Cam­bio de ci­clo: adiós a las mu­le­tas del BCE

El su­per­vi­sor anun­cia pa­ra di­ciem­bre el final de las com­pras ma­si­vas de deu­da que han es­ti­mu­la­do la eco­no­mía, pero man­tie­ne los ti­pos al 0 %

La Voz de Galicia (Santiago) - - Eco­no­mía - ADOL­FO LORENTE

La fies­ta to­ca a su fin, pero de for­ma pau­sa­da y sin es­tri­den­cias. Con dul­zu­ra, sa­bo­rean­do el adiós. La par­ti­tu­ra de la enési­ma sin­fo­nía de Ma­rio Drag­hi se ti­tu­la pa­cien­cia, pru­den­cia y per­sis­ten­cia. El pre­si­den­te del BCE anun­ció es­te jue­ves que la era de los es­tí­mu­los aca­ba­rá el 31 de di­ciem­bre, que to­ca pre­pa­rar­se pa­ra una in­cier­ta re­sa­ca tras una bo­rra­che­ra de li­qui­dez que co­men­zó allá por el 2015. Sin em­bar­go, pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res, no des­man­te­la­rá la red de se­gu­ri­dad y man­ten­drá los ti­pos de in­te­rés al his­tó­ri­co 0 % «al me­nos has­ta el ve­rano del 2019». El BCE ha de­ci­di­do ba­jar la per­sia­na y en­cen­der las lu­ces, pero la fies­ta con­ti­núa, aun­que con la música al­go más ba­ja.

El Con­se­jo de Go­bierno se reunió de for­ma ex­cep­cio­nal en Ri­ga, en una ci­ta que los mer­ca­dos te­nían sub­ra­ya­da en ro­jo sa­be­do­res de que iban a ocu­rrir co­sas. Y pa­sa­ron. Por una­ni­mi­dad de­ci­die­ron que el pro­gra­ma de com­pra de ac­ti­vos, el QE, aca­be a fi­na­les de año. El fin de los es­tí­mu­los ya es­tá aquí. Co­mo es­ta­ba pre­vis­to, se man­ten­drán las com­pras men­sua­les de deu­da (bo­nos so­be­ra­nos, so­bre to­do) en 30.000 mi­llo­nes de eu­ros has­ta el 30 de sep­tiem­bre, y a par­tir de oc­tu­bre y has­ta el 31 de di­ciem­bre se re­ba­ja­rá la ci­fra a 15.000.

Ojo: «Siem­pre que los nue­vos da­tos con­fir­men las pers­pec­ti­vas de in­fla­ción a me­dio pla­zo del Con­se­jo de Go­bierno». Traducción: a ver qué pa­sa con la ob­se­sión pro­tec­cio­nis­ta de Do­nald Trump, el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo italiano y la evo­lu­ción del pe­tró­leo. El ob­je­ti­vo cen­tral de la ins­ti­tu­ción es que los pre­cios es­tén por de­ba­jo del 2 %, pero pró­xi­mos, en el me­dio pla­zo. Y las nue­vas pre­vi­sio­nes es­ti­man que ce­rra­rá en el 1,7 % es­te año y así has­ta el 2020.

Pero es­to es po­lí­ti­ca fic­ción. La reali­dad di­ce que el 1 de enero del 2019 arran­ca una nue­va era. No ha­brá com­pras, pero Drag­hi se ha guar­da­do una bala en la re­cá­ma­ra al acor­dar que el BCE, co­mo vie­ne ha­cien­do has­ta ahora, si­ga rein­vir­tien­do el di­ne­ro pro­ce­den­te del ven­ci­mien­to de los bo­nos que ya tie­ne en su car­te­ra. Se tra­ta de una suer­te de col­chón pa­ra evi­tar po­si­bles shocks de li­qui­dez. De es­ta for­ma, el ba­lan­ce del eu­ro­ban­co, que su­pera los 4,5 bi­llo­nes, no dis­mi­nui­rá de for­ma brus­ca.

El BCE se va, pero sin mar­char­se. Es un «sí pero no» de ma­nual. Na­die quie­re que des­pués de lo mu­cho que ha cos­ta­do que la eu­ro­zo­na vuel­va a son­reír, to­do se cai­ga co­mo un castillo de nai­pes. No quie­ren re­pe­tir los mis­mos erro­res que la ins­ti­tu­ción co­me­tió con Jean-Clau­de Tri­chet al ini­cio de la re­ce­sión su­bien­do ti­pos cuan­do, pre­ci­sa­men­te, ha­bía que ha­ber he­cho to­do lo con­tra­rio. «Exis­te la in­ten­ción co­lec­ti­va del con­se­jo de go­bierno de evi­tar un en­du­re­ci­mien­to in­jus­ti­fi­ca­do de las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras», di­jo Drag­hi en un cla­ro avi­so a na­ve­gan­tes.

Mien­tras, los ti­pos de in­te­rés apli­ca­bles a las ope­ra­cio­nes de fi­nan­cia­ción y la fa­ci­li­dad de de­pó­si­to se man­ten­drán en el 0 y el -0,40 %, res­pec­ti­va­men­te. A di­fe­ren­cia de an­te­rio­res reunio­nes, y qui­zá pa­ra re­for­zar ese men­sa­je de tran­qui­li­dad, acor­da­ron con­cre­tar fe­chas: «Es­pe­ra­mos que se man­ten­gan en los ni­ve­les ac­tua­les al me­nos has­ta el ve­rano del 2019, y en to­do ca­so du­ran­te el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ase­gu­rar que la evo­lu­ción de la in­fla­ción se man­tie­ne en lí­nea con las ex­pec­ta­ti­vas de una sen­da de ajus­te sos­te­ni­do», re­za el tex­to.

Y co­mo sue­le ser ha­bi­tual, Drag­hi apro­ve­chó pa­ra lan­zar un men­sa­je ro­tun­do de de­fen­sa del eu­ro an­te los mu­chos e in­sis­ten­tes ru­mo­res lle­ga­dos des­de su país de ori­gen: «Es irre­ver­si­ble por­que es fuer­te y la

gen­te lo quie­re».

El eu­ro­es­cep­ti­cis­mo en Ita­lia, la po­lí­ti­ca de Trump o el pe­tró­leo po­drían ha­cer va­riar el plan «El eu­ro es irre­ver­si­ble, es fuer­te y la gen­te lo quie­re», avi­sa Ma­rio Drag­hi

Es­treno de Luis de Guin­dos. El ex­mi­nis­tro es­pa­ñol de Eco­no­mía (pri­me­ro por la iz­quier­da) com­pa­re­ció ya co­mo vi­ce­pre­si­den­te del BCE, jun­to a Ma­rio Drag­hi, tras la cum­bre del su­per­vi­sor eu­ro­peo, reuni­do ex­cep­cio­nal­men­te en Ri­ga (Le­to­nia). Tam­bién acu­dió el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.