LA LOTERÍA HA SALPICADO GA­LI­CIA DE NE­GO­CIOS

Ma­ría Blan­co y An­to­nio Ma­se­da, a los que la suer­te son­rió en 1986 y en el 2002 por Na­vi­dad, usa­ron el pre­mio pa­ra em­pren­der Pue­de que al­gu­nos afor­tu­na­dos de Vi­lal­ba to­men ejem­plo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Ce­drón

Los 520 mi­llo­nes del Gor­do que ca­ye­ron en Vi­lal­ba son una gran opor­tu­ni­dad. Pre­mios an­te­rio­res de la lotería aca­ba­ron con­ver­ti­dos en pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les.

«Tróu­xo­nos ne­go­cio. Deu­nos pa­ra ta­par bu­ra­tos, com­prar vi­ven­da, co­che, pa­ra a ca­ra­va­na dos chu­rros...»

«Pu­xen a fun­cio­nar tres mo­ble­rías e en­tre to­dos os ne­go­cios che­ga­mos a tra­ba­llar 26 per­soas»

Jo­sé An­to­nio Tei­ji­do es pa­rri­lle­ro en la pa­rri­lla­da Me­ren­de­ro, en Vi­la­res (Gui­ti­riz). El jue­ves fue a tra­ba­jar. Me­nos de una se­ma­na an­tes se ha­bía con­ver­ti­do en uno de los ve­ci­nos del con­ce­llo lu­cen­se de Vi­lal­ba a los que to­có la tor­men­ta de 520 mi­llo­nes que la for­tu­na em­pu­jó ha­cia su pue­blo des­pués de que uno de los ni­ños de San Il­de­fon­so can­ta­ra el «¡71198!» mien­tras su pa­re­ja de sor­teo le res­pon­día con un «¡cua­tro mi­llo­nes de eu­ros!». Jo­sé An­to­nio es aho­ra, con­tan­do en pe­se­tas, más que mi­llo­na­rio. Pe­ro co­mo di­ce, «aín­da non co­brei». Por eso, va a tra­ba­jar y, co­mo mu­cho, pue­de que com­pre un pi­so. Pa­ra in­de­pen­di­zar­se. Y aun­que to­da­vía es pron­to pa­ra sa­ber qué ha­rán los pre­mia­dos con el di­ne­ro, el al­cal­de y la aso­cia­ción de em­pre­sa­rios del mu­ni­ci­pio han co­men­za­do a bus­car fór­mu­las pa­ra que las se­mi­llas plan­ta­das el pa­sa­do día 22 por la for­tu­na flo­rez­can en su con­ce­llo y más de uno pue­da de­cir aque­llo de que la lotería le pu­so un ne­go­cio.

Al­go pa­re­ci­do fue lo que res­pon­dió ha­ce ya años Ma­ría Blan­co a la pro­pie­ta­ria de la ad­mi­nis­tra­ción de lo­te­rías La Fa­vo­ri­ta, de A Co­ru­ña, cuan­do es­ta se la en­con­tró en una fe­ria. Ma­ría des­pa­cha­ba chu­rros en una ca­ra­va­na —aho­ra le lla­ma­rían una food truck — que, ca­sual­men­te, se lla­ma­ba igual que su lo­cal de lo­te­rías. Cuan­do aca­bó de com­prar le pre­gun­tó por qué el ne­go­cio te­nía aquel nom­bre. Ma­ría le res­pon­dió que ha­bía bau­ti­za­do de ese mo­do su ne­go­cio por­que aque­lla ca­ra­va­na la ha­bía com­pra­do gra­cias a que en el año 1986 le ha­bía to­ca­do el se­gun­do pre­mio de la lotería de Na­vi­dad.

Fue el 56320, el mis­mo nú­me­ro que ha­bía de­ja­do tam­bién en la re­fi­ne­ría Em­pre­trol, de A Co­ru­ña, una llu­via de 7.000 mi­llo­nes de pe­se­tas (más de 42 mi­llo­nes de eu­ros). Ha­bía sa­li­do de la ad­mi­nis­tra­ción La Fa­vo­ri­ta, la mis­ma en la que Ma­ría ha­bía com­pra­do se­ries pa­ra ha­cer par­ti­ci­pa­cio­nes pa­ra su bar. Aun­que es de Val­ga, re­cuer­da que «da­que­la ti­ña un es­ta­ble­ce­men­to en Ade­lai­da Mu­ro, en A Co­ru­ña, e com­prei a lotería pa­ra fa­cer par­ti­ci­pa­cións. E to­cou. E tróu­xo­nos ne­go­cio, cla­ro. A mín e ao meu ir­mán por­que re­par­tín con el». La fa­mi­lia de es­ta mu­jer es­tá muy uni­da. Nun­ca han de­ja­do de es­tar­lo. An­tes de que la for­tu­na ma­te­rial les son­rie­ra te­nían ne­go­cios. Pul­pe­ría, chu­rros, ros­qui­llas... pe­ro aquel pre­mio los ayu­dó a dar un pa­so más. «Deu­nos pa­ra ta­par bu­ra­tos, pa­ra un pi­so, pa­ra com­prar co­che, pa­ra a ca­ra­va­na pa­ra ir po­las fes­tas cos chu­rros... Por­que deu­se a ca­sua­li­da­de de que me en­te­rei de que o dono do bar non ía re­no­var­nos o alu­guer por­que que­ría ven­der o edi­fi­cio. E de fei­to ago­ra no lu­gar no que es­ta­ba a ca­sa cons­truí­ron vi­ven­das no­vas. En­tón foi can­do pen­sei na ca­ra­va­na e aos tres ou ca­tro me­ses dei­xei o bar», apun­ta es­ta mu­jer que aho­ra ha vuel­to a Val­ga. La lotería no la re­ti­ró de tra­ba­jar. Al con­tra­rio, la ayu­dó a im­pul­sar su ne­go­cio. Más de trein­ta años des­pués, los chu­rros de La Fa­vo­ri­ta aún con­ti­núan vién­do­se en las fe­rias.

