La co­rrup­ción no pa­sa fac­tu­ra

La cons­truc­to­ra Ode­brecht y la ali­men­ta­ria JBS, cu­yos due­ños pa­sa­ron por la cár­cel y fi­gu­ran en el epi­cen­tro del gran es­cán­da­lo po­lí­ti­co del país por so­bor­nos, re­cu­pe­ran sus ne­go­cios

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Mi­guel Piñeiro

«El fin de la im­pu­ni­dad» es el man­tra de una par­te de la so­cie­dad ci­vil bra­si­le­ña en un país aso­la­do por los ca­sos de co­rrup­ción. Y aun­que la en­car­ce­la­ción del ex­pre­si­den­te Lu­la da Sil­va ha sa­cia­do par­te de esa an­sia, la reali­dad de dos de las ma­yo­res em­pre­sas del país (y de Su­da­mé­ri­ca), y que tie­nen mu­cho que ver con la crónica ju­di­cial de los úl­ti­mos años, apun­ta a que la co­rrup­ción no sa­le gra­tis en Bra­sil, pe­ro ca­si. La cons­truc­to­ra Ode­brecht y la ali­men­ti­cia JBS, cu­yos due­ños sa­len con pro­ta­go­nis­mo des­ta­ca­do en los prin­ci­pa­les ca­sos que im­pli­can a po­lí­ti­cos bra­si­le­ños, es­tán re­bo­tan­do en los ne­go­cios des­pués de una rá­pi­da pe­ro breve caí­da en des­gra­cia.

Ode­brecht aca­ba de ad­ju­di­car­se su pri­mer con­tra­to de obra pú­bli­ca des­pués de que el pre­si­den­te de la ma­yor cons­truc­to­ra de La­ti­noa­mé­ri­ca, Mar­ce­lo Ode­brecht, fue­ra de­te­ni­do en el 2015. La em­pre­sa se ha he­cho con una ad­ju­di­ca­ción pa­ra ac­tua­li­zar una plan­ta ter­mo­eléc­tri­ca en Río de Ja­nei­ro por va­lor de 150 mi­llo­nes de eu­ros. No es mu­cho pa­ra una em­pre­sa que en la cres­ta de la ola fac­tu­ra­ba has­ta 35.000 mi­llo­nes de eu­ros y te­nía 128.000 em­plea­dos en 25 paí­ses. Pe­ro es un ini­cio pa­ra re­bo­tar des­pués de la en­car­ce­la­ción de Mar­ce­lo por com­pro­bar­se que ese cre­ci­mien­to se ba­sa­ba en un efi­cien­te tra­ba­jo de en­gra­sar la ma­qui­na­ria pú­bli­ca de has­ta 12 go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos con ju­go­sos so­bor­nos.

Ode­brecht fue con­de­na­do a 9 años de cár­cel en el 2015, pe­ro ya es­tá en li­ber­tad des­pués de ver re­du­ci­da su pe­na sen­si­ble­men­te por un acuer­do con la Jus­ti­cia pa­ra ti­rar de la man­ta. Del es­cán­da­lo ca­ye­ron po­lí­ti­cos de me­dio con­ti­nen­te, es­pe­cial­men­te en Pe­rú, don­de el pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki tu­vo que di­mi­tir y sus pre­ce­den­tes es­tán o de­te­ni­dos o en bús­que­da y cap­tu­ra. En Bra­sil, las de­la­cio­nes de Mar­ce­lo Ode­brecht echa­ron más fue­go a la ho­gue­ra de Lu­la y la su­pues­ta tra­ma de con­se­gui­do­res de con­tra­tos en la Pe­tro­bras. La cons­truc­to­ra fue apar­ta­da de los con­cur­sos pú­bli­cos en Mé­xi­co y Pe­rú, y cum­pli­rá un año de ve­to en Ar­gen­ti­na en ju­lio. En Bra­sil ya vuel­ve a ope­rar co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do.

Pe­ro si hay una em­pre­sa que pue­de com­pe­tir con Ode­brecht en di­men­sión y al­can­ce in­ter­na­cio­nal es JBS, la ma­yor pro­duc­to­ra de pro­teí­na ani­mal del mun­do, el ma­yor fri­go­rí­fi­co de La­ti­noa­mé­ri­ca. Es una em­pre­sa fa­mi­liar, crea­da con em­pe­ño por Zé Mi­nei­ro, apo­do de Jo­sé Batista So­brin­ho, que nun­ca sos­pe­chó que tras dar­le el re­le­vo a sus dos hi­jos ge­me­los, Wes­ley y Joes­ley, iba a me­ter­se en se­me­jan­te lío. Acu­sa­dos los Batista de fi­nan­ciar ile­gal­men­te las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de me­dia Cá­ma­ra de Dipu­tados, fue­ron de­te­ni­dos y tam­bién acor­da­ron con la Fis­ca­lía sol­tar la len­gua.

Eso fue en el 2014. Los ge­me­los Batista pa­sa­ron por la cár­cel, el ju­bi­la­do pa­dre re­to­mó la em­pre­sa y, tras ven­der al­gu­nas fi­lia­les, en el 2017 al­can­zó un be­ne­fi­cio ré­cord de 135 mi­llo­nes de eu­ros. A di­fe­ren­cia de Mar­ce­lo Ode­brecht, los Batista apun­ta­ron al pre­si­den­te Mi­chel Te­mer y rá­pi­da­men­te su acuer­do ju­di­cial se rom­pió. Aho­ra, pe­lean có­mo re­to­mar el con­trol de una em­pre­sa que ven­de car­ne y de­ri­va­dos a to­do el mun­do, in­ten­tan­do sa­ber has­ta qué pun­to el pro­tec­cio­nis­mo de Do­nald Trump y el pa­pel de Chi­na en la ecua­ción afec­ta a la mi­tad de su ne­go­cio, que se fac­tu­ra en Es­ta­dos Uni­dos.

| Y. CHIBA

LE­VAN­TAR LAS AL­FOM­BRAS. El acuer­do ju­di­cial que per­mi­tió al pre­si­den­te de Ode­brecht re­du­cir su con­de­na de 9 años ha cau­sa­do un te­rre­mo­to en va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. En Pe­rú, sin ir más le­jos, el pre­si­den­te del Go­bierno, Pa­blo Kuczyns­ki, tu­vo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.