La fe­ro­ci­dad de Gas­par Noé en «Clí­max» triun­fa en Sit­ges

El ga­lle­go Gui­ller­mo Oli­vei­ra ga­na la sec­ción Nue­vas Vi­sio­nes

La Voz de Galicia (Santiago) - - Cultura - JO­SÉ LUIS LO­SA

Po­cos di­rec­to­res des­pier­tan un ni­vel de con­tro­ver­sia co­mo Gas­par Noé. Pe­ro in­clu­so mu­chos de quie­nes de­tes­tan su ci­ne re­co­no­cie­ron ya cuan­do Clí­max ganó la Quin­ce­na de Rea­li­za­do­res en Can­nes el tre­pi­dan­te ejer­ci­cio de es­ti­lo de es­ta or­gía co­reo­grá­fi­ca, de es­te dan­zad, dan­zad, mal­di­tos, el cual, en una de­ci­sión va­lien­te, el ju­ra­do del Fes­ti­val de Sit­ges ha ele­gi­do co­mo la me­jor de en­tre 32 pe­lí­cu­las a con­cur­so.

Clí­max co­mien­za con un po­de­ro­sí­si­mo plano se­cuen­cia ba­rro­co, de un vir­tuo­sis­mo des­bor­dan­te, que nos in­tro­du­ce de lleno en una ra­ve enloquecida que vi­ra de la ar­mo­nía a las di­so­nan­cias, del vi­ta­lis­mo a una os­cu­ri­dad te­ne­bris­ta, del mu­si­cal li­sér­gi­co y ale­gre a un es­qui­na­do y dan­tes­co la­be­rin­to del ho­rror, de los muer­tos que bai­lan so­bre sus pro­pias tum­bas.

De las otras cua­tro grandes pe­lí­cu­las que pri­ma­ban en el con­cur­so, una de ellas, Laz­za­ro Fe­li­ce, de Ali­cia Rohr­wa­cher, ob­tie­ne la pla­ta del cer­ta­men, el Pre­mio Es­pe­cial del Ju­ra­do. Su re­vi­sión má­gi­ca del neo­rrea­lis­mo con ecos de Mi­la­gro en Mi­lán es el con­tra­pun­to per­fec­to de luz a la as­fi­xia exis­ten­cial de Clí­max. Y es pa­ra mí inex­pli­ca­ble que que­den sin lu­gar al­guno en el pal­ma­rés la co­rea­na Bur­ning, acer­ca­mien­to so­ber­bio al Mal de Lee Chang-dong; la fran­ce­sa Un cu­chi­llo en el co­ra­zón, don­de Yann Gon­za­lez bri­lla en su re­vi­sión de un gé­ne­ro co­mo el gia­llo y en su jue­go de me­ta­fic­cio­nes fas­ci­nan­tes am­bien­ta­das en el ci­ne porno gay; y la nor­te­ame­ri­ca­na Un­der the Sil­ver La­ke, en la cual Da­vid Ro­bert Mit­hell hil­va­na un tren­za­do pro­di­gio­so don­de los ecos del cla­si­cis­mo se re­fle­jan en la pos­mo­der­ni­dad, en un her­ma­na­mien­to en­tre Hitch­cock y Do­nDe­li­llo, Brian de Pal­ma y Tho­mas Pyn­chon.

De en­tre los fil­mes res­tan­tes no pa­re­ce des­ca­be­lla­do ga­lar­do­nar el tra­ba­jo de di­rec­ción de Pan Cos­ma­tos en el re­ven­ge psi­co­tró­ni­co de Ni­co­las Ca­ge, la no­ta­ble Mandy. An­drea Ri­se­bo­rough, pre­mia­da co­mo me­jor ac­triz, es lo más des­ta­ca­ble de Nancy, irre­gu­lar obra so­bre la Red y sus pos­ver­da­des. Me su­ble­va que el his­trión Ha­san Ma­ju­ni vea sus ex­ce­sos con­si­de­ra­dos co­mo los de me­jor ac­tor en Pig, hu­mor ne­grí­si­mo que po­ne sal en la he­ri­da de la re­pre­sión de los ci­neas­tas en Irán. Y es des­pro­pó­si­to que un fil­me sin ar­gu­men­to, las ocu­rren­cias del pseu­do ab­sur­do de ese ge­nio de la na­da lla­ma­do Quen­tin Du­pieux, se lle­ve el me­jor guion por Au Pos­te.

Se en­tien­de muy jus­to que el vi­gués Gui­ller­mo Oli­vei­ra vea re­co­no­ci­do De­sen­te­rran­do Sad Hill, su ex­cur­so al ce­men­te­rio o fá­bri­ca de sue­ños don­de Ser­gio Leo­ne ro­dó el le­gen­da­rio desen­la­ce de El bueno, el feo y el ma­lo, co­mo me­jor pe­lí­cu­la de la sec­ción Nue­vas Vi­sio­nes. La mi­ra­da de Oli­vei­ra es una de­li­ca­da y muy her­mo­sa ele­gía por los po­bla­dos fan­tas­ma que ha­bi­tan en la me­mo­ria cre­pus­cu­lar. Y su pe­lí­cu­la —en sa­las en unos días— es de­can­ta­ción na­da im­pos­ta­da de amor al ci­ne y sus re­ver­be­ra­cio­nes en el tiem­po co­mo mi­to des­en­ca­ja­do.

E.P.

El equi­po de «Clí­max», la me­jor pe­lí­cu­la del fes­ti­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.