El fin del geo­blo­queo di­gi­tal: en­tre el mi­to y la reali­dad

La UE quie­re le­van­tar las ba­rre­ras a las com­pras trans­fron­te­ri­zas «on­li­ne» an­tes de las pró­xi­mas Na­vi­da­des Pla­ta­for­mas co­mo Net­flix se­gui­rán so­me­ti­das a res­tric­cio­nes por los de­re­chos de au­tor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Cris­ti­na Por­tei­ro

Tar­je­tas de cré­di­to que pa­re­cen no fun­cio­nar, pa­gos anu­la­dos, re­di­rec­cio­na­mien­to a otras webs no so­li­ci­ta­das o com­pras frus­tra­das. Son al­gu­nos de los in­con­ve­nien­tes con los que nos en­con­tra­mos los con­su­mi­do­res cuan­do tra­ta­mos de ha­cer com­pras on­li­ne trans­fron­te­ri­zas. La cul­pa la tie­ne el de­no­mi­na­do geo­blo­queo, una prác­ti­ca «in­jus­ti­fi­ca­ble» que Bru­se­las pro­pu­so erra­di­car el 25 de ma­yo del 2016. La Eu­ro­cá­ma­ra se su­mó a la cru­za­da el pa­sa­do 6 de fe­bre­ro. La UE quie­re le­van­tar to­das las ba­rre­ras a los usua­rios an­tes de la pró­xi­ma cam­pa­ña de Na­vi­dad, pa­ra que los eu­ro­peos, Pa­pá Noel y los Re­yes Ma­gos pue­dan ha­cer sus com­pras por In­ter­net sin su­frir res­tric­cio­nes de ac­ce­so geo­grá­fi­co.

Se­gún los cálcu­los de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el co­mer­cio on­li­ne en Eu­ro­pa al­can­za los 230.000 mi­llo­nes de eu­ros. Y eso sin con­tar que dos de ca­da tres ope­ra­cio­nes de com­pra trans­fron­te­ri­za fa­llan. El 65% de los usua­rios com­pran por In­ter­net, pe­ro so­lo el 16 % de las py­mes ven­den en la red. Fue­ra de su país de ori­gen, el 7,5 % de ellas acep­tan transac­cio­nes. «Hay de­ma­sia­do po­ten­cial co­mo pa­ra des­per­di­ciar­lo», ase­gu­ran fuen­tes de la ins­ti­tu­ción. La Eu­ro­cá­ma­ra coin­ci­de en que el geo­blo­queo es­tá de­ma­sia­do ex­ten­di­do, es­pe­cial­men­te en paí­ses co­mo Es­pa­ña (67 % de los por­ta­les), Fran­cia (81 %), Reino Uni­do (83 %), Di­na­mar­ca (86 %) y Re­pú­bli­ca Che­ca (87 %). El pri­mer pa­so pa­ra po­ner­le fin lo die­ron los eu­ro­dipu­tados la semana pa­sa­da al prohi­bir es­te ti­po de prác­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias. Se aca­bó lo de lo­ca­li­zar la IP del or­de­na­dor, el có­di­go pos­tal del comprador o el país de ex­pe­di­ción de su tar­je­ta de cré­di­to an­tes de aña­dir­le re­car­gos, de­ne­gar­le la com­pra o re­di­rec­cio­nar­le a otra pá­gi­na don­de las con­di­cio­nes del ser­vi­cio cam­bian. To­dos los eu­ro­peos ten­drán de­re­cho a com­prar elec­tro­do­més­ti­cos, en­tra­das de tea­tro, soft­wa­re, cos­mé­ti­cos o ro­pa con las mis­mas re­glas de jue­go.

