ABER­TIS Y LA PÉR­DI­DA DE ESPAÑOLIDAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - G. Le­mos

La com­pra de Aber­tis por par­te de ACS y Atlan­tia ha des­per­ta­do los te­mo­res a una even­tual pér­di­dad de españolidad de la con­ce­sio­na­ria de au­to­pis­tas, es­tra­té­gi­ca pa­ra el Go­bierno.

Flo­ren­tino Pé­rez asegura que el pac­to de ACS y Atlan­tia pa­ra ha­cer­se con la con­ce­sio­na­ria es­pa­ño­la «es una alian­za pa­ra to­da la vi­da», pe­ro no hay un com­pro­mi­so de per­ma­nen­cia

La ope­ra­ción re­cuer­da a la com­pra de En­de­sa por Ac­cio­na y Enel, que lue­go se hi­zo con el con­trol to­tal

«Es­te no es un acuer­do pa­ra tro­cear Aber­tis, es una alian­za pa­ra que du­re to­da la vi­da». Con es­tas palabras, for­mu­la­das ca­si co­mo si de unos vo­tos ma­tri­mo­nia­les se tra­ta­ra, Flo­ren­tino Pé­rez, pre­si­den­te de ACS, se­lla­ba ha­ce una semana el pac­to alcanzado con la ita­lia­na Atlan­tia pa­ra pre­sen­tar una ofer­ta con­jun­ta por la con­ce­sio­na­ria es­pa­ño­la.

El acuer­do abor­ta­ba la gue­rra de opas a la que pa­re­cía en­ca­mi­na­da la ca­rre­ra que am­bos gru­pos man­te­nían pa­ra ha­cer­se con el con­trol de Aber­tis y que, a buen se­gu­ro, ha­bría aca­ba­do en­ca­re­cien­do sen­si­ble­men­te la ope­ra­ción pa­ra el que se lle­va­ra el ga­to al agua. Pe­ro, a la vez, avi­va­ba fan­tas­mas del pa­sa­do, por las si­mi­li­tu­des que la ope­ra­ción guar­da con la ven­ta de En­de­sa en el año 2007.

En­ton­ces, la jo­ya de la co­ro­na del sec­tor eléc­tri­co es­pa­ñol, tras años in­mer­sa en una gue­rra de ofer­tas, en la que to­ma­ron par­te gi­gan­tes na­cio­na­les co­mo Gas Na­tu­ral y otros fo­rá­neos, co­mo E.On, aca­bó en ma­nos de la ita­lia­na Enel, gra­cias a la alian­za que es­ta ha­bía sus­cri­to con Ac­cio­na y que, so­bre el pa­pel, ga­ran­ti­za­ba que se man­ten­dría la españolidad de una com­pa­ñía con­si­de­ra­da es­tra­té­gi­ca. Así al me­nos se de­du­cía de los tér­mi­nos del acuer­do, en el que el gru­po de la fa­mi­lia En­tre­ca­na­les se ase­gu­ra­ba la presidencia de la eléc­tri­ca (y, por tan­to, el vo­to de ca­li­dad en un con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción con re­pre­sen­ta­ción pa­ri­ta­ria) y el man­te­ni­mien­to de la se­de y de los cen­tros de de­ci­sión de En­de­sa en Es­pa­ña.

Pe­ro la reali­dad fue que, ape­nas dos años des­pués de con­su­mar­se la opa, y so­fo­ca­do ya el re­vue­lo que es­ta pro­vo­có (que lle­vó al pre­si­den­te de la CNMV en aquel mo­men­to, Ma­nuel Cont­he, a pre­sen­tar su di­mi­sión), Ac­cio­na se hi­zo a un la­do y ce­dió el ti­món de la eléc­tri­ca a su so­cio ita­liano, a cam­bio de un ju­go­so che­que de más de 11.000 mi­llo­nes de eu­ros, en­tre el pa­go en efec­ti­vo y el re­par­to de ac­ti­vos. Des­de en­ton­ces, Enel, en cu­yo ca­pi­tal man­tie­ne una im­por­tan­te par­ti­ci­pa­ción el Es­ta­do ita­liano, ha he­cho ca­ja gra­cias a la que en su día tam­bién fue una em­pre­sa pú­bli­ca, im­po­nien­do una po­lí­ti­ca de re­par­to de di­vi­den­dos de has­ta el 100 % del be­ne­fi­cio anual de En­de­sa. Los cálcu­los del sec­tor apun­tan a que Enel ya ha re­cu­pe­ra­do sie­te de ca­da diez eu­ros in­ver­ti­dos en la com­pra de la es­pa­ño­la, una can­ti­dad a la que ha­bría que su­mar el va­lor que tie­ne el 70 % de las ac­cio­nes de la eléc­tri­ca que aún con­tro­la, de for­ma que el cos­te de la ope­ra­ción ya es­ta­ría más que amor­ti­za­do.

DEL BLO­QUEO A LA BEN­DI­CIÓN

Con es­tos an­te­ce­den­tes, no es ex­tra­ño que en Mon­cloa sal­ta­ran to­das las alar­mas cuan­do otro gru­po ita­liano, en es­te ca­so Atlan­tia, se lan­zó a la ca­rre­ra por Aber­tis que, pe­se a ha­ber ven­di­do bue­na par­te de sus ac­ti­vos más va­lio­sos en los úl­ti­mos años, to­da­vía tie­ne un ca­rác­ter es­tra­té­gi­co por los que man­tie­ne, en­tre ellos las con­ce­sio­nes de un buen nú­me­ro de au­to­pis­tas es­pa­ño­las y su par­ti­ci­pa­ción de con­trol en His­pa­sat, el no­veno ope­ra­dor de sa­té­li­tes del mun­do, que ade­más de dis­tri­buir con­te­ni­dos es em­plea­do por el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa es­pa­ñol.

