LAU­RENT PAILLASSOT, CON­SE­JE­RO DE­LE­GA­DO DE ORAN­GE ES­PA­ÑA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­nuel Blan­co

«Ma­ña­na no vas a te­ner 10 tar­je­tas; hay que ofre­cer un en­torno de co­nec­ti­vi­dad pa­ra el ho­gar»

Di­cen los ana­lis­tas que es el se­cre­to de­trás de Oran­ge; el eje­cu­ti­vo que ha lo­gra­do si­tuar a la com­pa­ñía co­mo la se­gun­da te­le­co en im­por­tan­cia en Es­pa­ña por volumen de clien­tes y be­ne­fi­cios. Es­ta semana vi­si­tó Galicia pa­ra en­tre­vis­tar­se con el pre­si­den­te de la Xun­ta, dar cuen­ta del pro­gra­ma Es­co­las Co­nec­ta­das y pre­sen­tar un plan de in­ver­sión que pre­vé lle­gar a 70.000 nue­vos ho­ga­res a lo lar­go del año que vie­ne

Lau­rent Paillassot (Pa­rís, 1965) es uno de los eje­cu­ti­vos del mo­men­to. Sus lo­gros le han va­li­do un si­llón en el co­mi­té eje­cu­ti­vo y el nom­bra­mien­to co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do ad­jun­to del gru­po, pues­to que com­pa­ti­bi­li­za con la má­xi­ma di­rec­ción de la em­pre­sa en Es­pa­ña. De tra­to afa­ble, in­ge­nie­ro de Ca­mi­nos que for­jó su ca­rre­ra en el uni­ver­so ban­ca­rio, Paillassot es un eje­cu­ti­vo po­co or­to­do­xo. No tie­ne des­pa­cho. Una de­ci­sión es­ta que na­ció de su fir­me vo­lun­tad por mo­di­fi­car la for­ma de vi­vir la em­pre­sa. «El año pa­sa­do di­mos el pa­so de trans­for­mar to­dos los es­pa­cios de tra­ba­jo pa­ra te­ner un en­torno fle­xi­ble e im­pul­sar el te­le­tra­ba­jo; el 60 % de nues­tros em­plea­dos es­tán ha­cien­do­lo ya. Tra­ba­ja­mos en una me­sa jun­tos y es­to trans­for­ma la vi­da in­ter­na de la com­pa­ñía. To­das las em­pre­sas de soft­wa­re na­cie­ron así, pe­ro en Eu­ro­pa las gran­des em­pre­sas es­tán em­pe­zan­do a asu­mir es­te cam­bio».

—En el 2017 Oran­ge re­sul­tó ad­ju­di­ca­ta­ria del proyecto Es­co­las Co­nec­ta­das de la Xun­ta pa­ra do­tar de In­ter­net de al­ta ve­lo­ci­dad a ca­si un mi­llar de cen­tros edu­ca­ti­vos. ¿Han con­clui­do ya el des­plie­gue?

—Es­ta­mos con­clu­yen­do. El to­tal de co­le­gios es 820 y he­mos en­tre­ga­do ya cer­ca de 800, nos que­dan al­gu­nos por el te­ma de per­mi­sos, pe­ro es­ta­mos fi­na­li­zán­do­lo. Ha si­do un tra­ba­jo de 15 me­ses y es­ta­mos muy con­ten­tos.

—¿Qué ha­ce Oran­ge exac­ta­men­te en es­te proyecto?

—Lo ha­ce­mos to­do. Ga­ran­ti­zar una ca­pa­ci­dad de co­nec­ti­vi­dad fi­ja de 500 me­gas si­mé­tri­cos y tam­bién una co­ber­tu­ra de 4G y wi­fi. Da­mos to­da la in­fra­es­truc­tu­ra y co­nec­ti­vi­dad.

—Oran­ge tam­bién anun­ció el año pa­sa­do in­ver­sio­nes muy cuan­tio­sas pa­ra im­pul­sar re­des de fi­bra óp­ti­ca y de 4G. Se pro­po­nían lle­gar a cer­ca de me­dio mi­llón de ho­ga­res y em­pre­sas ga­lle­gas. ¿Lo han con­se­gui­do?

—Sí, lo es­ta­mos con­si­guien­do. El año que vie­ne te­ne­mos el ob­je­ti­vo de lle­gar a unos 70.000 ho­ga­res más. Es­ta­mos in­vir­tien­do mu­cho en nue­vas re­des; lo es­ta­mos ha­cien­do en to­da Es­pa­ña de ver­dad por­que so­lo es­te año va­mos a lle­gar a 2,3 mi­llo­nes de ho­ga­res más. Te­ne­mos la se­gun­da hue­lla de fi­bra óp­ti­ca en Es­pa­ña y en Eu­ro­pa. Y en 4G, nues­tra co­ber­tu­ra en Galicia es del 96,4, es una de las me­jo­res del país. So­mos el ope­ra­dor en Es­pa­ña que más in­vier­te en re­la­ción a sus in­gre­sos, de­di­ca­mos el 21 % de nues­tros in­gre­sos a cons­truir in­fra­es­truc­tu­ra, tan­to 4G co­mo fi­bra.

