LAS ENER­GÍAS LIM­PIAS CO­BRAN PRO­TA­GO­NIS­MO

El gi­ro ha­cia las ener­gías lim­pias cen­tra­rá la po­lí­ti­ca del Mi­nis­te­rio de Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca, que di­ri­ge Te­re­sa Ri­be­ra Die­sel, car­bón o cen­tra­les nu­clea­res tie­nen los días con­ta­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ana Bal­sei­ro

La Ley de Cam­bio Cli­má­ti­co y Tran­si­ción Ener­gé­ti­ca so­bre la que tra­ba­ja el Eje­cu­ti­vo de Sán­chez cues­tio­na el fu­tu­ro del dié­sel, el car­bón y las cen­tra­les nu­clea­res.

La mi­nis­tra de Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca, Te­re­sa Ri­be­ra, res­pon­sa­ble de las áreas de ener­gía, cam­bio cli­má­ti­co, me­dio am­bien­te y agua en el Go­bierno so­cia­lis­ta, ha ate­rri­za­do con un am­bi­cio­sa agen­da de cam­bios ba­jo el bra­zo. Su ob­je­ti­vo, en es­ta le­gis­la­tu­ra re­du­ci­da y atí­pi­ca de alian­zas frá­gi­les en ex­tre­mo, es sen­tar las ba­ses pa­ra, co­mo el pro­pio nom­bre de su car­te­ra mi­nis­te­rial re­co­ge, cam­biar el mo­de­lo ener­gé­ti­co y que, sin las­trar la com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía, de­je de ser una amenaza pa­ra el me­dio am­bien­te, re­vir­tien­do el avan­ce del cam­bio cli­má­ti­co. «Hay que de­jar de apli­car la po­lí­ti­ca de la aves­truz» y abor­dar el «im­pres­cin­di­ble cam­bio de mo­de­lo ener­gé­ti­co», avan­zan­do en la di­rec­ción que mar­ca la UE, con la in­no­va­ción y la mo­der­ni­za­ción co­mo cla­ves. Los ejes prin­ci­pa­les se ana­li­zan a con­ti­nua­ción:

LEY CON­TRA EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO.

La Ley de Cam­bio Cli­má­ti­co y Tran­si­ción Ener­gé­ti­ca que Ri­be­ra avan­zó en su pri­me­ra com­pa­re­cen­cia an­te el Con­gre­so es­te mis­mo mes se­rá el eje ver­te­bra­dor de la po­lí­ti­ca del mi­nis­te­rio. La mi­nis­tra afir­mó que «Es­pa­ña no pue­de ter­mi­nar es­ta le­gis­la­tu­ra sin es­ta ley», con la que el país de­be­ría cum­plir los com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les sus­cri­tos con­tra el ca­len­ta­mien­to glo­bal, co­mo el Acuer­do de Pa­rís. Es­ta nor­ma­ti­va, pa­ra la que el Eje­cu­ti­vo ne­ce­si­ta aglu­ti­nar el res­pal­do de los di­fe­ren­tes gru­pos po­lí­ti­cos en el he­mi­ci­clo, in­clui­rá, en­tre otras me­di­das, la obli­ga­ción de que las em­pre­sas co­ti­za­das pu­bli­quen un in­for­me anual de eva­lua­ción del ries­go cli­má­ti­co y de car­bono de su ac­ti­vi­dad. Ri­be­ra ex­pli­có que es­tos re­por­tes per­mi­ti­rán tes­tar có­mo de bien se ha­cen los de­be­res en ma­te­ria cli­má­ti­ca, ade­más de im­pac­tar en el di­se­ño de las es­tra­te­gias de ne­go­cio del las com­pa­ñías.

Pe­ro las co­ti­za­das no se­rán las úni­cas que de­be­rán re­pen­sar có­mo su fun­cio­na­mien­to in­ci­de en el en­torno. Igual­men­te se pre­ten­de mo­di­fi­car la Ley de Con­tra­ta­ción Pú­bli­ca pa­ra que in­clu­ya los nue­vos requisitos am­bien­ta­les y cli­má­ti­cos pa­ra to­dos los pro­vee­do­res y con­tra­tis­tas de la ad­mi­nis­tra­ción.

Del mis­mo mo­do, el Ban­co de Es­pa­ña ten­drá que re­dac­tar in­for­mes pe­rió­di­cos so­bre el es­ta­do de la eco­no­mía na­cio­nal, sus ries­gos, for­ta­le­zas y vul­ne­ra­bi­li­da­des fren­te al preo­cu­pan­te cam­bio cli­má­ti­co. La pre­ten­sión del mi­nis­te­rio es re­mi­tir la ley al Par­la­men­to an­tes de que con­clu­ya el año por­que, en pa­la­bras de Ri­be­ra, «no es de ex­tra­ñar que sin un mar­co re­gu­la­to­rio ade­cua­do la eco­no­mía es­pa­ño­la no ha­ya con­se­gui­do aún des­aco­plar en tér­mi­nos ab­so­lu­tos su cre­ci­mien­to de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, y es­to es un las­tre pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad». Así pues, la prio­ri­dad es cla­ra.

DES­CAR­BO­NI­ZA­CIÓN.

En es­te es­ce­na­rio, otro de los fo­cos de aten­ción se­rá la pro­gre­si­va des­car­bo­ni­za­ción del país, que afec­ta­rá de for­ma di­rec­ta a Ga­li­cia, don­de funcionan dos cen­tra­les tér­mi­cas que pro­du­cen ener­gía que­man­do es­te com­bus­ti­ble fó­sil: Mei­ra­ma y As Pon­tes.

