Aler­tan de la afluen­cia de me­no­res a las sa­las de apues­tas «on-li­ne»

La Xun­ta di­ce que so­lo ha re­ci­bi­do de­nun­cias por la en­tra­da en sa­lo­nes de jue­go y que las mul­tas van has­ta los 100.000 eu­ros

La Voz de Galicia (Santiago) - - Portada - MAR­TA OTE­RO

Un 30 % de los jó­ve­nes de en­tre 14 y 17 años ad­mi­te ha­ber ju­ga­do al­gu­na vez

El ac­ce­so de los me­no­res a las má­qui­nas de apues­tas es un pro­ble­ma que preo­cu­pa mu­cho a los co­lec­ti­vos ga­lle­gos que lu­chan con­tra la lu­do­pa­tía. Es­tas aso­cia­cio­nes han cons­ta­ta­do un des­cen­so en la edad de los usua­rios que acuden a pe­dir ayu­da. Juan La­mas, di­rec­tor te­ra­péu­ti­co de la Aso­cia­ción Ga­lle­ga de Ju­ga­do­res Anó­ni­mos (Aga­ja) ase­gu­ra que «en las cam­pa­ñas de pre­ven­ción que rea­li­za­mos en Ga­li­cia he­mos com­pro­ba­do que más del 30 % de los es­tu­dian­tes de ESO en­tre los 14 y los 17 años ad­mi­te ha­ber rea­li­za­do al­gu­na ac­ti­vi­dad de jue­go de es­te ti­po». En lo que res­pec­ta a los per­fi­les clí­ni­cos de los usua­rios, afir­ma que «es­tán ac­ce­dien­do a tra­ta­mien­tos con una edad in­fe­rior a 20 años y con un pe­río­do de jue­go de en­tre uno y dos años, lo cual quie­re de­cir que an­tes de ser ma­yo­res de edad ya ha­bían em­pe­za­do a ju­gar».

El con­trol de ac­ce­so a los es­ta­ble­ci­mien­tos de jue­go en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga es más com­pli­ca­do, por­que las má­qui­nas se pue­den ins­ta­lar tam­bién en lo­ca­les de hos­te­le­ría, en los que no se ha­ce nin­gún con­trol de en­tra­da. Se­gún la Xun­ta, sin em­bar­go, el nú­me­ro de tien­das de apues­tas que exis­ten ac­tual­men­te en Ga­li­cia es de 44 fren­te a las 55 que exis­tían en el 2017, «por lo que no es­tán pre­ci­sa­men­te pro­li­fe­ran­do es­tos lo­ca­les». Ase­gu­ran, ade­más, que no cons­ta nin­gu­na de­nun­cia por la en­tra­da de me­no­res a es­tas tien­das, aun­que sí re­co­no­cen que las hay por el ac­ce­so de los ado­les­cen­tes a los sa­lo­nes de jue­go. En es­tos ca­sos, acla­ran que «se ha pro­ce­di­do a la aper­tu­ra del co­rres­pon­dien­te ex­pe­dien­te san­cio­na­dor» y re­cuer­dan que las in­frac­cio­nes, ti­pi­fi­ca­das co­mo muy gra­ves, con­lle­van mul­tas «que van des­de los 18.000 a los 100.000 eu­ros».

Sin em­bar­go, des­de Aga­ja re­cuer­dan que los ado­les­cen­tes son un co­lec­ti­vo muy vul­ne­ra­ble an­te es­te pro­ble­ma. A cau­sa de la fal­ta de con­trol de ac­ce­so y del au­men­to de pu­bli­ci­dad y cam­pa­ñas de már­ke­ting de las ca­sas de apues­tas, «hay un ac­ce­so ex­po­nen­cial, y en au­men­to, de ado­les­cen­tes que, por su ca­rac­te­rís­ti­cas, aún no tie­nen una per­so­na­li­dad for­ma­da y no tie­nen nin­gún ti­po de es­tra­te­gias de com­por­ta­mien­to an­te to­dos es­tos es­tí­mu­los —ex­pli­ca Juan La­mas—. To­do es­to va a in­ci­dir en el nú­me­ro de per­so­nas que su­fren una lu­do­pa­tía».

De­nun­cian, ade­más, que no se pon­ga freno de una vez a la ava­lan­cha pu­bli­ci­ta­ria so­bre apues­tas pro­ta­go­ni­za­da por ros­tros po­pu­la­res en­tre los más jó­ve­nes. «No­so­tros —di­cen— exi­gi­mos en su día que se pu­bli­ca­ra un real de­cre­to que salió en el 2015 y se me­tió en un ca­jón, pa­ra que la pu­bli­ci­dad y el már­ke­ting no es­tu­vie­ran a ex­pen­sas de los me­dios y los ope­ra­do­res. El di­rec­tor ge­ne­ral de or­de­na­ción del jue­go nos co­mu­ni­có que va a sa­lir aho­ra, pe­ro esa ex­pre­sión la lle­va uti­li­zan­do más de ocho me­ses. En el acuer­do de pre­su­pues­tos es­tán con­tem­pla­dos te­mas de pu­bli­ci­dad y jue­gos on-li­ne así que es­pe­ra­mos que se pon­gan pron­to en mar­cha las me­di­das ne­ce­sa­rias».

Has­ta el mo­men­to, el sec­tor se ri­ge por un có­di­go de bue­nas con­duc­tas en­tre los pro­pios ope­ra­do­res y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, de ahí la in­va­sión de pu­bli­ci­dad que es­tos co­lec­ti­vos de­nun­cian. «De­trás de to­do es­to —con­clu­ye La­mas— hay un ne­go­cio de 40.000 mi­llo­nes de eu­ros al año que es lo que mue­ve el jue­go de azar en Es­pa­ña. Si a es­to aña­di­mos los impuestos de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, el jue­go por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción se es­tá vien­do co­mo una ac­ti­vi­dad re­cau­da­to­ria. No im­por­tan na­da los pro­ble­mas de sa­lud que pue­da crear, so­bre to­do en sec­to­res vul­ne­ra­bles co­mo pue­den ser los jó­ve­nes, que son me­no­res de edad»..

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

Ima­gen de ar­chi­vo de un sa­lón de jue­gos en una ciu­dad ga­lle­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.