El cas­co vie­jo de San­tia­go pa­ga la fal­ta de ser­vi­cios

Los pro­ble­mas pa­ra apar­car, de co­ne­xión a In­ter­net, con el agua y el cos­te de las re­for­mas es­pan­tan a los ve­ci­nos

La Voz de Galicia (Santiago) - - Portada - P. CALVEIRO

El co­ra­zón de Com­pos­te­la se mar­chi­ta año a año. El cas­co his­tó­ri­co se man­tie­ne vi­vo gra­cias, en bue­na par­te, a la má­qui­na de res­pi­ra­ción asis­ti­da del tu­ris­mo. Sin ella, la vi­da bom­bea ca­da vez a un rit­mo más len­to, a me­di­da que va ca­yen­do el nú­me­ro de ve­ci­nos y au­men­ta la edad me­dia en la zo­na vie­ja. Aso­cia­cio­nes, re­si­den­tes y em­pre­sa­rios coin­ci­den en el diag­nós­ti­co: el prin­ci­pal pro­ble­ma es la in­fra­do­ta­ción en los ser­vi­cios, una en­fer­me­dad que vie­ne de le­jos y a la que los úl­ti­mos go­bier­nos lo­ca­les no han sa­bi­do po­ner so­lu­ción.

La lis­ta em­pie­za por la fal­ta de pla­zas de apar­ca­mien­to. Son ape­nas 120, de acuer­do a los da­tos que ma­ne­ja la aso­cia­ción ve­ci­nal del cas­co his­tó­ri­co, una ci­fra «com­ple­ta­men­te in­su­fi­cien­te» en com­pa­ra­ción con las 307 de Pon­te­pe­dri­ña o 460 de Vi­te, por ejem­plo. Te­nien­do en cuen­ta que «os ga­ra­xes nas ca­sas son con­ta­dos», con­si­de­ran que es­tán en desigualdad de con­di­cio­nes res­pec­to a otros ba­rrios, tan­to sus ve­ci­nos co­mo los tra­ba­ja­do­res de la zo­na vie­ja. «As de­fi­cien­cias do trans­por­te pú­bli­co obri­gan ao uso do vehícu­lo pro­pio», in­ci­den, al tiem­po que pro­po­nen dar uso a la reserva de apar­ca­mien­to sub­te­rrá­neo pú­bli­co de 300 pla­zas que con­tem­pla el plan especial ba­jo la zo­na ver­de del asi­lo de Ca­rre­tas y lle­gar a acuer­dos con las em­pre­sas que ges­tio­nan los pár­kings de Ga­le­ras y San Cle­men­te pa­ra li­be­rar pla­zas in­fra­uti­li­za­das.

«As pou­cas zo­nas de es­ta­cio­na­men­to libre que hai es­tán sa­tu­ra­das, o mes­mo que as de re­si­den­tes. E, coa ro­ta­ción for­zo­sa da ORA, é ca­se un­ha mi­sión im­po­si­ble apar­car na rúa», ex­pli­ca Marcos Pom­bo, pre­si­den­te de Cas­co Ve­llo, quien de­fien­de que «dis­po­ñer dun vehícu­lo ho­xe é un­ha ne­ce­si­da­de pa­ra moi­tas fa­mi­lias e un de­rei­to máis dos ci­da­dáns».

Pri­vi­le­gios «in­to­le­ra­bles»

Otra de las prin­ci­pa­les de­man­das tie­ne que ver con la co­ne­xión a In­ter­net. En un do­cu­men­to con­jun­to que hi­cie­ron lle­gar a Com­pos­te­la Aber­ta la an­te­rior aso­cia­ción, la de A Ga­lea y las pla­ta­for­mas ve­ci­na­les de me­dia do­ce­na

«As pou­cas zo­nas de es­ta­cio­na­men­to libre que hai es­tán sa­tu­ra­das, o mes­mo que as de re­si­den­tes» Marcos Pom­bo Pre­si­de la aso­cia­ción Cas­co His­tó­ri­co

«Pe­di­mos una au­to­ri­za­ción en fe­bre­ro y tu­vi­mos que es­pe­rar un año pa­ra ha­cer una obra en una ga­le­ría» Ale­jan­dro San­de Ve­cino y em­pre­sa­rio de la zo­na vie­ja

de ca­lles de la zo­na mo­nu­men­tal, ca­li­fi­ca­ban de «in­to­le­ra­ble a si­tua­ción de pri­vi­le­xio da Uni­ver­si­da­de, Con­ce­llo, Co­rreos, Po­li­cía, Con­sor­cio, Co­le­xio de Ar­qui­tec­tos Tea­tro Prin­ci­pal e Sa­lón Tea­tro», pues dis­po­nen de fi­bra óp­ti­ca cuan­do los ve­ci­nos «ca­re­ce­mos des­te ser­vi­zo im­pres­cin­di­ble» en los tiem­pos que co­rren.

