2017, UN BUEN AÑO PA­RA GA­LI­CIA, CON ASIG­NA­TU­RAS PEN­DIEN­TES

El 2017 fue un buen año en lo eco­nó­mi­co, aun­que Ga­li­cia de­be di­na­mi­zar su mer­ca­do in­terno y el la­bo­ral. El ca­te­drá­ti­co de Es­truc­tu­ra Eco­nó­mi­ca Ju­lio Se­quei­ros ana­li­za las gran­des mag­ni­tu­des del ejer­ci­cio.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ju­lio G. Se­quei­ros JU­LIO G. SE­QUEI­ROS ES ca­te­drá­ti­co de Es­truc­tu­ra Eco­nó­mi­ca de la UdC

A prin­ci­pios de es­te mes de mar­zo, tan­to el INE es­pa­ñol co­mo el IGE ga­lle­go pu­bli­ca­ron los da­tos pro­vi­sio­na­les so­bre la evo­lu­ción del PIB en el cuar­to tri­mes­tre del 2017 y, en con­se­cuen­cia, pa­ra el ejer­ci­cio del 2017 en su con­jun­to. En el com­por­ta­mien­to eco­nó­mi­co de es­tos dos es­pa­cios hay di­fe­ren­cias re­le­van­tes, tan­to en­tre ellos mis­mos, co­mo de ca­da uno en par­ti­cu­lar fren­te a su eta­pa in­me­dia­ta­men­te an­te­rior. An­tes de en­trar en es­te aná­li­sis, qui­sie­ra co­men­tar al­go. El 5 de ma­yo de 1850, el Sr. Martin Na­daud —de pro­fe­sión al­ba­ñil, ma­són y dipu­tado en la Asam­blea Na­cio­nal Fran­ce­sa— fi­na­li­za su in­ter­ven­ción par­la­men­ta­ria con una fra­se que se ha he­cho cé­le­bre: «Vous le sa­vez, à Pa­ris, lors­que le bâ­ti­ment (la cons­truc­ción) va, tout pro­fi­te de son ac­ti­vi­té». El con­cep­to que en­cie­rra es­ta afir­ma­ción se ha sin­te­ti­za­do más tar­de en la eco­no­mía po­lí­ti­ca co­mo «quand le bâ­ti­ment va, tout va». Cuan­do la cons­truc­ción cre­ce, to­do cre­ce.

Es­ta anéc­do­ta vie­ne a cuen­to de lo que es­tá ocu­rrien­do en la eco­no­mía es­pa­ño­la. No es na­da nue­vo. El pe­río­do de ex­pan­sión que abar­ca des­de 1993 al 2008 (quin­ce años con­se­cu­ti­vos de cre­ci­mien­to por en­ci­ma del 4 % anual) es­tu­vie­ron ali­men­ta­dos por un desa­rro­llo ex­tra­or­di­na­rio del sec­tor de la cons­truc­ción que, co­mo des­gra­cia­da­men­te sa­be­mos to­dos, de­ge­ne­ró en una bur­bu­ja gi­gan­tes­ca y en la cri­sis más de­vas­ta­do­ra que ha so­por­ta­do la eco­no­mía es­pa­ño­la des­de 1940. Pe­ro, co­mo ya nos ad­ver­tía el Sr. Na­daud, el sec­tor de la cons­truc­ción vuel­ve a apa­re­cer tam­bién en es­ta fa­se de re­cu­pe­ra­ción de la cri­sis. No po­día ser de otra for­ma.

El cua­dro ad­jun­to re­co­ge la pro­duc­ción de Es­pa­ña y Ga­li­cia en el 2016 y en el 2017, a pre­cios del 2016. Co­mo ahí fi­gu­ra, la eco­no­mía ga­lle­ga y la es­pa­ño­la cre­cie­ron prác­ti­ca­men­te lo mis­mo, un 3,1 %. Pe­ro es­ta si­mi­li­tud no nos de­be ocul­tar di­fe­ren­cias im­por­tan­tes en­tre es­tas dos eco­no­mías, di­fe­ren­cias que afec­tan tan­to a la pro­duc­ción (su ori­gen y su des­tino) co­mo al em­pleo. Va­ya­mos por par­tes.

