los ban­cos [ri­sas]. Va­mos vi­vien­do al día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.