MA­GÍN FROIZ, EL TENDERO QUE ES LI­BRE EN EL MAR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - So­fía Váz­quez

Ma­gín Froiz, el fundador y pre­si­den­te del Gru­po Froiz, pu­so el ger­men de lo que hoy es su com­pa­ñía en un pe­que­ño su­per­mer­ca­do de Pon­te­ve­dra a fi­na­les de los años se­sen­ta. Froiz cuen­ta hoy con 310 es­ta­ble­ci­mien­tos en Es­pa­ña y Por­tu­gal y más de 5.000 em­plea­dos.

Le gus­ta de­fi­nir­se co­mo tendero, sin ja­más re­cla­mar su tí­tu­lo de em­pre­sa­rio. Lo de­fi­nen co­mo aus­te­ro y res­pe­tuo­so con lo so­cial. Aman­te del de­por­te, se le vio con las man­gas de la ca­mi­sa re­man­ga­da y re­ti­ran­do lo­dos del puerto de­por­ti­vo de Pon­te­ve­dra. Su ima­gen fue sim­bó­li­ca y reivin­di­ca­ti­va: «Aquí ve­nían 70 pi­ra­güis­tas, cha­va­les, y mi­ren có­mo es­tá».

Ma­gín Al­fre­do Froiz Pla­nes es un em­pre­sa­rio ga­lle­go por los cua­tro cos­ta­dos aun­que na­ci­do en Bar­bas­tro (Hues­ca), el 14 de di­ciem­bre de 1943. Qui­zá por ca­sua­li­dad. Sus pa­dres se lla­ma­ban Cel­so y Lui­sa; él de O Cor­pi­ño (La­lín), ella de Aragón. Los unió la gue­rra ci­vil, cuan­do Fran­co en­vió a su pro­ge­ni­tor al Ebro. «Ellos han si­do un ejem­plo de tra­ba­jo y hon­ra­dez pa­ra mí», de­cla­ra a La Voz el em­pre­sa­rio, que re­cuer­da de su ni­ñez «mi ca­sa de Por­to­san­to, en Poio, y la ría de Pon­te­ve­dra».

Aus­te­ro. Des­de siem­pre. Es­tu­dió en el co­le­gio In­ma­cu­la­da Concepción el Ba­chi­lle­ra­to su­pe­rior y en el ins­ti­tu­to de Pon­te­ve­dra el preuni­ver­si­ta­rio: «Re­cuer­do a mis pro­fe­so­res que me in­cul­ca­ron dis­ci­pli­na, tra­ba­jo, sa­cri­fi­cio, edu­ca­ción y res­pe­to». Con 15 años, tras apro­bar to­das las asig­na­tu­ras de quin­to de ba­chi­ller en ju­nio, le pi­dió a sus pa­dres ir­se de va­ca­cio­nes a Bar­bas­tro, a la ca­sa de sus abue­los ma­ter­nos. «Lle­gué allí des­pués de mil ki­ló­me­tros de tren via­jan­do en ter­ce­ra. Es­ta­ba muy con­ten­to y na­da más ver­les les di­je a mis abue­los: ven­go de va­ca­cio­nes. Y ellos me con­tes­ta­ron ‘muy bien, muy bien, ma­ña­na a las sie­te en pie que te­ne­mos mu­cho tra­ba­jo’». El em­pre­sa­rio di­ce que gra­cias a aque­lla vi­si­ta fue «muy fe­liz en mis úni­cas va­ca­cio­nes tra­ba­jan­do pa­ra la fa­mi­lia en el ta­ller de per­sia­nas que te­nían los pa­dres de su ma­dre». ¿Fe­liz? Ar­gu­men­ta que sí por dos ra­zo­nes. Pri­me­ro, por ser­les útil y se­gun­do por­que «la pa­ga del fin de se­ma­na que le da­ba el abue­lo era bue­na».

EL CRÉ­DI­TO DE UN GA­NA­DE­RO

El em­pre­sa­rio, al que le gus­ta po­ner en va­lor la pro­fe­sión de tendero, con la que se de­fi­ne, tie­ne pre­sen­tes aque­llos mo­men­tos en los que acom­pa­ña­ba a su pa­dre por el ru­ral ga­lle­go a las fe­rias de ga­na­do. «De él —di­ce— apren­dí a ne­go­ciar y a va­lo­rar el tra­ba­jo de los pro­vee­do­res, el com­pro­mi­so de la pa­la­bra y a cum­plir lo pac­ta­do». Un día, ayu­dán­do­lo a sur­tir la car­ni­ce­ría fa­mi­liar, re­ci­bió el pri­mer cré­di­to de un ga­na­de­ro de San­ta Com­ba. «Lé­vao ra­paz que xa me pa­ga­rás —me di­jo—. Y eso no se olvida».

