SO­CIE­DAD CI­VIL Y EL NUE­VO DIS­CUR­SO EM­PRE­SA­RIAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES Vi­ce­pre­si­den­te del Club Fi­nan­cie­ro Atlán­ti­co

La su­ce­sión de acon­te­ci­mien­tos que en­som­bre­cen la ac­tua­li­dad lle­va al pro­fe­sor Ve­nan­cio Sal­ci­nes a plan­tear la ne­ce­si­dad de que la so­cie­dad ci­vil re­cu­pe­re pro­ta­go­nis­mo con los em­pre­sa­rios.

Cie­rro los ojos e in­ten­to re­cor­dar cuá­les fue­ron los te­mas can­den­tes de es­ta semana, los que con­su­mie­ron el tiem­po de nues­tra cla­se po­lí­ti­ca, y me sa­le la cap­tu­ra de Puig­de­mont, el más­ter de Ci­fuen­tes y el su­pues­to com­por­ta­mien­to hoo­li­gan de una dipu­tada de En Ma­rea. A lo me­jor a us­ted se le ocu­rre al­guno más, pe­ro re­co­no­ce­rá con­mi­go que por aquí van los ti­ros ¿Qué pen­sar? Que vi­vo en un cir­co y me es­tán ab­du­cien­do men­tal­men­te en una suer­te de ma­ru­jeo de al­tu­ra. Y no pa­sa na­da, uno de­be va­ciar, de vez en cuan­do, su men­te de pro­ble­mas y des­can­sar so­bre las pe­nu­rias de los de­más. El pro­ble­ma es que es­ta di­ná­mi­ca se man­tie­ne semana tras semana, cam­bian los pro­ta­go­nis­tas, pe­ro no el ti­po de ope­re­ta ¿Qué pa­sa?, por tan­to. Que no hay más ac­to­res que los que ve­mos y es­te es el dra­ma ¿Dón­de en­con­trar nue­vos pro­ta­go­nis­tas? En la so­cie­dad ci­vil, pe­ro es­ta, en nu­me­ro­sos cam­pos, en los que in­clu­yo al em­pre­sa­ria­do, es­tá des­apa­re­ci­da.

De­cía Alexis de Toc­que­vi­lle, pre­cur­sor de la so­cio­lo­gía clá­si­ca, que la so­cie­dad ci­vil era el con­jun­to de or­ga­ni­za­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes cí­vi­cas vo­lun­ta­rias y so­cia­les que ejer­cen el pa­pel de me­dia­do­ras en­tre los in­di­vi­duos y el Es­ta­do. Lo que se le ol­vi­dó al bueno de Toc­que­vi­lle fue men­cio­nar la ca­pa­ci­dad que tie­ne el Es­ta­do pa­ra ador­me­cer, cuan­do no com­prar, a los lí­de­res de una bue­na par­te de es­tos co­lec­ti­vos. Por eso, me que­do con las apor­ta­cio­nes del fi­ló­so­fo ale­mán Júr­gen Ha­ber­mas en su de­fen­sa de los mo­vi­mien­tos so­cia­les que con­ti­nua­men­te plan­tean nue­vos prin­ci­pios y va­lo­res, nue­vas de­man­das, así co­mo la vi­gi­lan­cia y la apli­ca­ción efec­ti­va de los de­re­chos ya otor­ga­dos. Es­te es el pun­to y no otro. El em­pre­sa­ria­do ga­lle­go de­be ar­ti­cu­lar­se co­mo so­cie­dad ci­vil, pe­ro no ex­clu­si­va­men­te pa­ra ser in­ter­me­dia­rio, que tam­bién, pe­ro ahí ya es­tán las ins­ti­tu­cio­nes em­pre­sa­ria­les. Bueno, al­gu­nas, otras más bien re­cuer­dan a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na de Joa­quín Ba­la­guer. No­ven­ta años y se­guía al fren­te de su país ¿Y? Tie­ne ra­zón, en­tre tan­ta llu­via y cam­bio cli­má­ti­co, un to­que ca­ri­be­ño ale­gra las ter­tu­lias. Dis­trae.

Vol­va­mos a la se­rie­dad. El em­pre­sa­ria­do ga­lle­go ne­ce­si­ta con­so­li­dar­se co­mo so­cie­dad ci­vil esen­cial­men­te por una cues­tión, ser ac­tor de la reali­dad so­cial, y con ello abrir el de­ba­te po­lí­ti­co de nue­vas agen­das eco­nó­mi­cas. Se aca­bó la aus­te­ri­dad pre­su­pues­ta­ria e ini­cia­mos una eta­pa de re­for­mas, no so­lo por­que em­pie­za a ha­ber re­cur­sos pa­ra ello, sino por­que la so­cie­dad es­tá ham­brien­ta de cam­bios. La Es­pa­ña del 2008 ya es­tá amor­ti­za­da. Se quie­re otra. Por tan­to, to­ca hablar, ser ar­qui­tec­to de la nue­va reali­dad que ha de lle­gar. Y pa­ra ello, ne­ce­si­ta do­mi­nar, si­guien­do a Ha­ber­mas, la ac­ción co­mu­ni­ca­ti­va, ex­pre­sar­se aten­dien­do a los cua­tro man­da­tos del ha­bla: a) In­te­li­gi­bi­li­dad. Im­po­si­ble co­mu­ni­car­se con la so­cie­dad ga­lle­ga si ella no nos en­tien­de; b) Ver­dad, po­drán com­par­tir o no nues­tros pos­tu­la­dos, pe­ro nun­ca se ha de men­tir; c) Rec­ti­tud, el dis­cur­so ha de es­tar siem­pre en cohe­ren­cia con las nor­mas acep­ta­das por to­dos y por úl­ti­mo d) Ve­ra­ci­dad, lo que se di­ce ha de ser lo que se pien­sa.

La cons­truc­ción, en Ga­li­cia, de un nue­vo dis­cur­so em­pre­sa­rial, en la lí­nea de Ha­ber­mas, ha de ser co­ral, de­ben es­tar los clús­te­res, aso­cia­cio­nes sec­to­ria­les, gran­des em­pre­sa­rios, in­dus­trias trac­to­ras, y pa­ra ello re­quie­ren de un es­pa­cio in­for­mal, ca­ren­te de ri­gi­de­ces, lu­gar de en­cuen­tro y dis­cu­sión, que no de in­ter­me­dia­ción, y es­te pa­pel, a mi en­ten­der, hoy por hoy lo pueden desa­rro­llar los clu­bes fi­nan­cie­ros. Su con­so­li­da­ción, a tra­vés de un pro­yec­to coope­ra­ti­vo, co­mo es el Círcu­lo Fi­nan­cie­ro de Ga­li­cia, de­be te­ner esa me­ta, ser ac­tor de la agen­da eco­nó­mi­ca de nues­tra tie­rra.

|

La em­pre­sa ga­lle­ga de­be ar­ti­cu­lar­se con el pro­ta­go­nis­mo de so­cie­dad ci­vil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.