Ve­ci­nos del En­san­che de­nun­cian que es im­po­si­ble dor­mir a cau­sa del bo­te­llón

Gri­tos, golpes, con­duc­to­res be­bien­do al vo­lan­te y has­ta en sen­ti­do con­tra­rio al­te­ran el sue­ño en el En­san­che

La Voz de Galicia (Santiago) - - Portada - L1

Re­sig­na­dos. Ago­ta­dos por las no­ches en ve­la. Can­sa­dos de ver que po­co pue­den ha­cer pa­ra cam­biar la si­tua­ción. Ve­ci­nos del En­san­che afec­ta­dos por el bo­te­llón a las puer­tas de los lo­ca­les noc­tur­nos ha­blan de los pro­ble­mas que ello ge­ne­ra. «Aquí es im­po­si­ble dor­mir los jue­ves por­que el rui­do es tre­men­do, y los miér­co­les es com­pli­ca­do». Lo re­co­no­ce una es­tu­dian­te me­xi­ca­na que se mu­dó ha­ce so­lo unas se­ma­nas a la rúa Al­fre­do Bra­ñas. Su ven­ta­na da a la ca­lle y las juer­gas uni­ver­si­ta­rias, que em­pie­zan a par­tir de las do­ce y me­dia en la vía pú­bli­ca, ya le han ro­ba­do unas cuan­tas ho­ras de sue­ño.

Otros ve­ci­nos de su edi­fi­cio, pe­ga­do puer­ta con puer­ta a una de las dis­co­te­cas de mo­da de la zo­na, lo con­fir­man. «Ha­ce co­sa de un mes se ins­ta­la­ron dos cá­ma­ras por­que los chi­cos se co­la­ban, be­bían y ori­na­ban den­tro del por­tal. Ama­ne­cía to­do he­cho un as­co y des­de que se pu­sie­ron pa­re­ce que ya no su­ce­de», cuen­ta Car­men Aya­la. Es de las me­nos per­ju­di­ca­das del edi­fi­cio, re­co­no­ce, por­que su vi­vien­da es in­te­rior «y si cie­rro to­das las ven­ta­nas no es­cu­cho el ba­ru­llo». La su­ya no es la úni­ca co­mu­ni­dad de la ca­lle que ha ins­ta­la­do un sis­te­ma de vi­deo­vi­gi­lan­cia co­mo mé­to­do de di­sua­sión, el por­tal con­ti­guo tam­bién, in­clu­so al­gún comercio.

Juan To­rra­do, ade­más de vi­vir en Al­fre­do Bra­ñas tra­ba­ja en un ne­go­cio de esa ca­lle, y re­co­no­ce que «hai ma­les­tar en­tre os ve­ci­ños e sei que se quei­xan por­que a po­li­cía tar­da en acu­dir, aín­da que en­ten­do que te­rá os seus cri­te­rios». Él, que pa­de­ce de in­som­nio, di­ce que en su ca­sa ce­rran­do

«Ha­ce co­sa de un mes se ins­ta­la­ron cá­ma­ras por­que los chi­cos se co­la­ban y be­bían den­tro del por­tal» Car­men Aya­la Ve­ci­na de Al­fre­do Bra­ñas «Los hos­te­le­ros no so­mos po­li­cías. Se­ría bueno que em­pe­za­ran a mul­tar a los que in­frin­gen la ley» Lau­ra Rey Pre­si­den­ta de Tem­po con Xei­to

las puer­tas y ven­ta­nas se oye el rui­do igual. «A min per­soal­men­te preocú­pa­me máis ou­tro ti­po de com­por­ta­men­tos que po­den ter con­se­cuen­cias gra­ves, co­mo que an­den ás arran­ca­das e xo­gan­do co co­che can­do a rúa es­tá chea de xen­te. Po­lo que me co­men­ta­ron, o ou­tro día pa­sou un Au­di ata tres ve­ces en sen­ti­do con­tra­rio e a to­da ve­lo­ci­da­de». Y, a los con­duc­to­res que ma­ne­jan des­pués de con­su­mir al­cohol, se su­man tam­bién los que be­ben al vo­lan­te, con el co­che en mar­cha.

¿Y al ama­ne­cer? «Da no­xo», di­ce. «Ayer [por el vier­nes] es­to era una cua­dra», apun­ta Aya­la.

Ve­ci­nos que se van

Pe­ro es­te no es un pro­ble­ma ex­clu­si­vo de Al­fre­do Bra­ñas. Su­ce­de en otras ca­lles del En­san­che. Die­go A. V. (pre­fie­re man­te­ner su ano­ni­ma­to) vi­ve des­de ha­ce ocho años en la rúa Pé­rez Cons­tan­ti. En su ca­lle, al­gún edi­fi­cio ha re­for­za­do tam­bién la se­gu­ri­dad del por­tal. Cuen­ta que, a par­tir de la una y me­dia de la ma­dru­ga­da, son fre­cuen­tes

los gri­tos, cán­ti­cos «a to­do pul­món», golpes a por­ta­les... «Cuan­do lla­mas a la po­li­cía te di­ce que no tie­nen pa­tru­llas dis­po­ni­bles. Al­gu­na vez que han ve­ni­do es­pe­ra­ron a que aca­ba­se el fo­llón pa­ra ha­blar con los de la dis­co­te­ca, en vez de iden­ti­fi­car a los in­frac­to­res y mul­tar­los. Es una ciu­dad sin ley. Hay de­ma­sia­da per­mi­si­vi­dad pe­ro, so­bre to­do, fal­ta de ci­vis­mo por par­te de al­gu­nos jó­ve­nes», se­ña­la.

«Los jue­ves y vier­nes que tra­ba­jo por la ma­ña­na, duer­mo cua­tro ho­ras, con suer­te», con­ti­núa el san­tia­gués. Su apar­ta­men­to se le ha que­da­do pe­que­ño y bus­ca uno nue­vo en otro ba­rrio: «En­tien­do que quie­ran di­ver­tir­se y to­mar­se unas co­pas, pe­ro no hay de­re­cho a que los ve­ci­nos vi­va­mos pen­dien­tes de si sa­len o no. Se es­tá vol­vien­do una zo­na bas­tan­te in­ha­bi­ta­ble y eso de­va­lúa la vi­vien­da».

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Jó­ve­nes be­bien­do a las dos de la ma­dru­ga­da en la ca­lle Al­fre­do Bra­ñas el pa­sa­do jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.