En pri­mer lu­gar, hay que se­ña­lar que el cre­ci­mien­to es­pa­ñol en el 2017 se ori­gi­na, bá­si­ca­men­te, en el mer­ca­do ex­te­rior, tal y co­mo ha ve­ni­do su­ce­dien­do en es­tos úl­ti­mos ejer­ci­cios. Lo no­ve­do­so del 2017 es que el mer­ca­do in­te­rior es­pa­ñol em­pie­za a em­pu­jar con fuer­za, so­bre to­do a tra­vés de una in­ver­sión que ha cre­ci­do un 5,5 %, mien­tras el con­su­mo lo ha­ce so­la­men­te un 2,2 %. El cre­ci­mien­to de la in­ver­sión a ese rit­mo es al­go que no co­no­cía­mos des­de prin­ci­pios de los 2000, y es una ga­ran­tía de la crea­ción de em­pleo en los pró­xi­mos ejer­ci­cios. En es­te cre­ci­mien­to de la in­ver­sión, el pa­pel del sec­tor de la cons­truc­ción ha si­do de­ter­mi­nan­te, cre­cien­do un 4,9 %, muy por en­ci­ma de la me­dia na­cio­nal.

RETARDO APRE­CIA­BLE

Ga­li­cia es­tá sa­lien­do de la cri­sis con un retardo muy apre­cia­ble fren­te a la eco­no­mía es­pa­ño­la. La apor­ta­ción de la de­man­da in­ter­na al cre­ci­mien­to es mu­cho más re­du­ci­da que en Es­pa­ña y, por lo tan­to, la apor­ta­ción del sec­tor ex­te­rior mu­cho ma­yor: sin el sec­tor ex­te­rior, Ga­li­cia hu­bie­ra cre­ci­do un 1,8 y Es­pa­ña un 2,9 %. Con el sec­tor ex­te­rior, los dos es­pa­cios cre­cie­ron lo mis­mo: un 3,1 %. Es­ta de­pen­den­cia del sec­tor ex­te­rior no po­de­mos ver­la co­mo al­go ne­ga­ti­vo, no tie­ne por qué ser­lo. Ga­li­cia es una eco­no­mía muy pe­que­ña (5,25 % del PIB es­pa­ñol y 5,55 del em­pleo) y su aper­tu­ra al ex­te­rior tie­ne que ser más in­ten­sa. De to­das for­mas, lla­ma la aten­ción que, mien­tras el con­su­mo cre­ce en Es­pa­ña al 2,2 %, lo ha­ga en Ga­li­cia al 1,5. Y con la in­ver­sión lo mis­mo: un 5,5 % en Es­pa­ña y un 3,2 en Ga­li­cia. Las di­fe­ren­cias son real­men­te no­ta­bles.

La Con­ta­bi­li­dad Na­cio­nal re­ve­la una si­tua­ción un tan­to pe­cu­liar. Mien­tras el em­pleo cre­ce un 2,8 % (ca­si me­dio mi­llón de ocu­pa­dos más), el con­su­mo lo ha­ce al 2,2 y en Ga­li­cia to­da­vía más cla­ro: el em­pleo se ele­va un 1,8 % y el con­su­mo se que­da en el 1,5. En pri­mer lu­gar, hay que se­ña­lar que el con­su­mo en Es­pa­ña aún no re­co­bró los ni­ve­les má­xi­mos de an­tes de la cri­sis (2007), cuan­do el cré­di­to ban­ca­rio fi­nan­cia­ba una par­te im­por­tan­te de las com­pras de las fa­mi­lias. Esos tiem­pos no vol­ve­rán. En el 2017 las fa­mi­lias si­guen ade­lan­te con el pro­ce­so de des­en­deu­da­mien­to, los sa­la­rios de esos nue­vos em­pleos no son los de diez años an­tes y la pre­sión fis­cal tam­po­co. Al rit­mo que va­mos, re­cu­pe­ra­re­mos el con­su­mo del 2007 en el 2020, cuan­do ya ten­ga­mos 1,5 mi­llo­nes de ocu­pa­dos más.

