Una sen­ten­cia im­pi­de la adop­ción de dos ni­ños na­ci­dos por ges­ta­ción su­bro­ga­da

Con­si­de­ra que no hay ga­ran­tías de que la madre de al­qui­ler, de Tai­lan­dia, pres­ta­ra su con­sen­ti­mien­to «en libertad»

La Voz de Galicia (Santiago) - - Sociedad -

La ges­ta­ción su­bro­ga­da ha vuel­to a lle­gar a los tri­bu­na­les. En es­te ca­so, la Au­dien­cia de Bar­ce­lo­na ha im­pe­di­do a un hom­bre adop­tar a dos ni­ños de su pa­re­ja, na­ci­dos por ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da en Tai­lan­dia, al en­ten­der que no hay ga­ran­tías de que la madre ges­tan­te pres­ta­ra su con­sen­ti­mien­to «en libertad» y por­que la ley es­pa­ño­la prohí­be re­nun­ciar a un hi­jo an­tes de que naz­ca.

En un au­to, que es fir­me y se pu­bli­có en el mes de oc­tu­bre, la sec­ción 18.ª de la Au­dien­cia de Bar­ce­lo­na con­fir­ma la de­ci­sión de un juez de Pri­me­ra Ins­tan­cia que im­pi­dió al hom­bre adop­tar a los dos hi­jos bio­ló­gi­cos de su pa­re­ja, na­ci­dos en Tai­lan­dia fru­to de un pro­ce­so de re­pro­duc­ción asis­ti­da por ges­ta­ción su­bro­ga­da.

Se­gún ex­pli­ca Ana Mi­ra­mon­tes, del bu­fe­te Án­co­ra Abo­ga­dos, es­pe­cia­li­za­do en ca­sos de es­te ti­po y con ex­pe­rien­cia en Tai­lan­dia, el país es «ex­tre­ma­da­men­te com­pli­ca­do por­que no tie­ne con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les de nin­gún ti­po, so­lo al­guno de pro­tec­ción de los de­re­chos de la in­fan­cia, pe­ro ni si­quie­ra fir­ma­do con mu­cho con­ven­ci­mien­to. Los pro­to­co­los de le­ga­li­za­ción de do­cu­men­ta­ción allí no exis­ten, por lo que le­ga­li­zar cual­quier do­cu­men­ta­ción, ofi­cial o no, es muy di­fí­cil». Aún sin co­no­cer a fon­do có­mo se ha lle­va­do el pro­ce­so, la ex­per­ta con­si­de­ra que en es­te ca­so «hay unos ni­ños que tie­nen cua­tro o cin­co años y que es­tán en el seno de una fa­mi­lia des­de su na­ci­mien­to. Es una uni­dad fa­mi­liar cier­ta y cons­ta­ta­ble a to­dos los efec­tos, y cual­quier de­ci­sión de es­te ti­po no es­tá te­nien­do en cuen­ta el in­te­rés su­pe­rior de esos ni­ños». Con el res­pe­to a las re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les y «sin co­no­cer los en­tre­si­jos», la abogada re­cuer­da que tan­to el Tri­bu­nal Su­pre­mo co­mo el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos hu­ma­nos «in­di­can el ca­mino de que lo que hay que pro­te­ger son siem­pre las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y el in­te­rés su­pe­rior de es­tos ni­ños que es­tán den­tro del seno de es­ta fa­mi­lia. Y de al­gu­na ma­ne­ra pa­re­ce que se han po­di­do vul­ne­rar es­tos prin­ci­pios su­pe­rio­res».

De­trás de to­das las po­lé­mi­cas so­bre ges­ta­ción su­bro­ga­da se es­con­de una ne­ce­si­dad cla­ra de le­gis­la­ción. «Ne­ce­si­ta­mos —afir­ma la ex­per­ta— una nor­ma­ti­va nacional. La Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal de Ju­ris­tas de la Ha­ya tie­ne en es­tu­dio un tex­to in­ter­na­cio­nal para que es­tas cir­cuns­tan­cias no se den, para que los es­ta­dos ten­gan pre­sen­tes de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias y con­di­cio­nes en las que tie­nen que pro­te­ger los de­re­chos de to­das las par­tes que en­tran en es­tos pro­ce­sos».

La realidad, co­mo afir­ma Mi­ra­mon­tes, «es que la ges­ta­ción su­bro­ga­da es­tá aquí, y ha lle­ga­do para que­dar­se». La le­tra­da re­cuer­da que «va a ha­ber mu­chos pro­ce­sos, y, en­ton­ces, no le­gis­lar sig­ni­fi­ca en­con­trar­nos con pro­ble­mas de es­te ti­po y otras si­tua­cio­nes. La le­gis­la­ción, al no ser ta­jan­te y ro­tun­da, per­mi­te que las in­ter­pre­ta­cio­nes sean di­ver­sas y que, a ve­ces, cues­tio­nes de ca­rác­ter for­mal se im­pon­gan a las ne­ce­si­da­des de fon­do de una fa­mi­lia».

Al fi­nal, los ni­ños y sus fa­mi­lias son los gran­des per­ju­di­ca­dos. «Si se mue­re el pa­pá que es­tos dos ni­ños tie­nen re­co­no­ci­do por la ley es­pa­ño­la nos en­con­tra­mos en una si­tua­ción muy com­pli­ca­da para es­tos me­no­res, que se que­dan con un pa­dre de he­cho pe­ro que no lo es de de­re­cho. Es­to es lo que hay que te­ner en cuen­ta de ver­dad».

«La ges­ta­ción su­bro­ga­da ya es­tá aquí y ha lle­ga­do para que­dar­se», di­ce Ana Mi­ra­mon­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.