La muer­te del con­ce­jal opo­si­tor Al­bán desata los de­mo­nios en el cha­vis­mo

La fa­mi­lia del fa­lle­ci­do exi­ge una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na­cio­nal de la ONU o la OEA

La Voz de Galicia (Santiago) - - Internacional - PE­DRO GARCÍA OTE­RO

La muer­te del con­ce­jal Fernando Al­bán, quien, se­gún la ver­sión ofi­cial, se sui­ci­dó en los ca­la­bo­zos de la Se­bin, la po­li­cía po­lí­ti­ca de Ve­ne­zue­la, el 8 de oc­tu­bre, ha da­do un nue­vo gi­ro cuan­do su fa­mi­lia ha acu­sa­do al fis­cal ge­ne­ral Ta­rek Saab de men­tir so­bre los he­chos y ha so­li­ci­ta­do una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na­cio­nal de la ONU o la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) pa­ra co­no­cer la ver­dad del ca­so.

Saab di­jo ape­nas dos días des­pués de los he­chos que Al­bán se ha­bía sui­ci­da­do y que más de 2.000 ví­deos lo pro­ba­ban. Pos­te­rior­men­te mo­di­fi­có sus de­cla­ra­cio­nes se­ña­lan­do que en la se­de del Se­bin «no ha­bía cá­ma­ras de ví­deo» en el lu­gar del dé­ci­mo pi­so des­de don­de ha­bría sal­ta­do Al­bán. Ade­más, afir­mó que se ha­bía en­via­do a la fa­mi­lia el ví­deo de la au­top­sia, que es­ta­ría por eso «au­di­ta­da». Pe­ro tan­to la fa­mi­lia del con­ce­jal co­mo su abo­ga­do, Joel García, han negado es­ta ver­sión al cum­plir­se un mes de su muer­te.

Su viu­da, Meudy Osío, se­ña­ló que «no se co­no­ce con cer­te­za quién reali­zó la au­top­sia ni sus cre­den­cia­les pro­fe­sio­na­les (…) Si su­pues­ta­men­te exis­te una in­ves­ti­ga­ción so­bre la muer­te, ¿por qué no se ha no­ti­fi­ca­do a nin­gún fa­mi­liar? ¿Por qué el mis­mo Saab, en vez de ve­ri­fi­car una in­ves­ti­ga­ción trans­pa­ren­te, ame­na­za a quie­nes se­ña­lan que se co­me­tió un ho­mi­ci­dio?».

«Te­ne­mos de­re­cho a sa­ber lo que le ocu­rrió a Fernando Al­bán y en Ve­ne­zue­la no con­ta­mos con un sis­te­ma que pue­da ga­ran­ti­zar que se ha­ga jus­ti­cia, por ello exi­gi­mos se prac­ti­que una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te», se­ña­la el co­mu­ni­ca­do fir­ma­do por Osío.

La Asam­blea Na­cio­nal (el le­gí­ti­mo Par­la­men­to del país, con ma­yo­ría de la opo­si­ción) se so­li­da­ri­zó con la exi­gen­cia de una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na­cio­nal so­bre el ca­so, y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, Luis Al­ma­gro, pi­dió lle­var­lo a la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal. Al me­nos otras dos so­li­ci­tu­des de in­ves­ti­ga­ción con­tra el Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro se cur­san en la OEA, am­bas por vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas de los de­re­chos hu­ma­nos.

El di­rec­tor des­apa­re­ci­do

Con­tra la te­sis del sui­ci­dio tam­bién cons­pi­ra la des­ti­tu­ción de Gus­ta­vo Gon­zá­lez Ló­pez, di­rec­tor del Se­bin, acu­sa­do de ser res­pon­sa­ble de de­ce­nas de vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, y de su pa­re­ja sen­ti­men­tal, la vi­ce­fis­cal ge­ne­ral Kat­ha­ri­ne Ha­ring­ton. Am­bos fue­ron des­ti­tui­dos, sin pu­bli­ci­dad, a fi­na­les oc­tu­bre, y se en­cuen­tran en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do. Ha­ring­ton fue acu­sa­da por el pre­so po­lí­ti­co Lo­rent Sa­leh, li­be­ra­do po­cos días des­pués del ase­si­na­to de Al­bán, de «di­ri­gir las tor­tu­ras» con­tra los de­te­ni­dos en el Se­bin. A Gon­zá­lez Ló­pez, en tan­to, se le acu­sa aho­ra de di­ri­gir una ma­fia de ex­trac­ción de oro en el sur del país, en­tre otros de­li­tos. Am­bos es­tán san­cio­na­dos por EE.UU. y la Unión Eu­ro­pea por vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos.

El ana­lis­ta mi­li­tar Javier Ma­yor­ca in­di­có que «de la noche a la ma­ña­na, la yun­ta Ha­ring­ton-Gon­zá­lez Ló­pez se con­vir­tió en una car­ga im­po­si­ble de lle­var pa­ra el ré­gi­men». «An­te es­te es­ce­na­rio [la muer­te de Al­bán] el Go­bierno op­tó por apli­car tác­ti­cas de re­duc­ción de da­ños, aun­que am­bos tie­nen po­de­ro­sos alia­dos. El más po­de­ro­so es Dios­da­do Ca­be­llo, que man­tie­ne una ca­da vez me­nos so­te­rra­da pug­na con Ma­du­ro por el po­der en el ré­gi­men cha­vis­ta.

Al­bán mu­rió al caer de una ven­ta­na en la se­de del Se­bin. El ré­gi­men di­jo que fue un sui­ci­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.