PROYECTOPÍA DI­SE­ÑA VI­VIEN­DAS LIS­TAS PA­RA HA­BI­TAR EN SEIS ME­SES

Bo­ni­ta, tam­bién. Los pon­te­ve­dre­ses Proyectopía di­se­ñan y le­van­tan con una in­no­va­do­ra tecnología vi­vien­das modulares per­so­na­li­za­das y ecoe­fi­cien­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

A los pies de la pla­ya de la Lan­za­da, una alar­ga­da y de­sier­ta par­ce­la aco­ge un cu­bo blan­co de dos plan­tas y di­se­ño ex­clu­si­vo. Es­tá ca­si ter­mi­na­do. Se tra­ta de una vi­vien­da mo­du­lar, un apar­ta­men­to tu­rís­ti­co ins­pi­ra­do en las tra­di­cio­na­les ca­se­tas ma­ri­ne­ras que for­ma par­te de una fa­mi­lia de cin­co miem­bros que es­ta­rá com­ple­ta es­te ve­rano. Del di­se­ño e ins­ta­la­ción de es­te com­ple­jo efi­cien­te, bau­ti­za­do co­mo Mar­de­sía, se en­car­ga el in­no­va­dor es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra Proyectopía. Fun­cio­na­rá co­mo show­room, co­mo ca­tá­lo­go real. «Los clien­tes po­drán ver las vi­vien­das, to­car­las e in­clu­so al­qui­lar­las un fin de semana, com­pro­ban­do lo con­for­ta­ble que re­sul­ta una ca­sa pa­si­va (de con­su­mo ener­gé­ti­co ca­si nu­lo)», ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Víc­tor Her­mo. Fun­dó Proyectopía en el 2015, tras ha­cer­se su pro­pia ca­sa y com­pro­bar en piel pro­pia que no era es­te pre­ci­sa­men­te un ca­mino de ro­sas. Su em­pre­sa, hoy in­te­gra­da por un equi­po dis­ci­pli­nar de seis per­so­nas, na­ció con el ob­je­ti­vo de po­ner­le las co­sas fá­ci­les al clien­te, de re­du­cir tiem­pos, cos­tes y fa­llos hu­ma­nos gra­cias a la tecnología, de to­mar lo me­jor de las es­truc­tu­ras pre­fa­bri­ca­das —su ra­pi­dez, sus pre­cios ase­qui­bles— y de la cons­truc­ción con­ven­cio­nal —la li­ber­tad de di­se­ño—. Hoy, los ar­qui­tec­tos, asen­ta­dos en Pon­te­ve­dra, son ca­pa­ces de idear y mon­tar una vi­vien­da mo­du­lar en seis me­ses des­de 77.000 eu­ros.

«Los que de­ci­den ha­cer­se una ca­sa son unos va­lien­tes —sos­tie­ne Her­mo—. Se po­nen en ma­nos de un ar­qui­tec­to que les hace un pro­yec­to, pe­ro mu­chas ve­ces ni el ar­qui­tec­to ni el cons­truc­tor sa­ben real­men­te lo que va a cos­tar. Hay un pe­río­do en el que hay mu­cha in­cer­ti­dum­bre, lue­go la obra de­pen­de del cli­ma y de otros fac­to­res... es muy arries­ga­do y un pro­ce­so muy lar­go». Por eso es­tá aho­ra , ex­pli­ca, es­tá tan vi­gen­te el te­ma de las vi­vien­das modulares. «Te dan una cer­te­za, un pre­cio fi­nal al que se ajus­tan. Pe­ro hay un pro­ble­ma, que es un mo­de­lo muy rí­gi­do, son unos di­se­ños que es­tán ya fi­ja­dos des­de un prin­ci­pio y que ate­rri­zan en la par­ce­la. Se pier­de la ta­rea del ar­qui­tec­to de di­se­ñar al­go adap­ta­do al en­torno». Lo que Proyectopía hace es ser fle­xi­ble: le pre­gun­ta al clien­te qué quie­re y se adap­ta, tan­to a él co­mo al en­torno. Pa­ra ello, uti­li­zan un sis­te­ma mo­du­lar que no es rí­gi­do: «No es co­mo el de otras em­pre­sas, que uti­li­zan cé­lu­las tri­di­men­sio­na­les con las que van ado­san­do pie­zas, no­so­tros te­ne­mos al­go así co­mo un ‘la­dri­llo tec­no­ló­gi­co’, unos pa­ne­les de alu­mi­nio que, al di­se­ñar­los, ya lo que cues­ta en ca­da mo­men­to y que nos pro­por­cio­nan mu­cha li­ber­tad de for­ma. Po­de­mos ha­cer cu­bier­tas in­cli­na­das, adap­tar­nos a la par­ce­la, bus­car la me­jor orien­ta­ción... Y de esa for­ma, tam­bién po­de­mos ha­cer vi­vien­das que con­su­man po­ca ener­gía».

