LAS CONSECUENCIAS DE UN TRAM­PO­SO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Ale­xan­der Nix EX CON­SE­JE­RO DE­LE­GA­DO DE CAM­BRID­GE ANALY­TI­CA

Fue qui­zás su arro­gan­cia la que le im­pi­dió de­tec­tar su pre­ci­pi­ta­da caí­da, tan rá­pi­da e ins­tan­tá­nea co­mo lo ha­cían las ac­cio­nes de Fa­ce­book en bol­sa. So­lo dos días des­pués de que tras­cen­die­se el es­cán­da­lo de Cam­brid­ge Analy­ti­ca —la com­pa­ñía bri­tá­ni­ca que uti­li­zó in­for­ma­ción pri­va­da de más de 50 mi­llo­nes de usua­rios de la red so­cial, sin su per­mi­so, pa­ra in­fluir en cam­pa­ñas co­mo la de Do­nald Trump o el bre­xit— Ale­xan­der Nix, el ca­be­za vi­si­ble del gru­po de aná­li­sis fue sus­pen­di­do de sus res­pon­sa­bi­li­da­des.

Sa­bía lo que te­nía en­tre ma­nos. De ahí su es­pe­cial in­te­rés por man­te­ner su pri­va­ci­dad y un perfil ba­jo so­bre su vi­da, afi­cio­nes y pre­fe­ren­cias.

Cum­pli­rá 43 años el pró­xi­mo 1 de ma­yo, y en ape­nas cin­co ha acu­mu­la­do tal po­der en la som­bra con da­tos ro­ba­dos que se creía un me­sías, des­pren­día una des­me­di­da con­fian­za ha­cia sus clien­tes pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos: in­ci­dir en el com­por­ta­mien­to de la gen­te. Y tan­to, a Cam­brid­ge Analy­ti­ca se le atri­bu­ye ha­ber in­flui­do en cam­pa­ñas elec­to­ra­les de va­rios paí­ses del mun­do, pe­ro las más de­ci­si­vas han si­do, sin du­da, la nor­te­ame­ri­ca­na de Trump y el re­fe­ren­do bri­tá­ni­co que ha su­pues­to la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE. Ha­bría lle­ga­do de­ma­sia­do le­jos. Tan­to que el exem­plea­do de la fir­ma Chis­top­her Wy­lie no tu­vo re­pa­ros en re­co­no­cer an­te el Par­la­men­to bri­tá­ni­co que sin la in­fluen­cia de la fir­ma de da­tos, los re­sul­ta­dos del bre­xit hu­bie­ran si­do otros.

Aho­ra co­bran es­pe­cial re­lie­ve las pa­la­bras de Nix en la úl­ti­ma cumbre mun­dial de la Web Sum­mit ce­le­bra­da en Lis­boa el pa­sa­do no­viem­bre cuan­do, con cier­to me­nos­pre­cio, li­mi­ta­ba la ca­pa­ci­dad de Ru­sia pa­ra con­di­cio­nar los co­mi­cios a la Ca­sa Blan­ca del 2016. Su par­ti­ci­pa­ción es «ab­sur­da e in­con­ce­bi­ble», de­cla­ró a un medio por­tu­gués. «Ne­ce­si­ta­ría me­ses pa­ra re­unir da­tos su­fi­cien­tes pa­ra eso». Cam­brid­ge Analy­ti­ca sí los te­nía y de ma­ne­ra frau­du­len­ta. Tan­to que des­de que ha tras­cen­di­do el es­cán­da­lo, Fa­ce­book caía al me­nos un 15 % de su va­lor en bol­sa y la frio­le­ra de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Ale­xan­der Nix, aho­ra maes­tro de las tram­pas y los so­bor­nos, ten­drá di­fí­cil vol­ver a ga­nar­se la con­fian­za del ex­clu­si­vo en­torno del que pro­ce­de. Na­ció en Lon­dres, don­de cre­ció y se edu­có en uno de los co­le­gios más ex­clu­si­vos de la ca­pi­tal, el Eton Co­lle­ge, cu­na de per­so­nas in­flu­yen­tes del país. No tu­vo muy cla­ro su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal, así que op­tó por es­tu­diar His­to­ria del Ar­te, pa­ra orien­tar­se lue­go ha­cia las fi­nan­zas co­mo ana­lis­ta. Dio el sal­to des­de Mé­xi­co al Reino Uni­do en el 2003 al unir­se al gru­po SCL, ma­triz de Cam­brid­ge Analy­ti­ca de la que se ha­ría di­rec­tor ge­ne­ral hace cin­co años.

La di­vi­sión elec­to­ral era un ju­go­so ne­go­cio pa­ra Ale­xan­der Nix. Creó to­da una ma­qui­na­ria don­de el so­borno, el chan­ta­je o la des­in­for­ma­ción cons­ti­tuían la esen­cia de su tra­ba­jo. Su le­ma: «No tie­ne por­qué ser ver­dad, so­lo tie­ne que ser creí­ble».

Tan ce­lo­so de su in­ti­mi­dad co­mo co­no­ci­do, el de­pues­to di­rec­ti­vo ten­drá que re­co­pi­lar mu­chos da­tos pa­ra res­pon­der a la in­ves­ti­ga­ción que le per­si­gue.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.