Jor­ge Drex­ler, el ar­te­sano de las pa­ra­do­jas y la ex­qui­si­tez mu­si­cal

Su vic­to­ria en los Grammy La­ti­nos sir­ve pa­ra sub­ra­yar la ca­li­dad de «Sal­va­vi­das de hie­lo», uno de los me­jo­res dis­cos del pop en cas­te­llano de los úl­ti­mos años

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . EL PERSONAJE - TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

Ya sa­be­mos que la oca­sión, una nue­va edi­ción de los Grammy La­ti­nos, in­vi­ta­ba a re­dac­tar un par­te de gue­rra con ven­ce­do­res y ven­ci­dos. Vic­to­rio­so, el uru­gua­yo Jor­ge Drex­ler. No so­lo se hi­zo con un pre­vi­si­ble gra­mó­fono al Me­jor Can­tau­tor, sino que fue ga­lar­do­na­do tam­bién con las ca­te­go­rías más im­por­tan­tes: Gra­ba­ción del Año y Me­jor Can­ción, por Sal­va­vi­das de hie­lo y Te­le­fo­nía. En el la­do su­pues­ta­men­te de­rro­ta­do se en­cuen­tra el re­gue­tón, po­pu­la­rí­si­mo gé­ne­ro de­nos­ta­do —mu­chas ve­ces por iner­cia, cuan­do no por sim­ple po­se— por los pa­la­da­res su­pues­ta­men­te fi­nos. El año an­te­rior ha­bía arra­sa­do de la mano del Des­pa­ci­to de Luis Fon­si. Es­ta vez el ri­val a ba­tir era J. Bal­vin, el de Mi Gen­te. Y la par­ti­da la ga­nó Drex­ler. Aun­que se­gu­ra­men­te no hu­bie­ra la más mí­ni­ma in­ten­ción de ga­nar na­da.

No, que na­die me­ta al au­tor de Al otro la­do del río en es­tas gue­rras sim­plis­tas (y un tan­to in­fan­ti­les) de mú­si­cas re­fi­na­das con­tra mú­si­cas za­fias. Ha­ce unas se­ma­nas ha­bló en es­ta mis­ma re­vis­ta del re­gue­tón y su con­di­ción de chi­vo ex­pia­to­rio pa­ra la mú­si­ca pop. Tam­bién de su pul­sión se­xual y có­mo es­ta iba a per­vi­vir pe­se a to­do y a to­dos. Y de có­mo con­fia­ba que, po­co a po­co, el gé­ne­ro iría li­brán­do­se del las­tre ma­chis­ta y ho­mó­fo­bo que a ve­ces tie­ne, co­mo han te­ni­do siem­pre los so­ni­dos que pro­vie­nen de la mar­gi­na­li­dad. De he­cho, es­cu­chan­do su úl­ti­mo tra­ba­jo no creo que fue­se muy des­ca­be­lla­do pen­sar que a ese Drex­ler in­quie­to al que le gus­ta Ja­mes Bla­ke le en­can­ta­se un ar­tis­ta tan co­lo­ris­ta, ac­tual e ima­gi­na­ti­vo co­mo J. Bal­vin.

Los tres Grammy La­ti­nos ob­te­ni­dos la se­ma­na pa­sa­da más que pa­ra ba­tir al re­gue­tón, sir­vie­ron pa­ra po­ner nue­va­men­te en el es­ca­pa­ra­te su talento des­ar­man­te y un dis­co so­bre­sa­lien­te. Y eso es al­go muy im­por­tan­te pa­ra el ar­tis­ta. Pe­ro, so­bre to­do, pa­ra los pes­ca­do­res de ma­ra­vi­llas pop que an­dan por ahí con su ca­ña y que to­da­vía no se ha­bían tro­pe­za­do con él.

Ocu­rre en oca­sio­nes, cuan­do un ar­tis­ta lo­gra un éxi­to enor­me. Que­da un po­so in­cons­cien­te de que su me­jor mo­men­to se pro­du­jo ahí. Que la ma­gia se pu­do es­ti­rar unos cuan­tos años más. Pe­ro que na­da vol­ve­rá a ser co­mo an­tes. Drex­ler ga­nó el Ós­car en el año 2005 y lo­gró una ex­po­si­ción me­diá­ti­ca des­co­mu­nal. El gran pú­bli­co lo co­no­ció. Y una par­te de él lo fue acom­pa­ñan­do dis­co a dis­co. Otro, sin em­bar­go, se des­col­gó la can­ción en sus­pen­so en va­rias oca­sio­nes. Tam­bién usa por mo­men­tos el «shhhh» co­mo le­tra. Di­ver­ti­dí­si­ma, su es­cu­cha sor­pren­de y de­ja el oyen­te con una sen­sa­ción: ¡Quie­ro más!

Si­len­cio tie­ne el pun­to elec­tro­acús­ti­co que man­da en el dis­co. Tam­bién el tono cal­mo en la in­ter­pre­ta­ción del au­tor que se con­vier­te en cons­tan­te. Y esas per­cu­sio­nes ima­gi­na­ti­vas que ha­cen per­der la ca­be­za. Siem­pre con la chis­pa que ha­ce que la can­ción se que­de ahí, obli­gan­do a se­guir pa­sean­do por un ál­bum fas­ci­nan­te. El re­co­rri­do em­pie­za en­co­gi­do con has­ta que se abre con ese me­mo­ra­ble es­tri­bi­llo que re­za: «Yo no soy de aquí / pe­ro tú tam­po­co». Reivin­di­ca­ción de la con­di­ción nó­ma­da de la es­pe­cia hu­ma­na en es­tos tiem­pos de mu­ros y ba­rre­ras. Si­gue con una plá­ci­da lec­tu­ra de las bon­da­des de la co­mu­ni­ca­ción ac­tual en Te­le­fo­nía. Ver­sos que bien po­drían can­tar aque­llos Kraft­werk fas­ci­na­dos por el pro­gre­so («ben­di­ta ca­da on­da, ca­da ca­ble/ben­di­ta ra­dia­ción de las an­te­nas») has­ta que el au­tor le me­te co­ra­zón («mien­tras sea tu voz la que me ha­ble co­mo me ha­blas­te un mi­nu­to ape­nas»). Y con un ho­me­na­je a Joa­quín Sa­bi­na en Pon­ga­mos que ha­blo de Mar­tí­nez se da pa­so a los es­ca­lo­fríos.

Sí, por­que en la se­gun­da mi­tad del dis­co exis­ten va­rios mo­men­tos de los gri­tar: «¡So­co­rro!». Uno, Asi­lo jun­to a Mon La­fer­te can­tan­do so­bre el fi­lo de la emoción pu­ra. Dos, gi­ran­do en

bos­sa no­va con Julieta Ve­ne­gas con un

Abra­ca­da­bras que pi­de se­guir pin­tan­do círcu­los sin fin. Y tres, Quimera con Cae­tano Ve­lo­so en el ho­ri­zon­te, que si no es la can­ción más bo­ni­ta del úl­ti­mo lus­tro no le de­be an­dar le­jos. Se im­po­ne ex­pul­sar ai­re. Le­van­tar­se. Po­ner­se a bai­lar con la tin­ti­nean­te Man­da­to. Em­bria­ga­do, el oyen­te se da­rá cuen­ta de que sí, de que Sal­va­vi­das de hie­lo es una jo­ya de esas que con­vie­ne te­ner siem­pre cer­ca. Por­que, sen­ci­lla­men­te, mien­tras sue­na la vi­da se con­vier­te en al­go me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.