¿Y qué pin­ta la tecnología en to­do es­to? In­di­ca Her­mo que es la ba­se de Proyectopía, un pro­yec­to que pre­ci­sa­men­te se pu­so en mar­cha tras re­ci­bir una ayu­da del Cen­tro pa­ra el Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co In­dus­trial. Na­ció de ahí su par­ti­cu­lar e in­no­va­dor sis­te­ma cons­truc­ti­vo mo­du­lar, un pro­ce­di­mien­to que fu­sio­na tec­no­lo­gías de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que per­mi­ten al es­tu­dio ga­lle­go di­se­ñar y cons­truir li­ge­rí­si­mos mó­du­los, ge­ne­rar pla­nos en en­tor­nos vir­tua­les, ha­cer del mon­ta­je un pro­ce­so ex­tre­ma­da­men­te sen­ci­llo y con­se­guir una vi­vien­da lo más ecoe­fi­cien­te po­si­ble, in­te­gran­do, por ejem­plo, en­tre las fun­cio­nes de la fa­cha­da me­tá­li­ca la de co­lec­tor so­lar. Hoy, gra­cias a otro em­pu­jón, es­ta vez de la Ad­mi­nis­tra­ción ga­lle­ga, van un pa­so más allá: «Es­ta­mos tra­ba­jan­do en so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que fa­ci­li­ten la co­mu­ni­ca­ción con clien­tes o so­cios que es­tán le­jos, sis­te­mas que per­mi­tan ex­pe­rien­cias vir­tua­les, pla­ta­for­mas de ven­ta in­ter­ac­ti­va... Apos­ta­mos por la in­ver­sión en he­rra­mien­tas que rom­pan la ba­rre­ra de la dis­tan­cia». ¿Su ob­je­ti­vo? La des­lo­ca­li­za­ción del mercado, su nue­vo re­to. Ya han su­pe­ra­do el del ám­bi­to lo­cal, con edi­fi­ca­cio­nes en Toledo, Va­lla­do­lid y Pal­ma. Y ac­tual­men­te pi­lo­tan un atrac­ti­vo pro­yec­to de 3.000 me­tros cua­dra­dos: la se­de cor­po­ra­ti­va de una gran em­pre­sa con con­cien­cia me­dioam­bien­tal. Por­que Proyectopía no so­lo tie­ne clien­tes par­ti­cu­la­res. Tra­ba­ja tam­bién con em­pre­sas. Y lo hace de dos ma­ne­ras: en­tre­gan­do el pa­que­te lla­ve en mano, con la vi­vien­da ya cons­trui­da, o so­lo el kit de mon­ta­je. «Los mó­du­los se fa­bri­can en ta­ller. Son co­mo un mue­ble de Ikea, pre­pa­ra­mos com­po­nen­tes pla­nos que no ocu­pan es­pa­cio, que se trans­por­ta de for­ma sen­ci­lla con unas ins­truc­cio­nes de mon­ta­je. Y un mon­ta­dor pue­de mon­tar­lo, de la mis­ma ma­ne­ra que un car­pin­te­ro mon­ta una co­ci­na, con más ga­ran­tías que si lo tu­vie­se que ha­cer ar­te­sa­nal­men­te. Y en me­nos tiem­po».

| EMI­LIO MOL­DES

Proyectopía es ca­paz de cons­truir una ca­sa en so­lo seis me­ses

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.