Los ca­za­do­res acu­san a la mi­nis­tra Ri­be­ra de po­ner en pe­li­gro las 42.000 li­cen­cias ga­lle­gas

Creen que no co­no­ce su pa­pel «co­mo re­gu­la­do­ra do eco­sis­te­ma»

La Voz de Galicia (Santiago) - - Portada - MA­RÍA CE­DRÓN

La mi­nis­tra para la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca, Teresa Ri­be­ra, ca­mi­nó es­ta semana por li­bre en un asun­to co­mo la ca­za, que no com­pe­te a su car­te­ra, y aca­bó ca­yen­do en un po­zo en­fan­ga­do. En una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a On­da Ce­ro y re­co­gi­da por Eu­ro­pa Press ase­gu­ró que des­de su «pers­pec­ti­va per­so­nal» no en­tien­de «a to­das aque­llas per­so­nas que dis­fru­tan en la ca­za o en los to­ros vién­do­los su­frir» y, aun­que esas com­pe­ten­cias no son de su co­me­ti­do, de de­pen­der de ella «prohi­bi­ría» am­bas prác­ti­cas.

Sus pa­la­bras ca­ye­ron co­mo un ja­rro de agua fría en el sec­tor ci­ne­gé­ti­co, que, más allá de cues­tio­nar lo apro­pia­do, o no, de que la ti­tu­lar de una car­te­ra gu­ber­na­men­tal lan­ce opi­nio­nes per­so­na­les so­bre una ac­ti­vi­dad «to­tal­men­te le­gal y re­gu­la­da», in­ter­pre­tó el dis­cur­so co­mo una fal­ta de co­no­ci­mien­to de lo que im­pli­ca esa ma­te­ria en Es­pa­ña y, con­cre­ta­men­te, en Ga­li­cia.

El pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Ca­za, Ja­vier Nogueira, re­cor­dó a la ti­tu­lar de Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca que es­ta ac­ti­vi­dad «con­tri­búe a re­gu­lar os eco­sis­te­mas e con­di­cio­na a vi­da no ru­ral». No so­lo eso por­que, co­mo aña­dió, «ve­se que des­co­ñe­ce a reali­da­de so­cial e có­mo es­tán en­rai­za­das al­gun­has tra­di­cións. Des­pois que non pa­re­za ra­ro a nin­guén que ga­ñen par­ti­dos co­ma Vox».

La ca­za en Ga­li­cia es en­ten­di­da co­mo una ac­ti­vi­dad de­por­ti­va y, co­mo tal, es­tán da­das de al­ta en la co­mu­ni­dad por par­te de la Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te un to­tal de 42.407 li­cen­cias, de las que en torno a la mi­tad son de ca­za­do­res fe­de­ra­dos. Co­mo ex­pli­ca otro de los por­ta­vo­ces de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga, An­tón Arro­jo, es­tos da­tos co­lo­can a la ca­za en la se­gun­da ac­ti­vi­dad de­por­ti­va con ma­yor nú­me­ro de fe­de­ra­dos en la co­mu­ni­dad. Ade­más, aña­de, un es­tu­dio rea­li­za­do ha­ce unos años por el co­lec­ti­vo apun­ta que mue­ve en Ga­li­cia unos 92 millones de eu­ros ca­da año.

Des­coor­di­na­ción

Con un acor­de suel­to en una par­ti­tu­ra, aun­que la mi­nis­tra ha­bló des­de su pun­to de vis­ta per­so­nal sus pa­la­bras mues­tran la fal­ta de coor­di­na­ción en­tre de­par­ta­men­tos. Por­que es­ta mis­ma semana, jus­to un día an­tes de la en­tre­vis­ta, en un fo­ro or­ga­ni­za­do en Ma­drid so­bre en­fer­me­da­des de la fau­na sal­va­je, el di­rec­tor ge­ne­ral de Sa­ni­dad de la Pro­duc­ción Agra­ria del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Va­len­tín Al­man­sa, avan­zó que su de­par­ta­men­to tie­ne «ob­je­ti­vos co­mu­nes» con los ca­za­do­res por­que am­bos son «co­la­bo­ra­do­res ne­ce­sa­rios» para dar so­lu­ción al me­dio ru­ral en ge­ne­ral.

El re­pre­sen­tan­te del MA­PA apun­tó el pa­pel fun­da­men­tal de los ca­za­do­res en ma­te­ria sa­ni­ta­ria: «So­mos un ejér­ci­to de de­fen­so­res del me­dio am­bien­te», di­jo. Una con­tes­ta­ción pa­re­ci­da a la de los ca­za­do­res la die­ron tam­bién los de­fen­so­res de los to­ros. Des­de la Fun­da­ción del To­ro de Li­dia apun­ta­ron ha­ce unos días que «el ani­ma­lis­mo es aca­bar con la tau­ro­ma­quia, pa­tri­mo­nio cul­tu­ral des­de el 2013». Y des­de el gru­po par­la­men­ta­rio del PP tam­bién usa­ron ese ar­gu­men­to para arre­me­ter con­tra el Go­bierno. Apun­ta­ron que tan­to los to­ros co­mo la ca­za «for­man par­te del pa­tri­mo­nio» es­pa­ñol, y es­ta úl­ti­ma es «fun­da­men­tal para con­ser­var es­pe­cies y es­pa­cios».

ÁL­VA­RO VA­QUE­RO

Un ca­za­dor con sus pe­rros en el Te­cor de Toén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.