CO­MI­SIO­NES DE DE­VO­LU­CIÓN BAN­CA­RIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

Es ha­bi­tual que las em­pre­sas pa­ra fi­nan­ciar­se sus­cri­ban con las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras con­tra­tos de des­cuen­to ban­ca­rio, en cu­ya vir­tud la en­ti­dad se obli­ga a an­ti­ci­par el im­por­te de un cré­di­to de ven­ci­mien­to fu­tu­ro, me­dian­te su abono con deducción de una can­ti­dad o des­cuen­to (pro­por­cio­nal al tiempo res­tan­te pa­ra el ven­ci­mien­to y al ries­go del cré­di­to), y la so­cie­dad des­con­ta­ta­ria se obli­ga a enaje­nar a fa­vor de la en­ti­dad di­cho cré­di­to y, en ca­so de im­pa­go, a res­ti­tuir­lo.

Los cré­di­tos que sue­len des­con­tar las em­pre­sas son los ins­tru­men­ta­dos en che­ques, pa­ga­rés, letras, e in­clu­so re­ci­bos, que sus clien­tes sa­tis­fa­rán a cor­to pla­zo y, por ello, el ban­co sue­le co­brar un im­por­te en con­cep­to de co­mi­sión por la ges­tión del co­bro y los in­tere­ses al ti­po de des­cuen­to. Una vez Soy ad­mi­nis­tra­dor de una em­pre­sa que tie­ne un con­tra­to de des­cuen­to y ne­go­cia­ción de efec­tos con una en­ti­dad ban­ca­ria. Re­cien­te­men­te, uno de los tí­tu­los que ha­bía pre­sen­ta­do pa­ra des­con­tar ha si­do de­vuel­to y la en­ti­dad con la que tra­ba­ja­mos ha co­bra­do a la em­pre­sa una co­mi­sión por de­vo­lu­ción de efec­tos im­pa­ga­dos; ¿Qué pue­do hacer an­te es­ta si­tua­ción?

des­con­ta­do el efec­to, pue­de pro­du­cir­se el im­pa­go del mis­mo y, en tal even­tua­li­dad, es ha­bi­tual que las en­ti­da­des ban­ca­rias co­bren a sus clien­tes una co­mi­sión por de­vo­lu­ción de efec­tos.

La pro­ce­den­cia de este ti­po de co­mi­sio­nes ha si­do cues­tio­na­da y la ju­ris­pru­den­cia de las au­dien­cias pro­vin­cia­les ha con­si­de­ra­do que re­sul­ta im­pro­ce­den­te el co­bro de es­tas co­mi­sio­nes cuan­do no se ha­yan pac­ta­do ex­pre­sa­men­te en el con­tra­to de des­cuen­to sus­cri­to y, cuan­do a pe­sar de ha­ber­se pac­ta­do, es­tas co­mi­sio­nes no

res­pon­dan a la pres­ta­ción efec­ti­va de un ser­vi­cio.

En este sentido, las co­mi­sio­nes de de­vo­lu­ción de efec­tos, no solo de­ben ha­ber si­do pre­vis­tas en el con­tra­to, sino que de­ben go­zar de re­ci­pro­ci­dad; es de­cir, con­tra el pa­go de las mis­mas el clien­te ha de re­ci­bir un ser­vi­cio efec­ti­va­men­te pres­ta­do (o gas­to ha­bi­do), tal y co­mo se es­ta­ble­ce en la nor­ma­ti­va sec­to­rial ban­ca­ria. Di­chas co­mi­sio­nes, en múltiples oca­sio­nes, no na­cen, ni se jus­ti­fi­can, co­mo con­tra­pres­ta­ción de nin­gún ser­vi­cio, más allá del con­te­ni­do pro­pio del con­tra­to, ya re­mu­ne­ra­do. En de­fi­ni­ti­va, pro­du­ci­do el im­pa­go de un efec­to des­con­ta­do, la me­ra co­mu­ni­ca­ción de este he­cho por el ban­co al des­con­ta­ta­rio, no com­por­ta la pres­ta­ción de un nue­vo ser­vi­cio ajeno al pro­pio con­tra­to de des­cuen­to, ya re­tri­bui­do a tra­vés de los in­tere­ses y de las co­mi­sio­nes de ges­tión o de co­bro per­ci­bi­das por la en­ti­dad.

Por úl­ti­mo, de­cla­ra­da la im­pro­ce­den­cia de di­cha co­mi­sión de de­vo­lu­ción de efec­tos, la en­ti­dad ban­ca­ria de­be­rá re­in­te­grar al res­pec­ti­vo clien­te el im­por­te de las can­ti­da­des per­ci­bi­das por di­cho con­cep­to.

CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.