OBSTÁCULOS EM­PRE­SA­RIA­LES

La Alian­za Eu­ro­pea de Pe­que­ñas Em­pre­sas (ESBA), E-com­mer­ce Eu­ro­pe y la Aso­cia­ción de Cá­ma­ras de Co­mer­cio eu­ro­peas coin­ci­den en que le­van­tar el blo­queo geo­grá­fi­co es un pa­so ade­lan­te, pe­ro se que­jan de la car­ga bu­ro­crá­ti­ca que ten­drán que asu­mir si no se ra­cio­na­li­za el sis­te­ma de IVA trans­fron­te­ri­zo y se ali­nean los re­gí­me­nes na­cio­na­les de pro­tec­ción del con­su­mi­dor. Esos son los dos gran­des obstáculos que en­cuen­tran los co­mer­cian­tes a la ho­ra de ofre­cer sus ser­vi­cios en to­dos los paí­ses del mer­ca­do úni­co, que si­gue enor­me­men­te frag­men­ta­do. El Par­la­men­to Eu­ro­peo (PE) asegura que en torno al 27 % de los con­su­mi­do­res es­tán preo­cu­pa­dos por los al­tos cos­tes de en­vío. Un 24 % por el cos­te de las de­vo­lu­cio­nes y el 23 % por unos pe­río­dos de es­pe­ra del pro­duc­to de­ma­sia­do lar­gos cuan­do com­pran a otro país de la UE a tra­vés de In­ter­net. Las ba­rre­ras em­pre­sa­ria­les y la des­con­fian­za del con­su­mi­dor si­guen sien­do dos gran­des fre­nos pa­ra la ple­na in­te­gra­ción del mer­ca­do di­gi­tal. Con es­te es­ce­na­rio, el fin del geo­blo­queo po­dría ge­ne­rar 630 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les en el co­mer­cio, se­gún es­ti­ma­cio­nes de Bru­se­las. Ade­más su­pon­dría una re­duc­ción de un 1 % en el pre­cio me­dio de los pro­duc­tos on­li­ne y en torno al 0,5 % pa­ra off li­ne. ¿Aca­ba­rían per­dien­do los pro­duc­to­res? No. «Sus be­ne­fi­cios po­drían au­men­tar un 1,4 %», sos­tie­ne la Co­mi­sión Eu­ro­pea. La ecua­ción es sim­ple: si le­van­tas ba­rre­ras, atraes a más con­su­mi­do­res. El be­ne­fi­cio supera el cos­te apa­re­ja­do a las car­gas bu­ro­crá­ti­cas.

DE­MA­SIA­DO BONITO PA­RA SER VER­DAD

To­das las his­to­rias tie­nen lu­ces y som­bras. Y es­ta no es una ex­cep­ción. Al in­ten­tar le­van­tar el geo­blo­queo a cier­tos con­te­ni­dos di­gi­ta­les y au­dio­vi­sua­les, la UE ha tro­pe­za­do de bru­ces con las nor­mas de copy­right te­rri­to­rial. Ca­da

país miem­bro de­be ga­ran­ti­zar la pro­tec­ción de los de­re­chos de au­tor de una pro­duc­ción en su te­rri­to­rio. Es­to sig­ni­fi­ca que la re­trans­mi­sión de par­ti­dos de fút­bol, por ejem­plo, se­gui­rá su­je­ta a de­re­chos ex­clu­si­vos de ex­plo­ta­ción. So­lo los ope­ra­do­res de cier­tos paí­ses po­drán emi­tir­los si los ad­quie­ren. Lo mis­mo pa­sa con los vi­deo­jue­gos, las se­ries de pla­ta­for­mas co­mo Net­flix o la música de aplicaciones co­mo Spo­tify. To­dos se­gui­rán fun­cio­nan­do ba­jo el pa­ra­guas del geo­blo­queo.

La Eu­ro­cá­ma­ra y la Co­mi­sión Eu­ro­pea se han con­ce­di­do dos años pa­ra es­tu­diar si re­ti­ran esa ex­cep­cio­na­li­dad pa­ra es­te ti­po de pro­duc­tos. La Di­rec­ti­va de por­ta­bi­li­dad y la de de­re­chos de au­tor ca­mi­nan en esa di­rec­ción, pe­ro los Es­ta­dos miem­bro las es­tán pa­ra­li­zan­do en el Con­se­jo.

