«Ca­lien­to mi voz du­ran­te una ho­ra an­tes de ca­da con­cier­to»

La Voz de Galicia (Santiago) - - Cultura - JA­VIER BE­CE­RRA

Una sim­ple es­cu­cha de Hun­ter, el ter­cer ál­bum de la bri­tá­ni­ca An­na Calvi (Twic­ken­ham, 1980), de­ja cla­ro que se tra­ta de una ar­tis­ta ma­yús­cu­la. Due­ña de una voz pro­di­gio­sa y po­see­do­ra de una vi­sión abra­si­va del rock, mi­ra a la li­ga de grandes co­mo Ka­te Bush, Pat­ti Smith o PJ Har­vey. El pró­xi­mo miér­co­les 17 lo de­mos­tra­rá en vi­vo en San­tia­go (Sa­la Ca­pi­tol, 20.30 ho­ras, 17/20 eu­ros). —Su nue­vo tra­ba­jo sue­na apa­bu­llan­te. ¿Era lo que buscaba? —Cuan­do lo gra­bé que­ría que la voz y la gui­ta­rra fue­ran lo más sal­va­jes y vis­ce­ra­les po­si­ble. De­sea­ba ex­pre­sar una sen­sa­ción de rom­per cual­quier res­tric­ción y en­con­trar la li­ber­tad. Que­ría que la mú­si­ca con­ta­ra es­ta his­to­ria tan­to co­mo las le­tras. —Pa­re­ce que­rer reivin­di­car las grandes vo­ces del rock en es­tos tiem­pos de «au­to­tu­ne». —Me in­tere­san las vo­ces que mues­tran su hu­ma­ni­dad y su im­per­fec­ción. Sien­to que no pue­de ha­ber be­lle­za sin ella y creo que un can­tan­te de­be­ría dar­lo to­do en una ac­tua­ción. Es­to in­clu­ye ser lo su­fi­cien­te­men­te va­lien­te co­mo pa­ra mos­trar sus de­fec­tos. —¿Qué ha­ce pa­ra cui­dar su voz? —Ca­lien­to mi cuer­po y mi voz du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te una ho­ra an­tes de ca­da con­cier­to. Tam­bién me cui­do lue­go. Soy muy di­li­gen­te, ya que con­fío com­ple­ta­men­te en mi cuer­po pa­ra lle­var a ca­bo mi tra­ba­jo. —¿Có­mo se sien­te al fi­nal de ca­da ac­tua­ción? —Me sien­to ago­ta­da, pe­ro tam­bién eu­fó­ri­ca. En­tre­gar­te a una au­dien­cia es una sen­sa­ción im­pre­sio­nan­te. Te ha­ce sen­tir in­creí­ble­men­te do­mi­nan­te y vul­ne­ra­ble al mis­mo tiem­po. —Ha­bla de iden­ti­dad y gé­ne­ro. ¿Por qué ha ele­gi­do ese te­ma? —Me can­sé de ver mu­je­res ca­za­das siem­pre por hom­bres en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en nues­tra cul­tu­ra. Hun­ter tra­ta so­bre una mu­jer que es ca­za­do­ra: sa­le al mun­do y lo ve co­mo su­yo, ex­plo­ra su pla­cer sin nin­gún sen­ti­mien­to de ver­güen­za. Tam­bién es­toy ex­plo­ran­do ir más allá del gé­ne­ro. Los hom­bres y mu­je­res es­tán res­trin­gi­dos por las ex­pec­ta­ti­vas de te­ner que rea­li­zar su gé­ne­ro. Pien­so cons­tan­te­men­te en esas co­sas en mi vi­da dia­ria. Aho­ra las he plas­ma­do en la com­po­si­ción. —El pri­mer ví­deo, «Don’t Beat The Girl Out Of My Boy», im­pac­ta. ¿Qué que­ría trans­mi­tir? —Se tra­ta de ser quién quie­res ser y no es­tar res­trin­gi­do por lo que la so­cie­dad es­pe­ra de ti. Se tra­ta de de­fen­der el amor que tie­nes por al­guien y el desafío a la fe­li­ci­dad. Que­ría ex­pre­sar esa co­ne­xión con otra per­so­na y có­mo la voy a de­fen­der con to­do lo que ten­go den­tro. Que­ría que se sin­tie­ra co­mo al­go bru­tal, pe­ro tam­bién muy ín­ti­mo. —Mu­cha mú­si­ca rock al­ter­na­ti­va de­pen­de de los fes­ti­va­les, pe­ro ar­tis­tas co­mo us­ted hay que ver­los en sa­la. ¿No cree? —Bueno, pien­so que es­te nue­vo ál­bum es más ade­cua­do pa­ra fes­ti­va­les que mis dis­cos an­te­rio­res. Pe­ro eso no qui­ta que mis con­cier­tos fa­vo­ri­tos sean los míos pro­pios. Ahí pue­do ge­ne­rar el es­ta­do de áni­mo pro­pi­cio y crear un mo­men­to real pa­ra que la gen­te se pier­da to­tal­men­te en él.

An­na Calvi, en una ima­gen pro­mo­cio­nal de su nue­vo dis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.