—En­tien­do que es­ta es una apues­ta arries­ga­da por­que les obli­ga a in­ver­tir más que su com­pe­ten­cia, pe­ro con mi­ras al fu­tu­ro, ¿no?

—Sí, pen­se­mos que so­lo el año pa­sa­do, el volumen de trá­fi­co de da­tos cre­ció un 70 %, y la ma­yor par­te de la subida es con­su­mo de ví­deo. Los nue­vos ser­vi­cios ne­ce­si­ta­rán ca­da vez más an­cho de ban­da: 4K, 8K, reali­dad vir­tual... Esos son los ser­vi­cios del fu­tu­ro que se cons­tru­yen aho­ra, y por eso nues­tra es­tra­te­gia pa­sa por in­ver­tir en re­des. El 5G va a su­po­ner un cam­bio de pa­ra­dig­ma y el con­trol de las re­des fren­te a los OTTs [los ope­ra­do­res que pro­veen a tra­vés de In­ter­net pe­ro ca­re­cen de re­des, por ejem­plo, Sky­pe] nos per­mi­ti­rá ofre­cer mu­chos más ser­vi­cios, tam­bién seguridad, un ele­men­to im­por­tan­te. En el úl­ti­mo World Mo­bi­le Con­gress hi­ci­mos una prue­ba de co­nec­ti­vi­dad con nues­tra red en tiem­po real y al­can­za­mos 25 gi­gas. El año pa­sa­do hi­ci­mos 10 gi­gas y ha­ce dos un gi­ga.

—Por­que es­tán­da­res co­mo 8K van a ne­ce­si­tar an­cho de ban­da...

—Cla­ro, pe­ro tam­bién la reali­dad vir­tual, es­tas tec­no­lo­gías ne­ce­si­tan una ca­pa­ci­dad bru­tal, tan­to en mó­vil co­mo en fi­jo. Así que lo que de­be­mos ha­cer es me­jo­rar la ca­li­dad de to­da nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra, ya sea fi­bra, 4G o wi­fi, por­que es par­te de la ex­pe­rien­cia del clien­te.

—Oran­ge se ha con­ver­ti­do en la se­gun­da te­le­co de Es­pa­ña con us­ted al fren­te de la fi­lial. ¿A qué atri­bui­ría es­te éxi­to? ¿Han si­do más agre­si­vos que su com­pe­ten­cia o sim­ple­men­te han he­cho me­jor su tra­ba­jo?

—He­mos lo­gra­do ha­cer la in­te­gra­ción de Jazz­tel con bas­tan­te éxi­to y eso su­pu­so un cam­bio de pa­ra­dig­ma pa­ra no­so­tros por­que has­ta ha­ce años éra­mos so­lo un ope­ra­dor de mó­vill y aho­ra ya so­mos el se­gun­do ope­ra­dor con una ofer­ta de con­ver­gen­cia. La apues­ta ade­más por desa­rro­llar in­fra­es­truc­tu­ra, te­ner la com­pli­ci­dad del gru­po pa­ra in­ver­tir en es­ta fi­bra, ha si­do cla­ve pa­ra nues­tro de­sa­rro­llo. Y tam­bién nos ayu­da ser el úni­co ope­ra­dor con una ofer­ta mul­ti­mar­ca (te­ne­mos a Jazz­tel, Oran­ge, Sim­yo, Ame­na...), lo que nos da tam­bién ca­pa­ci­dad de sa­lir al mer­ca­do y ofre­cer aque­llo que bus­can los dis­tin­tos seg­men­tos del mer­ca­do. Otro ele­men­to im­por­tan­te es nues­tra apues­ta por la con­ver­gen­cia, por ese nue­vo ho­gar que com­par­te da­tos, con mul­ti­ci­ne... Nos pa­re­ce el fu­tu­ro. Ma­ña­na no te vas a preo­cu­par de te­ner 10 tar­je­tas, hay que ofre­cer un en­torno de co­nec­ti­vi­dad pa­ra el ho­gar. En el éxi­to de Oran­ge, por tan­to, con­flu­yen va­rios fac­to­res: la apues­ta por la in­ver­sión, una eje­cu­ción co­mer­cial bru­tal...

