Más ga­so­li­na para la frag­men­ta­ción

La pro­li­fe­ra­ción de si­glas y la anulación de las nor­mas con­tra el trans­fu­guis­mo pue­den ali­men­tar ines­ta­bi­li­dad lo­cal

La Voz de Galicia (Santiago) - - A Fondo - DO­MIN­GOS SAM­PE­DRO

Quie­nes co­no­cen el ins­tin­to po­lí­ti­co de Pa­chi Váz­quez, que anun­ció su sa­li­da del par­ti­do del que fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral du­ran­te cua­tro años, apar­te de al­cal­de, con­se­llei­ro y dipu­tado au­to­nó­mi­co, es­tán con­ven­ci­dos de que so­lo to­ma una de­ci­sión de es­te ca­la­do para com­ple­tar­la, qui­zás muy pron­to, con otro mo­vi­mien­to. Es lo pro­pio de quien en al­gu­na oca­sión alu­dió a la po­lí­ti­ca co­mo una es­pe­cie de lu­do­pa­tía de la que re­sul­ta di­fí­cil des­en­gan­char­se. El ges­to for­ma par­te del pre­lu­dio de las mu­ni­ci­pa­les de ma­yo y, uni­do a la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal que anu­ló las nor­mas para aco­tar el trans­fu­guis­mo y las mo­cio­nes de cen­su­ra en los con­ce­llos, aña­de to­da­vía más ga­so­li­na a la ines­ta­bi­li­dad y la frag­men­ta­ción po­lí­ti­ca.

La pro­li­fe­ra­ción de can­di­da­tu­ras, jun­to a la dis­per­sión del vo­to, es al­go que ya aflo­ró con la cri­sis y se hi­zo vi­si­ble en las mu­ni­ci­pa­les y en las ge­ne­ra­les del 2015. Es lo que ex­pli­ca que el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sánchez, per­te­nez­ca a un par­ti­do que so­lo tie­ne el 24,2 % de los es­ca­ños o que An­da­lu­cía pue­da in­ves­tir co­mo man­da­ta­rio a Juan Ma­nuel Mo­reno, cu­ya for­ma­ción, el PP, so­lo tie­ne el 23,8 % de los dipu­tados de la Cá­ma­ra, me­nos de la mi­tad del 54 % que suman los po­pu­la­res en el Par­la­men­to gallego.

EL CEN­TRO­DE­RE­CHA Ma­yor com­pe­ten­cia en su es­pa­cio, que es­ta­ba uni­do. Bue­na par­te del éxi­to elec­to­ral que tu­vo el Par­ti­do Po­pu­lar des­de su fun­da­ción fue ope­rar co­mo una fuer­za uni­ta­ria en su es­pa­cio po­lí­ti­co, el cen­tro­de­re­cha. A ni­vel lo­cal, so­lo al­gu­nas can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes o de fuer­zas co­mo Te­rra Ga­le­ga fue­ron ca­pa­ces de cau­sar al­gún ras­gu­ño a la he­ge­mo­nía de los po­pu­la­res, pe­ro eso for­ma par­te del pa­sa­do. Ciu­da­da­nos, que tu­vo un de­but dis­cre­to en las mu­ni­ci­pa­les del 2015, con so­lo el 1,92 % de los vo­tos y 16 con­ce­ja­les en Ga­li­cia, tie­ne me­jo­res pers­pec­ti­vas es­ta vez, so­bre to­do en las ciu­da­des y villas in­ter­me­dias. Y, a ma­yo­res, no se pue­de per­der de vis­ta el fe­nó­meno de Vox, que aflo­ró en las elec­cio­nes an­da­lu­zas con 12 es­ca­ños, y que pa­re­ce dis­pues­to a re­gis­trar can­di­da­tu­ras en al­gu­nas ciu­da­des ga­lle­gas.

EL CEN­TROIZ­QUIER­DA Ga­nar a los pun­tos para ac­ce­der al man­do. En el es­pa­cio del cen­tro iz­quier­da hay tres fuer­zas po­lí­ti­cas que ope­ran en Ga­li­cia, las tres con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria: En Ma­rea, PSOE y BNG, y que en va­rias oca­sio­nes hi­cie­ron el ejer­ci­cio de apar­car sus di­fe­ren­cias para co­la­bo­rar en la in­ves­ti­du­ra de los al­cal­des e in­clu­so en la con­for­ma­ción de go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les. El desafío en es­te es­pa­cio con­sis­te en ga­nar aun­que sea a los pun­tos para ac­ce­der al bas­tón de man­do. Por esa ra­zón, las mu­ni­ci­pa­les son una com­pe­ti­ción en­tre to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas, pe­ro con otra pug­na en pa­ra­le­lo den­tro del ar­co de la iz­quier­da para ver quién lle­ga pri­me­ro. En Pon­te­ve­dra ha­ce tiem­po que la ges­ta la fir­ma el Blo­que, pe­ro en A Co­ru­ña, San­tia­go y Fe­rrol, don­de las ma­reas des­pla­za­ron a los so­cia­lis­tas, es­tá por ver lo que ocu­rre es­ta vez, y si in­clu­so las ma­reas se­rán ca­pa­ces de con­cu­rrir el 26M con una úni­ca can­di­da­tu­ra o si lo ha­rán con va­rias, co­mo ya ocu­rrió en el 2015 en Fe­rrol, en Vigo o en Lu­go.