Otro ele­men­to que re­ve­lan es­tos da­tos es la con­so­li­da­ción, en Ga­li­cia, de una agri­cul­tu­ra eu­ro­pea y mo­der­na. Con 70.000 ocu­pa­dos en el sec­tor, los agri­cul­to­res ga­lle­gos (que no cam­pe­si­nos) al­can­zan ya una pro­duc­ti­vi­dad por pues­to de tra­ba­jo que es li­ge­ra­men­te su­pe­rior a la me­dia de la agri­cul­tu­ra es­pa­ño­la. Es­ta si­tua­ción, que se vie­ne ob­ser­van­do des­de ha­ce ya al­gu­nos años, obli­ga a una re­lec­tu­ra a fon­do de la eco­no­mía ga­lle­ga, aban­do­nan­do tó­pi­cos asil­ves­tra­dos y pre­jui­cios tras­no­cha­dos. No so­lo se mo­der­ni­zó el sec­tor de la con­fec­ción. Lo hi­zo to­da la eco­no­mía en su con­jun­to.

En otro or­den de co­sas, se­ña­lar que más de la mi­tad del cre­ci­mien­to es­pa­ñol en el 2017 se ori­gi­nó en el sec­tor ser­vi­cios, bá­si­ca­men­te co­mer­cio, trans­por­te, hos­te­le­ría y en ser­vi­cios li­ga­dos a ac­ti­vi­da­des in­mo­bi­lia­rias. Sin em­bar­go, y a pe­sar de ser el sec­tor más im­por­tan­te, la ta­sa de cre­ci­mien­to del sec­tor ser­vi­cios (2,6) ha si­do in­fe­rior a la del sec­tor de la cons­truc­ción (4,9) o a la del sec­tor in­dus­trial (3,7). Es­to tam­bién es nue­vo fren­te a ejer­ci­cios an­te­rio­res. El sec­tor de la cons­truc­ción ini­cia otra vez su des­pe­gue, sien­do la pro­duc­ción que más cre­ce en el ejer­ci­cio. Es­te di­na­mis­mo del mer­ca­do in­te­rior es mu­cho más dé­bil en Ga­li­cia: los ser­vi­cios si­guen aca­pa­ran­do un pro­ta­go­nis­mo muy se­me­jan­te al que te­nían en Es­pa­ña ha­ce al­gu­nos años, mien­tras la in­dus­tria y la cons­truc­ción aún no han re­ci­bi­do el im­pul­so que ya se pue­de cer­ti­fi­car en Es­pa­ña.

MER­CA­DO LA­BO­RAL

Por úl­ti­mo, se­ña­lar que la eco­no­mía es­pa­ño­la ge­ne­ró en el 2017 ca­si me­dio mi­llón de em­pleos nue­vos, bá­si­ca­men­te en el sec­tor ser­vi­cios. Aho­ra bien, co­mo en los ca­sos an­te­rio­res, el em­pleo cre­ce más de­pri­sa en la cons­truc­ción o en la in­dus­tria que en los ser­vi­cios. De ese ca­si me­dio mi­llón de em­pleos nue­vos, so­la­men­te 18.000 se han crea­do en Ga­li­cia, un exi­guo 3,6 %. A mi en­ten­der, el pro­ble­ma de­mo­grá­fi­co de Ga­li­cia es, bá­si­ca­men­te, el pro­ble­ma que sig­ni­fi­ca la dé­bil crea­ción de em­pleo de la eco­no­mía ga­lle­ga. Y des­de ha­ce ya dé­ca­das.

En de­fi­ni­ti­va y re­su­mien­do, Es­pa­ña si­gue en la sen­da de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y, a es­tas al­tu­ras del pro­ce­so, el mer­ca­do in­te­rior tam­bién es­tá em­pe­zan­do a re­co­brar su di­na­mis­mo, bá­si­ca­men­te a tra­vés de la in­ver­sión y la pu­jan­za de la cons­truc­ción, las dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da. Bue­nos días, Sr. Na­daud.

La dé­bil crea­ción de em­pleo en Ga­li­cia es­tá de­trás del de­te­rio­ro de la cri­sis de­mo­grá­fi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.