—Es­pa­ña le tie­ne fe a los mó­vi­les. Hay de he­cho más teléfonos que ciu­da­da­nos. Cual­quie­ra po­dría pen­sar que el mer­ca­do es­tá ya de­ma­sia­do ma­du­ro.

—Hay mu­cho re­co­rri­do. Si co­ges el 4G, por ejem­plo, so­lo lo tie­nen 9,3 mi­llo­nes de los 16 mi­llo­nes de clien­tes que te­ne­mos, nos que­da el 40 %. Y la ca­li­dad de uso en­tre un clien­te con 3G y otro con 4G cam­bia ra­di­cal­men­te, por­que la na­ve­ga­ción es to­tal­men­te dis­tin­ta.

—Se ha pro­pues­to con­ver­tir Oran­ge en el pri­mer ope­ra­dor que de- sem­bar­ca en el mun­do de la ban­ca mó­vil en Es­pa­ña, algo que ya han ex­pe­ri­men­ta­do en Fran­cia. ¿No te­me que se le en­fa­den los gran­des ban­cos?

—[Ri­sas] Vi­vi­mos en un mun­do de co­ope­ti­ción. Hay mu­cha com­pe­ten­cia y tam­bién mu­cha coope­ra­ción. No­so­tros co­la­bo­ra­mos con otros ope­ra­do­res y tam­bién con Goo­gle, con quien com­pe­ti­mos. Las ase­gu­ra­do­ras quie­ren ser ban­cos, los ban­cos ase­gu­ra­do­ras... Lo que real­men­te im­por­ta es ocu­par una po­si­ción le­gí­ti­ma des­de el pun­to de vista del clien­te. To­dos com­pe­ti­mos pa­ra te­ner una ma­yor sa­tis­fac­ción del clien­te.

—En­tien­do que el prin­ci­pio del que par­ten es que quien tie­ne el clien­te, tie­ne el ne­go­cio.

—Sí pe­ro es­ta­mos ha­blan­do en es­ta di­ver­si­fi­ca­ción de ser­vi­cio que que­re­mos ha­cer de una nue­va ge­ne­ra­ción. Una ge­ne­ra­ción que nun­ca ha pi­sa­do una ofi­ci­na ban­ca­ria. Ha na­ci­do ya con el mó­vil y es­tá ha­bi­tua­do a pa­gar o ha­cer una trans­fe­ren­cia de for­ma di­gi­tal. No­so­tros no va­mos a ser la ban­ca pri­va­da.

—Us­ted di­ri­ge una te­le­co a las puer­tas de lo que los eco­no­mis­tas han bau­ti­za­do co­mo cuarta re­vo­lu­ción industrial. ¿Có­mo di­vi­sa el mun­do que co­no­ce­mos en 10 años?

—Nos acer­ca­mos a un mun­do en el que to­do es­ta­rá co­nec­ta­do, es­pe­cial­men­te cuan­do lle­gue el 5G. Es un mun­do de opor­tu­ni­da­des. El 5G se­rá una re­vo­lu­ción, por­que en el pa­sa­do, con 2G o 3G, era muy sen­ci­llo pa­ra los ope­ra­do­res: desa­rro­lla­bas ca­pa­ci­dad y bus­ca­bas clien­tes. Con el 5G to­do se­rá muy dis­tin­to por­que cons­trui­re­mos con nues­tros clien­tes la so­lu­ción adap­ta­da pa­ra ca­da uno de ellos. No es sen­ci­llo de ex­pli­car por­que nos en­fren­ta­mos a un mun­do de nue­vos ser­vi­cios que ten­dre­mos que desa­rro­llar con nues­tros clien­tes.

—A me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, la ley de Moo­re pro­nos­ti­có una me­jo­ra bru­tal de la ca­pa­ci­dad de los pro­ce­sa­do­res año tras año, ¿Con la ve­lo­ci­dad de In­ter­net va a pa­sar lo mis­mo?

—Si mi­ras las po­si­bi­li­da­des del 5G, ha­bla­mos de fac­to­res de mul­ti­pli­ca­ción de 100. El po­ten­cial de trans­for­ma­ción es bru­tal: en el pa­sa­do te­nía­mos los mi­cro­pro­ce­sa­do­res, pe­ro aho­ra te­ne­mos el pro­ce­sa­dor mul­ti­pli­ca­do por co­nec­ti­vi­dad y mul­ti­pli­ca­do por in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Pro­ba­ble­men­te va­mos a asis­tir a una in­no­va­ción mu­cho ma­yor en los pró­xi­mos cin­co años que en to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad.

| PACO RO­DRÍ­GUEZ

Paillassot sos­tie­ne que el de­sa­rro­llo de una red pro­pia se­rá cla­ve pa­ra el fu­tu­ro de la com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.