¿POR QUÉ LAS PRO­DUC­TO­RAS AU­DIO­VI­SUA­LES NO QUIE­REN LE­VAN­TAR EL GEO­BLO­QUEO?

El sec­tor quie­re es­ca­par de las ga­rras re­gu­la­to­rias de la UE. Pa­ra con­se­guir­lo, re­pre­sen­tan­tes de la in­dus­tria pre­sen­ta­ron un in­for­me de la con­sul­to­ra Oxe­ra en el que se asegura que el le­van­ta­mien­to del blo­queo geo­grá­fi­co pro­vo­ca­ría pér­di­das de be­ne­fi­cio pa­ra los pro­duc­to­res que al­can­za­rían los 8.200 mi­llo­nes de eu­ros anua­les a cor­to pla­zo y 3.600 mi­llo­nes en un ho­ri­zon­te más le­jano. Ese re­cor­te aca­ba­ría afec­tan­do a to­da la ca­de­na has­ta lle­gar al con­su­mi­dor, que ve­ría re­du­ci­da la pro­duc­ción de con­te­ni­dos en un 48 % o un 35 % en el me­jor de los ca­sos. Me­nos se­ries, me­nos música y me­nos de­por­tes re­trans­mi­ti­dos. Los pre­cios tam­bién su­fri­rían pre­sio­nes al­cis­tas pa­ra com­pen­sar la re­duc­ción de los már­ge­nes de be­ne­fi­cio, ase­gu­ran. Otro es­tu­dio del 2016 en­car­ga­do por la Coa­li­ción de Pro­pie­ta­rios de De­re­chos De­por­ti­vos a la con­sul­to­ra Analysys Mason sos­tie­ne que for­zar el ac­ce­so trans­fron­te­ri­zo a es­tos con­te­ni­dos y aca­bar con la ex­clu­si­vi­dad «po­dría lle­var a con­se­cuen­cias im­pre­vis­tas con re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos en la ca­li­dad, el pre­cio y la di­ver­si­dad de los con­te­ni­dos de­por­ti­vos au­dio­vi­sua­les dis­po­ni­bles pa­ra los con­su­mi­do­res de la UE».

Bru­se­las no opi­na lo mis­mo. Los ser­vi­cios de la Co­mi­sión Eu­ro­pea han eva­lua­do el im­pac­to po­ten­cial que pue­de aca­rrear el fin del geo­blo­queo en el au­dio­vi­sual y las cuen­tas le sa­len en ver­de. «He­mos iden­ti­fi­ca­do una opor­tu­ni­dad de au­men­tar be­ne­fi­cios en una me­dia de 378 mi­llo­nes de eu­ros al año en la UE», sos­tie­ne uno de sus in­for­mes. El volumen de su­pe­rá­vit po­dría al­can­zar un te­cho de 945 mi­llo­nes de eu­ros y nun­ca ba­jar de los 189. ¿Por qué? Los con­su­mi­do­res es­ta­rían dis­pues­tos a gas­tar más y pi­ra­tear me­nos. «Pue­de re­du­cir los in­cen­ti­vos pa­ra pi­ra­tear con­te­ni­dos», de­fien­de la ins­ti­tu­ción. Las es­ta­dís­ti­cas le dan la ra­zón. Los eu­ro­peos es­ta­mos dis­pues­tos a pa­gar sus­crip­cio­nes o des­car­gas le­ga­les siem­pre que ha­ya una pla­ta­for­ma que nos ofrez­ca un ca­tá­lo­go am­plio de ofer­tas. Des­de el 2012, la pi­ra­te­ría en la in­dus­tria mu­si­cal ha caí­do del 35 % a me­nos del 10 % en el 2018. La mis­ma ten­den­cia se ob­ser­va pa­ra el con­su­mo de ví­deos, vi­deo­jue­gos y soft­wa­re. So­lo hay una ex­cep­ción: los li­bros elec­tró­ni­cos.

Los eu­ro­peos es­tán dis­pues­tos a gas­tar más y pi­ra­tear me­nos si la pla­ta­for­ma ofre­ce un ca­tá­lo­go am­plio

ILUSTRACIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.