Ma­du­ro per­mu­ta la cár­cel por el destierro al ac­ti­vis­ta Lo­rent Sa­leh

El jo­ven lle­ga a Es­pa­ña tras 4 años pre­so sin pi­sar un tri­bu­nal

La Voz de Galicia (Santiago) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

Lo­rent Sa­leh, el pre­so po­lí­ti­co de Ni­co­lás Ma­du­ro que a lo lar­go de cua­tro años vio co­mo su pre­sen­ta­ción an­te un tri­bu­nal fue di­fe­ri­da 52 ve­ces, co­rro­bo­ró ayer, a su lle­ga­da a Ma­drid, lo que en Ca­ra­cas era un se­cre­to a vo­ces: Que su li­be­ra­ción im­pli­ca el destierro, lo cual es­tá ex­pre­sa­men­te prohi­bi­do por la Cons­ti­tu­ción ve­ne­zo­la­na.

«Sim­ple­men­te me lla­ma­ron, me sa­ca­ron de la cel­da y me di­je­ron que iba a ini­ciar un nue­vo pro­ce­so en mi vi­da, pe­ro no sa­bían qué era. Me mon­ta­ron en una pa­tru­lla y me lle­va­ron al ae­ro­puer­to», ex­pli­có Sa­leh, acom­pa­ña­do del se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra la Coo­pe­ra­ción y pa­ra Ibe­roa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, Juan Pa­blo de Lai­gle­sia, quien, se­gún el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, ju­gó un pa­pel cla­ve en la ex­car­ce­la­ción.

El jo­ven, de 30 años, fue en­tre­ga­do en el 2014 a Ma­du­ro por Juan Ma­nuel San­tos, su en­ton­ces ho­mó­lo­go co­lom­biano, en uno de los úl­ti­mos in­ten­tos de dis­ten­sión en­tre am­bos países. A lo lar­go de es­te cua­trie­nio, Sa­leh ha in­ten­ta­do sui­ci­dar­se en al me­nos dos oca­sio­nes, en el 2015 y el 2016, cuan­do es­ta­ba cau­ti­vo en la in­fa­me «tum­ba», un ca­la­bo­zo en el só­tano 5 de la se­de de la no me­nos in­fa­me po­li­cía po­lí­ti­ca ve­ne­zo­la­na, el Se­bin. El año pa­sa­do, jun­to a otros cua­tro ve­ne­zo­la­nos, la UE le otor­gó al jo­ven ac­ti­vis­ta de Vo­lun­tad Po­pu­lar (par­ti­do de Leo­pol­do Ló­pez, otro pre­so de con­cien­cia) el pre­mio Sa­ja­rov de los de­re­chos hu­ma­nos.

La Co­mi­sión de la Ver­dad, un or­ga­nis­mo crea­do por la es­pu­ria Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que la ma­yo­ría de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal (in­clu­yen­do el Go­bierno es­pa­ñol, al me­nos has­ta la ges­tión de Ma­riano Ra­joy) no re­co­no­ce, anun­ció que Sa­leh, sin em­bar­go, iba a ser li­be­ra­do por sus «con­duc­tas vio­len­tas, des­truc­ti­vas y sui­ci­das, que po­nían en pe­li­gro su in­te­gri­dad per­so­nal», con lo cual Ma­du­ro y su ré­gi­men in­ten­tan lim­piar su ima­gen lue­go del «sui­ci­dio» del con­ce­jal ca­ra­que­ño Fer­nan­do Al­bán en el mis­mo edi­fi­cio del cen­tro de Ca­ra­cas don­de se en­cuen­tra «la tum­ba».

La ma­dre, sin no­ti­cias

Se­gún la Co­mi­sión, Sa­leh se­ría lle­va­do a Es­pa­ña por «so­li­ci­tud pro­pia y de su ma­dre», Ya­mi­le Sa­leh, quien du­ran­te cua­tro años to­có to­das las puer­tas que po­día to­car, in­clu­yen­do las del Go­bierno es­pa­ñol y las del ex­pre­si­den­te, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, por la li­be­ra­ción de su hi­jo. Sin em­bar­go, Ya­mi­le Sa­leh tam­po­co sa­bía el jue­ves por la tar­de que Lo­rent se­ría lle­va­do di­rec­ta­men­te al ae­ro­puer­to pa­ra el destierro, al­go que ya hi­zo el ré­gi­men de Ma­du­ro con el dipu­tado Vill­ca Fer­nán­dez, li­be­ra­do del Se­bin y en­via­do di­rec­ta­men­te a Pe­rú, país de na­ci­mien­to de su pa­dre, en enero.

«Vol­ve­ré, es­toy en li­ber­tad, pe­ro a mí na­die me va a des­te­rrar», di­jo en­tre lá­gri­mas Sa­leh al gru­po de ve­ne­zo­la­nos que lo es­pe­ra­ban en el ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas can­tan­do el himno na­cio­nal de su país. Agra­de­ció las ges­tio­nes del Go­bierno de Es­pa­ña pa­ra su li­be­ra­ción, pe­ro se­ña­ló que aún que­dan cen­te­na­res de pre­sos po­lí­ti­cos en el país sud­ame­ri­cano, y que «es­tán su­frien­do».

En Ca­ra­cas, en tan­to, los me­dios des­ta­ca­ban el rol de «apa­ga­fue­gos» de Za­pa­te­ro con re­la­ción al ré­gi­men de Ma­du­ro. El ex­pre­si­den­te ha es­ta­do de­trás de las li­be­ra­cio­nes de pre­sos po­lí­ti­cos ca­da vez que Ni­co­lás Ma­du­ro es se­ña­la­do por vio­la­cio­nes fla­gran­tes de de­re­chos hu­ma­nos. En es­ta oca­sión, sin em­bar­go, la muer­te de Al­bán pa­re­ce ha­ber mar­ca­do un nue­vo mí­ni­mo en su ges­tión pa­ra la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, y de­ce­nas de países han exi­gi­do una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te so­bre la muer­te.

Lo­rent Sa­leh a su lle­ga­da ayer a Ma­drid pro­ce­den­te de Ca­ra­cas. EFETV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.