Re­co­no­ce, sin em­bar­go, que los ban­cos siem­pre se por­ta­ron bien con él, y él con ellos por­que sal­da­ba cuen­tas re­li­gio­sa­men­te. Cuan­do ter­mi­nó sus es­tu­dios co­men­zó a tra­ba­jar en una em­pre­sa cons­truc­to­ra, pe­ro al po­co tiem­po ini­ció su ver­da­de­ra pro­fe­sión co­mo au­tó­no­mo en la car­ni­ce­ría de un pe­que­ño su­per­mer­ca­do lo­ca­li­za­do en la ca­lle Co­bián Rof­fig­nac. Allí, el due­ño del es­ta­ble­ci­mien­to le pro­pu­so al­qui­lar­le la sec­ción de cár­ni­cos; acep­tó y salió co­rrien­do a bus­car a su ma­dre pa­ra que le en­se­ña­ra a cor­tar un fi­le­te «por­que no te­nía ni idea». Dos años des­pués, le ofre­cie­ron el tras­pa­so de to­do el su­per­mer­ca­do. Di­jo que sí y con 24 años ges­tio­na­ba una plan­ti­lla de 12 per­so­nas y per­día 3.000 pe­se­tas dia­rias.

En 1968 re­mo­de­ló el lo­cal de 300 me­tros cua­dra­dos y lo abrió con el ró­tu­lo co­mer­cial Su­per­mer­ca­do Froiz. En el 79 inau­gu­ró un se­gun­do es­ta­ble­ci­mien­to en la ciu­dad, en 1990 cons­tru­yó el al­ma­cén lo­gís­ti­co cen­tral en Lou­ri­do, en Poio, don­de es­tá la se­de de una com­pa­ñía que hoy tie­ne 310 pun­tos de ven­ta en Es­pa­ña y en el nor­te de Por­tu­gal, ge­ne­ra 5.100 pues­tos de

tra­ba­jo —el 80 % fi­jos— y su ni­vel de fac­tu­ra­ción su­pera los 632 mi­llo­nes de eu­ros (sin IVA).

Ro­ber­to To­jei­ro, pre­si­den­te del gru­po de dis­tri­bu­ción Ga­di­sa, po­ne en va­lor a un «com­pe­ti­dor du­ro, ho­nes­to y leal, que es ade­más un lu­cha­dor y tra­ba­ja­dor na­to». Lo co­no­ció a prin­ci­pios de los no­ven­ta, y des­de ese mo­men­to man­tie­nen

re­la­ción. Re­co­no­ce que lo ad­mi­ra, al tiem­po que le re­cuer­da por su for­ta­le­za em­pre­sa­rial a su pa­dre.

GALEGUISTA Y SOLIDARIO

Tam­bién Lu­ciano So­bral, el al­cal­de na­cio­na­lis­ta de Poio, di­ce que Froiz es un tra­ba­ja­dor in­can­sa­ble y lu­cha­dor. Re­co­no­ce que el em­pre­sa­rio co­la­bo­ra con el con­ce­llo, es solidario con los ve­ci­nos y lo ha­ce sin que­rer­se pu­bli­ci­tar. Di­ce de él que «fa­la moi­to, ten vi­sión da de­fen­sa da eco­no­mía lo­cal e non é par­ti­da­rio das gran­des mul­ti­na­cio­nais».

So­bral cla­si­fi­ca a Froiz co­mo una per­so­na pró­xi­ma a la «de­rei­ta galeguista, que de­fen­de cer­tos va­lo­res do país. Que­re moi­to a Ga­li­cia e nó­ta­se­lle o ape­go á te­rra. Eu ve­xo que é así, e ta­mén o sin­to». Con­fie­sa el re­gi­dor mu­ni­ci­pal que con el em­pre­sa­rio se pue­de ha­blar de to­do —po­lí­ti­ca in­clui­da— aun­que las vi­sio­nes sean di­fe­ren­tes. Le gus­ta abor­dar con­ver­sa­cio­nes cen­tra­das en asun­tos so­cia­les y en el de­por­te de ba­se.