Ese fue el cla­vo al que se aga­rró el Go­bierno es­pa­ñol des­de el pri­mer mo­men­to pa­ra ra­len­ti­zar la tra­mi­ta­ción de las opas, pri­me­ro la pre­sen­ta­da por la ita­lia­na y la que lue­go pu­so en­ci­ma de la me­sa Hoch­tief, fi­lial de ACS. Am­bas, pe­se a con­se­guir un plá­cet rá­pi­do de Fo­men­to, pa­sa­ron va­rios me­ses en el ca­jón de otro ministro, el de Agen­da Di­gi­tal, Ál­va­ro Na­dal, que no es­con­día en pú­bli­co sus du­das so­bre la ido­nei­dad de la ven­ta de to­do es­te pa­que­te de ac­ti­vos es­tra­té­gi­cos y en el que mu­chos ven la mano que aca­bó for­zan­do la en­tra­da en es­ce­na de un agen­te que ga­ran­ti­za­se la españolidad de la ope­ra­ción.

De he­cho, una vez for­ma­li­za­da la alian­za en­tre ACS y Atlan­tia, el dis­cur­so del ministro dio un giro de 180 gra­dos y lle­gó la an­sia­da ben­di­ción pú­bli­ca. Tras ne­gar cual­quier in­ter­ven­ción del Go­bierno pa­ra con­cer­tar el ma­tri­mo­nio, Na­dal de­jó cla­ro que la so­lu­ción le pa­re­ce «la más ló­gi­ca del mun­do, más que co­rrec­ta». Y no ocul­tó que una de sus preo­cu­pa­cio­nes era evi­tar «al­gu­na ma­la ex­pe­rien­cia» del pa­sa­do, en cla­ra re­fe­ren­cia a la de Enel en En­de­sa, que «no in­vier­te en nues­tro país y se lle­va el 100 % de los be­ne­fi­cios co­mo di­vi­den­dos; es­te ti­po de ac­tua­cio­nes no ayu­dan a ca­pi­ta­li­zar la em­pre­sa ni co­la­bo­ran con la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca del país», le re­pro­chó sin rodeos el ministro. Y ad­vir­tió: «Cuan­do al­guien vie­ne a in­ver­tir a Es­pa­ña tie­ne que te­ner un proyecto que ten­ga en cuen­ta la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y los in­tere­ses ge­ne­ra­les de los es­pa­ño­les».

SE­DE «ES­PA­ÑO­LA»

Cons­cien­tes de las du­das que la ope­ra­ción ge­ne­ra, los fan­tas­mas tam­bién qui­sie­ron es­pan­tar­los los que, si na­da se tuer­ce, se­rán los nue­vos due­ños del gru­po con­ce­sio­na­rio es­pa­ñol, que en su pri­me­ra com­pa­re­cen­cia no con­cre­ta­ron dón­de se ubi­ca­rá la se­de de la com­pa­ñía (que se tras­la­dó de Barcelona a Ma­drid en pleno pul­so in­de­pen­den­tis­ta), pe­ro ga­ran­ti­za­ron que se­gui­rá sien­do «es­pa­ño­la». Eso sí, en la so­cie­dad con­jun­ta crea­da pa­ra controlar Aber­tis se­rá la ita­lia­na Atlan­tia la que ten­drá el con­trol, con una par­ti­ci­pa­ción del 50 % más una ac­ción. ACS y su fi­lial Hoch­tief se que­dan el res­to, lo que les per­mi­ti­rá com­par­tir la ges­tión pe­ro sin apun­tar­se los 7.000 mi­llo­nes de deuda de la em­pre­sa opa­da.

Y es que, de mo­men­to, más allá de la alu­sión a la alian­za pa­ra to­da la vi­da, el acuer­do no ex­pli­ci­ta un pla­zo de per­ma­nen­cia en el que ACS de­ba man­te­ner­se en Aber­tis y ga­ran­ti­ce así el factor es­pa­ñol de la ope­ra­ción. Tam­po­co el Go­bierno pa­re­ce ha­ber­lo re­que­ri­do, aun­que esas exi­gen­cias pue­den ve­nir aho­ra. El ministro de Fo­men­to, Íñi­go de la Ser­na, ya ha des­li­za­do que la ope­ra­ción de­be­rá vol­ver a pa­sar por los trá­mi­tes de au­to­ri­za­ción que ya su­pe­raron por se­pa­ra­do Atlan­tia y ACS y qui­zás sea ahí, cuan­do se pre­sen­te el nue­vo fo­lle­to de la opa, cuan­do se exi­jan esas ga­ran­tías.

«Cuan­do al­guien in­vier­te en Es­pa­ña de­be te­ner en cuen­ta los in­tere­ses de los es­pa­ño­les», ad­vier­te el Go­bierno

| JUAN MEDINA, REUTERS

La ita­lia­na Atlan­tia ten­drá el con­trol so­bre la ges­tión de la con­ce­sio­na­ria de au­to­pis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.