Ta­na­to­pra­xia y ta­na­toes­té­ti­ca, pro­fe­sio­nes con fu­tu­ro

Los tra­ba­ja­do­res es­pe­cia­li­za­dos en es­tas la­bo­res son ca­da vez más de­man­da­dos en Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Vigo) - Especial1 - - Tendencias - M. V. F. VI­GO

La ta­na­to­pra­xia y la ta­na­toes­té­ti­ca son dos ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les en­cua­dra­das en el sec­tor fu­ne­ra­rio y que es­tán en au­ge en los úl­ti­mos años. Los pro­fe­sio­na­les de­di­ca­dos a ellas son los en­car­ga­dos de que el ca­dá­ver del di­fun­to ten­ga un as­pec­to lo más pa­re­ci­do po­si­ble a có­mo se en­con­tra­ba en vi­da con el fin de mi­ni­mi­zar el im­pac­to de sus se­res que­ri­dos al te­ner que en­fren­tar­se a la pér­di­da.

El ta­na­toes­te­ti­cis­ta es el tra­ba­ja­dor en­car­ga­do de ma­qui­llar y pei­nar a los fa­lle­ci­dos, mien­tras que el ta­na­to­prac­tor tie­ne co­mo co­me­ti­do apli­car técnicas di­ri­gi­das a man­te­ner el cuer­po en buen es­ta­do. Aun­que se tra­ta de técnicas y pro­ce­di­mien­tos di­fe­ren­tes, re­sul­tan en cier­ta me­di­da com­ple­men­ta­rios y es ha­bi­tual que un mis­mo pro­fe­sio­nal se for­me pa­ra po­der ejer­cer am­bas.

En el mo­men­to en que re­ci­ben el cuer­po, el pri­mer pa­so que de­ben dar es de­sin­fec­tar­lo y lim­piar­lo, pa­ra lo que se va­len de pro­duc­tos ger­mi­ci­das, vi­ru­ci­das y bac­te­ri­ci­das. Las cir­cuns­tan­cias del fa­lle­ci­mien­to de­ter­mi­nan el pro­ce­di­mien­to a se­guir en ca­da ca­so, ya que no tie­ne na­da que ver que ha­ya si­do una muer­te vio­len­ta o un ac­ci­den­te de trá­fi­co con un de­ce­so so­bre­ve­ni­do por cau­sas na­tu­ra­les. En fun­ción de eso pue­de ha­ber ne­ce­si­dad de re­cons­truir con lá­tex al­gu­nas zo­nas. A con­ti­nua­ción se vis­te con la ro­pa que ha­ya es­co­gi­do la fa­mi­lia y en el ca­so de los hom­bres, pre­vio afei­ta­do con an­te­rio­ri­dad a ves­tir­le. Tam­bién se pei­na el pe­lo, se pin­tan las uñas y se tra­ta de di­si­mu­lar las oje­ras o mo­ra­to­nes que pue­dan apa­re­cer con los pro­duc­tos in­di­ca­dos.

Por úl­ti­mo, se apli­ca el ma­qui­lla­je, siem­pre con el ob­je­ti­vo de man­te­ner una apa­rien­cia lo más na­tu­ral po­si­ble. Pa­ra que se ase­me­je al má­xi­mo a la que te­nía en vi­da, el pro­fe­sio­nal sue­le dis­po­ner de una fo­to­gra­fía de la per­so­na que le ayu­de en su ta­rea, lo mis­mo que las des­crip­cio­nes y re­co­men­da­cio­nes de la fa­mi­lia de ca­ra a ob­te­ner un re­sul­ta­do sa­tis­fac­to­rio.

Sin for­ma­ción re­gla­da

Ac­tual­men­te no exis­te en Es­pa­ña una for­ma­ción re­gla­da por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción pa­ra ejer­cer es­ta pro­fe­sión, co­mo sí va ocu­rrien­do ya en al­gu­nos paí­ses (muy po­cos, por el mo­men­to). La ma­ne­ra más ha­bi­tual de prepararse es me­dian­te cur­sos pri­va­dos, nor­mal­men­te se­mi­pre­sen­cia­les, que per­mi­ten es­pe­cia­li­zar­se. Aun­que no se re­quie­re una for­ma­ción pre­via re­la­cio­na­da, sí es re­co­men­da­ble dis­po­ner de ella.

En con­cre­to, ayu­da es­pe­cial­men­te te­ner no­cio­nes bá­si­cas de cos­mé­ti­ca y ma­qui­lla­je, ade­más de co­no­cer las técnicas de em­bal­sa­mien­to, res­tau­ra­ción, re­cons­truc­ción y con­ser­va­ción más ade­cua­dos. Pue­de ser im­por­tan­te, asi­mis­mo, te­ner en cuen­ta los dis­tin­tos ri­tos re­li­gio­sos pa­ra po­der res­pe­tar­los a ra­ja­ta­bla en su ca­so, siem­pre en fun­ción de las creen­cias del di­fun­to y su fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.