Eva­ris­to Por­te­la, di­rec­tor del gru­po de­por­ti­vo Froiz, es una de las per­so­nas cer­ca­nas al em­pre­sa­rio. Re­la­ta cuan­do lo vio llo­rar en el en­tie­rro de una em­plea­da en Vi­la­gar­cía, o el día que le en­tre­gó 2,5 mi­llo­nes de pe­se­tas a un em­plea­do pa­ra po­der afron­tar una gra­ve en­fer­me­dad o cuan­do le pre­gun­tó a otro tra­ba­ja­dor por qué uti­li­za­ba el co­che de em­pre­sa y al en­te­rar­se que no te­nía di­ne­ro pa­ra arre­glar el su­yo, le exi­gió que lo lle­va­ra al ta­ller y que le en­via­ran a él la fac­tu­ra. «Pa­ra el se­ñor Froiz no to­do es be­ne­fi­cio, be­ne­fi­cio, be­ne­fi­cio. Me di­ce que lo tu­tee, pe­ro me re­sul­ta im­po­si­ble», ar­gu­men­ta Por­te­la. «Un día le qui­sie­ron com­prar la em­pre­sa y bien pa­ga­da. Le ofre­cie­ron mi­les de mi­llo­nes de pe­se­tas. Él les di­jo que mien­tras ga­na­ra un eu­ro y tu­vie­se pa­ra las nó­mi­nas, la fir­ma no se ven­día». Pe­ro an­tes reunió a los hi­jos. Que­ría sa­ber có­mo res­pi­ra­ban; no lo de­frau­da­ron.

AN­TO­NIO, JO­SÉ Y BRAULIA

Con ellos, la con­ti­nui­dad de la com­pa­ñía es­tá ga­ran­ti­za­da. Son tres: An­to­nio, Jo­sé y Braulia. «Su de­di­ca­ción —di­ce el pa­triar­ca— es to­tal, y to­dos ellos ges­tio­nan di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos en ba­se a su experiencia y for­ma­ción». Ma­gín Froiz, pa­dre or­gu­llo­so, se ca­só con «Pe­pa —así la lla­ma él—, com­pa­ñe­ra de es­tu­dios y ami­ga des­de la in­fan­cia. En el 2017 cum­plie­ron 50 años de ca­sa­dos. Es­te año to­ca ya el 51. Aun­que el em­pre­sa­rio tie­ne buen ca­rác­ter, ella sa­be fre­nar su tem­pe­ra­men­to, que a ve­ces lo en­se­ña.

El em­pre­sa­rio es de na­tu­ra­le­za du­ra, lo que le per­mi­te so­por­tar los acha­ques sin que­jar­se y sin dejar de ir a la em­pre­sa, en la que él tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra. Ya no ha­ce 80 o 100 ki­ló­me­tros en bi­ci­cle­ta por las ca­rre­te­ras ga­lle­gas sien­do «gue­rri­lle­ro y lián­do­la» con su equipo, di­ce Por­te­la. La bi­ci la prac­ti­ca más en ca­sa, y los fines de se­ma­na, siem­pre que pue­de, sa­le a na­ve­gar. Froiz de­cla­ra que «esa sen­sa­ción de li­ber­tad que te da el mar, es in­com­pa­ra­ble. Na­ve­gar con el vien­to, sin rui­do, sin con­ta­mi­nar, es ex­tra­or­di­na­rio». Su bar­co se lla­ma Se­bra­la (la unión de la pri­me­ra sí­la­ba de tres nom­bres: Se­fi —que era co­mo se co­no­cía en el co­le­gio a su mu­jer—, Bra del nom­bre de su hi­ja Braulia y la del nom­bre de su nie­ta La­ra), y allí se da ci­ta con cinco o seis ami­gos: Par­di­lla, Ramos, un ca­pi­tán de la ma­ri­na y dos ami­gos que son em­plea­dos.

Subido a una bi­ci, lle­gó a pe­da­lear 100 ki­ló­me­tros en un día. Su otra pa­sión es na­ve­gar a ve­la

El em­pre­sa­rio se ca­só con «Pe­pa, com­pa­ñe­ra de es­tu­dios y ami­ga des­de la in­fan­cia», en 1967. Tu­vie­ron tres hi­jos, que tra­ba­jan en la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.