«Hai ou­tro pro­ble­ma, que é o en­ca­re­ce­men­to que su­pón a re­for­ma da vi­ven­da pa­ra aco­mo­da­las ao sécu­lo XXI e ter uns fo­ga­res con­for­ta­bles. Ade­mais, os trá­mi­tes pa­ra fa­ce­lo son enor­mes e te­dio­sos. To­do is­to con­tri­búe a que a xen­te máis no­va vaia a ins­ta­lar­se a ou­tras zo­nas on­de po­den as­pi­rar a cer­ta ca­li­da­de de vi­da», se­ña­la Pom­bo.

En es­te as­pec­to re­pa­ra Ale­jan­dro San­de, ve­cino y em­pre­sa­rio de la zo­na vie­ja. Vi­ve en A Por­ta da Pe­na y es­tá al fren­te de un ho­tel en San Miguel. Afir­ma que la obli­ga­ción de usar cier­tos ma­te­ria­les, co­mo la ma­de­ra en las ga­le­rías, obli­ga a un man­te­ni­mien­to pe­rió­di­co pa­ra que no se pu­dra, el cual aca­ba re­per­cu­tien­do eco­nó­mi­ca­men­te so­bre el pro­pie­ta­rio.

Agi­li­zar pla­zos

«Pa­ra ha­cer la obra tienes que con­tra­tar una má­qui­na ele­va­do­ra o an­da­mia­je y pe­dir un per­mi­so especial pa­ra ocu­par la vía pú­bli­ca,

que tam­bién te lo co­bran», re­la­ta. En su ca­so per­so­nal, «pe­di­mos una au­to­ri­za­ción en fe­bre­ro y tu­vi­mos que es­pe­rar un año pa­ra po­der ha­cer la obra. Por­que, aun­que el Con­ce­llo nos la dio en ju­nio, la des­co­ne­xión en­tre ad­mi­nis­tra­cio­nes hi­zo que no tu­vié­se­mos has­ta oc­tu­bre to­das las li­cen­cias. Con el tiem­po que ha­ce aquí, tu­vi­mos que pos­po­ner la pin­tu­ra de la ga­le­ría y lim­pie­za de ca­na­lo­nes has­ta que aca­ba­se el in­vierno y ca­si ca­du­ca el per­mi­so», re­la­ta. «Cuan­do tú es­tás ayu­dan­do a con­ser­var un pa­tri­mo­nio que no es so­lo tu­yo, sino de to­dos, de­be­rían exi­mir­nos de es­tos im­pues­tos pa­ra­le­los y, so­bre to­do, agi­li­zar los pla­zos», di­ce.

En ge­ne­ral, los ve­ci­nos con­si­de­ran que hay de­ma­sia­das prohi­bi­cio­nes que im­pi­den, por ejem­plo, que pue­das do­tar a un edi­fi­cio de un as­cen­sor o que —aún es­tan­do en el in­te­rior del edi­fi­cio— so­lo se au­to­ri­cen los ca­ta­lo­ga­dos, «o que im­pli­ca un cus­te enor­me que ou­tros non te­ñen».

Otro de los ser­vi­cios de­fi­cien­tes es la red de su­mi­nis­tro de agua y al­can­ta­ri­lla­do, que por su an­ti­güe­dad y mal es­ta­do obli­ga a li­mi­tar la pre­sión del agua y hay ro­tu­ras y cor­tes con­ti­nuos, afir­ma Pom­bo. «E aín­da que­dan ca­na­li­za­cións de chum­bo, que es­tán prohi­bi­das, que te­ñen moi­tas fil­tra­cións —as ca­les po­den res­tar so­li­dez nos muros de car­ga dos edi­fi­cios— e con­ta­mi­nan a au­ga que be­be­mos os ve­ci­ños», de­nun­cia el do­cu­men­to co­lec­ti­vo.

Por en­de, sub­ra­yan, «non hai aín­da cen­tros so­ciais pa­ra os ve­ci­ños do cas­co his­tó­ri­co, al­go que le­va­mos re­cla­man­do 20 anos, nin un cen­tro de día pa­ra os maio­res».

XOÁN A. SO­LER

El pro­ble­ma de es­ta­cio­nar. En­tre los de­be­res pen­dien­tes es­tá so­lu­cio­nar la fal­ta de pla­zas al ai­re libre. Los ve­ci­nos del cas­co mo­nu­men­tal ase­gu­ran que las zo­nas gra­tui­tas y las re­ser­va­das pa­ra re­si­den­tes es­tán sa­tu­ra­das, mien­tras que la ro­ta­ción for­zo­sa de la ORA no se adap­ta a sus ne­ce­si­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.