EL NA­CIO­NA­LIS­MO Una ban­de­ra que es­tá más dis­per­sa. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en unas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas o ge­ne­ra­les, don­de las ideo­lo­gías pue­den te­ner un pe­so ma­yor, es­te com­po­nen­te del vo­to acos­tum­bra a que­dar más di­lui­do en unas mu­ni­ci­pa­les, pues tie­nen ma­yor pro­ta­go­nis­mo la ca­pa­ci­dad de ges­tión o la cer­ca­nía a los ciu­da­da­nos. El BNG es la úni­ca fuer­za de­fi­ni­da ní­ti­da­men­te co­mo na­cio­na­lis­ta, pe­ro mu­chas de las can­di­da­tu­ras ads­cri­tas al con­glo­me­ra­do de En Ma­rea tam­bién jue­gan es­ta ba­za y pue­den re­pre­sen­tar una ame­na­za para la for­ma­ción po­lí­ti­ca de Ana Pon­tón.

LA DIS­PER­SIÓN Ames, el pa­ra­dig­ma de la cre­cien­te frag­men­ta­ción. El mu­ni­ci­pio de Ames, con 31.000 ha­bi­tan­tes, se con­vir­tió ha­ce cua­tro años en la vi­va ima­gen de la frag­men­ta­ción po­lí­ti­ca. Fue­ron re­gis­tra­das sie­te can­di­da­tu­ras para com­pe­tir por la al­cal­día y to­das ellas lo­gra­ron re­pre­sen­ta­ción: PP, PSOE y Ames-No­vo, con cua­tro edi­les ca­da uno; Con­ti­go Pó­de­se y Pac­to por Ames (es­cin­di­dos del PP), con tres edi­les; el BNG, con dos, y Ciu­da­da­nos, con otro. Y el na­ci­mien­to de nue­vos par­ti­dos o can­di­da­tu­ras, sin que aca­ba­ran de ba­jar la per­sia­na los que an­tes ha­bi­ta­ban el eco­sis­te­ma, pue­de aca­bar dan­do mu­chos más ejem­plos co­mo el de Ames. Al fin y al ca­bo, allí se eli­gen 21 con­ce­ja­les y hay más ca­pa­ci­dad de re­par­to, pe­ro en Co­ris­tan­co, don­de son 13 los edi­les a es­co­ger, ya es­tá pre­vis­to a es­tas al­tu­ras del jue­go que con­cu­rran sie­te lis­tas.

EL REAGRUPAMIENTO Ges­tio­nes para que los es­cin­di­dos vuel­van a ca­sa. Los par­ti­dos han to­ma­do no­ta de la cre­cien­te dis­per­sión del vo­to y es­tán to­man­do de­ci­sio­nes, to­da­vía muy tí­mi­das, que apun­tan ha­cia el reagrupamiento para fa­ci­li­tar el re­gre­so a ca­sa de los que an­tes se es­cin­die­ron. El PP ya lle­gó a un arre­glo con Pac­to por Ames y el PS­DEG hi­zo lo pro­pio con los in­de­pen­dien­tes de Vi­mian­zo, don­de es­tá por ver si el al­cal­de, Ma­nuel An­te­lo, es­cin­di­do del BNG, lle­ga a al­gún acuer­do con su an­te­rior for­ma­ción para con­cu­rrir con el apo­yo de sus si­glas.

LA LE­GIS­LA­CIÓN Más alas a la pers­pec­ti­va de las mo­cio­nes de cen­su­ra. Ha­ce un año que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal anu­ló las nor­mas an­ti­trans­fu­guis­mo, que es­ta­ble­cían que los con­ce­ja­les que aban­do­na­sen un par­ti­do para con­ver­tir­se en no ads­cri­tos compu­tasen me­nos que el res­to para ha­cer triun­far una mo­ción de cen­su­ra. En ma­yo del 2019 se vol­ve­rá al modelo an­te­rior, así que en un con­tex­to que pro­me­te ser mu­cho más frac­tu­ra­do ha­brá más fa­ci­li­da­des para re­gis­trar ini­cia­ti­vas di­ri­gi­das a de­rri­bar un al­cal­de o un go­bierno mu­ni­ci­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.