No fue la úni­ca que, en lu­gar de to­már­se­lo con más cal­ma, op­tó por ex­pan­dir su ne­go­cio. An­to­nio Ma­se­da, pro­pie­ta­rio del ho­tel y res­tau­ran­te O Cas­te­lo, en San Ci­brao, ayun­ta­mien­to lu­cen­se de Cer­vo, lle­va en la san­gre eso de em­pren­der. ¿Qué otra co­sa po­dría ha­ber he­cho en­ton­ces con el di­ne­ro que le de­jó el ter­cer pre­mio del sor­teo de Na­vi­dad del 2002?

Aún tie­ne aún en­mar­ca­do el nú­me­ro: el 31203. «De­jó 8.020.000 de pe­se­tas por dé­ci­mo (más de 48.000 eu­ros)», re­cuer­da. En la zo­na llo­vie­ron un to­tal de 16,8 mi­llo­nes de eu­ros. An­to­nio te­nía va­rias par­ti­ci­pa­cio­nes. No di­ce cuán­tas, pe­ro le die­ron pa­ra con­ti­nuar in­vir­tien­do. No pu­so to­dos los hue­vos en el mis­mo ces­to. Sa­be bien que no hay que ha­cer­lo. «Com­prei un lo­cal de 670 me­tros ca­dra­dos en Ri­ba­deo e da a tres rúas. Mon­tei un­ha mo­ble­ría aí. Ou­tra en Or­ti­guei­ra e un­ha ter­cei­ra en Xo­ve, on­de mer­quei ou­tro lo­cal de 650 me­tros», cuen­ta.

Lo su­yo era la hos­te­le­ría. Lle­va tra­ba­jan­do en el sec­tor des­de ha­ce más de cin­cuen­ta años, pe­ro los mue­bles no se le die­ron mal. «Pú­xe­nas a fun­cio­nar e che­guei a ter tra­ba­llan­do en­tre tó­do­los ne­go­cios a un­has 26 per­soas», apun­ta. Por­que lo que hi­zo con su pre­mio fue re­par­tir suer­te trans­for­ma­da en pues­tos de tra­ba­jo. Pa­ra él, esa es la me­jor lotería por­que, co­mo di­ce, «o que non pon, non qui­ta». Hay que in­ver­tir, pe­ro con ca­be­za, «nal­go que sai­bas e que che ase­gu­re un­ha boa xu­bi­la­ción». Sus mue­ble­rías fue­ron bien «ata o 2010», cuan­do lle­gó a A Ma­ri­ña la on­da de la de­ba­cle eco­nó­mi­ca glo­bal, co­mo el co­le­ta­zo de un hu­ra­cán. «No 2011 pe­chei a de Or­ti­guei­ra e as ou­tras dúas aí es­tán man­tén­do­se», di­ce.

PRE­MIO PLA­TO DE ORO

Cuan­do las abrió te­nía 50 años. ¿Qué ha­ría aho­ra des­pués de sa­ber to­do lo que sa­be? «Es­tou con­ten­to por­que go­zo moi­to dos ne­go­cios, gús­ta­me ser em­pren­de­dor. Es­tou moi or­gu­llo­so por­que o día 12 des­te mes dé­ro­nos o Pre­mio Na­cio­nal de Gas­tro­no­mía Pla­to de Oro a un­ha tra­xec­to­ria de moi­tos anos de tra­ba­llo no res­tau­ran­te. O que fa­ría se­ría con­ti­nuar co ne­go­cio, pe­ro ta­mén vi­vir. Por­que aos au­tó­no­mos e á me­dia­na em­pre­sa má­tan­te a im­pos­tos», res­pon­de. La vi­da le ha en­se­ña­do mu­cho des­de en­ton­ces. «Me­llo­ra­ría o ne­go­cio fa­mi­liar pa­ra que lles que­da­ra pa­ra os fi­llos e des­pois fa­ría­me con al­gún bai­xo nun­ha zo­na boa pa­ra que che que­da­ra un­ha ren­da pa­ra a xu­bi­la­ción». Y da un con­se­jo: «Hai que sa­ber moi ben on­de se me­te un por­que moi­tos dos que pen­sas que son ami­gos en­gá­nan­te». Va pa­ra los afor­tu­na­dos de Vi­lal­ba y pa­ra to­dos los que co­jan a la suer­te de la mano. Pe­ro una pa­la­bra bas­ta: «Sen­ti­di­ño».

| MÓ­NI­CA IRAGO, PEPA LOSADA

Un gol­pe de suer­te que apro­ve­cha­ron. En la foto su­pe­rior Ma­ría Blan­co y su her­mano jun­to a la ca­ra­va­na en la que ha­cen los chu­rros en las fe­rias. Aba­jo, An­to­nio Ma­se­da po­sa en la re­cep­ción de su ho­tel en­tre una de las par­ti­ci­pa­cio­nes en­mar­ca­da y el...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.