El PSOE tie­ne en men­te el 2025 co­mo fe­cha lí­mi­te «orien­ta­ti­va» pa­ra pres­cin­dir de él, aun­que la mi­nis­tra ma­ti­zó que no ha­bía aún una «de­ci­sión ce­rra­da». En cual­quier ca­so, que el car­bón de­be que­dar en el pa­sa­do pa­re­ce in­con­tes­ta­ble —Bru­se­las tam­bién lo impone— y la lí­nea ro­ja que plan­tea el Eje­cu­ti­vo coin­ci­de, de he­cho, con el ca­len­da­rio de cie­rre que ya tie­nen al­gu­nas de las em­pre­sas que ex­plo­tan las ca­tor­ce cen­tra­les tér­mi­cas en fun­cio­na­mien­to en el país. Sin em­bar­go, no to­das es­tán en esa si­tua­ción, ya que En­de­sa pre­ten­de ex­ten­der la vi­da útil de las plan­tas de As Pon­tes y de Li­to­ral (Al­me­ría) has­ta el 2045 —funcionan con car­bón de im­por­ta­ción y la eléc­tri­ca ha he­cho una abul­ta­da in­ver­sión pa­ra adap­tar las ins­ta­la­cio­nes y re­du­cir su con­ta­mi­na­ción— y EDP quie­re ha­cer lo pro­pio con las de So­to de Ri­be­ra y Abo­ño, am­bas en As­tu­rias, has­ta el 2030.

En cual­quier ca­so, Ri­be­ra es­pe­ra que en el ho­ri­zon­te del 2020 echen el cie­rre la mi­tad de las tér­mi­cas, ya que no han he­cho las in­ver­sio­nes pre­ci­sas pa­ra se­guir fun­cio­nan­do con me­nos emi­sio­nes.

ADIÓS A LAS NU­CLEA­RES. Es, jun­to con la des­car­bo­ni­za­ción, otra pa­ta de la im­plan­ta­ción pro­gre­si­va de las ener­gías re­no­va­bles en sus­ti­tu­ción de las con­ven­cio­na­les, «su­cias». El desafío, igual que en el ca­so del car­bón, se­rá di­se­ñar un cie­rre or­de­na­do de es­tas plan­tas cuan­do va­yan cum­plien­do 40 años de vi­da útil. «No tie­nen sen­ti­do. Ya no tie­nen fu­tu­ro».

Otras me­di­das con­cre­tas son la prohi­bi­ción del frac­king (la ex­trac­ción de pe­tró­leo o gas del subsuelo in­yec­tan­do agua a pre­sión en la ro­ca) o nue­vas ex­plo­ra­cio­nes de hi­dro­car­bu­ros.

EL DIÉ­SEL, CON LOS DÍAS CON­TA­DOS.

Pre­ci­sa­men­te con esas pa­la­bras lo ex­pre­só la pro­pia mi­nis­tra a los pe­rio­dis­tas en los pa­si­llos del Con­gre­so. Ri­be­ra ar­gu­men­tó que «du­ra­rá más, du­ra­rá me­nos, pe­ro su im­pac­to en la ca­li­dad del aire que res­pi­ra­mos es lo su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­te co­mo pa­ra ir pen­san­do en un pro­ce­so de sa­li­da». A la alar­ma ini­cial de los con­duc­to­res —ca­be re­cor­dar que el dié­sel ha si­do el mo­tor pre­fe­ri­do por los es­pa­ño­les en los úl­ti­mos 20 años, ten­den­cia que aca­ba de in­ver­tir­se— le ha se­gui­do una re­la­ti­va cal­ma, des­pués de que el Eje­cu­ti­vo ex­pli­ca­ra que la re­le­ga­ción del ga­só­leo tam­bién se­ría pau­la­ti­na y se in­car­di­na­ría en la apli­ca­ción del prin­ci­pio de que «quien con­ta­mi­na, pa­ga», pe­ro con­cien­cián­do­se pa­ra de­jar de con­ta­mi­nar, por su­pues­to. Es de­cir, den­tro de un di­se­ño más am­plio de fis­ca­li­dad me­dioam­bien­tal, se tra­ta de au­men­tar el im­pues­to al dié­sel has­ta equi­pa­rar­lo a la ga­so­li­na con el ob­je­ti­vo, pa­ra que el cos­te de con­ta­mi­nar sea di­sua­so­rio. La evo­lu­ción desea­ble es ha­cia los vehícu­los hí­bri­dos o eléc­tri­cos, que ac­tual­men­te su­po­nen un es­ca­so 6 % de las ven­tas .

IM­PUL­SO A LAS ENER­GÍAS LIM­PIAS.

El mi­nis­te­rio tam­bién tie­ne pre­vis­to re­vi­sar to­da la nor­ma­ti­va que se opon­ga al des­plie­gue y cre­ci­mien­to de las ener­gías lim­pias. Ri­be­ra con­si­de­ra que pre­ci­sa­men­te la le­gis­la­ción ha im­pe­di­do un ma­yor desa­rro­llo de las re­no­va­bles y tam­bién ha pro­vo­ca­do des­con­fian­za de los in­ver­so­res en el país en di­cho ám­bi­to. «Y re­cu­pe­rar­la no es fá­cil», sub­ra­yó.

En cual­quier ca­so, co­mo pri­mer pa­so pa­ra ello, su de­par­ta­men­to adop­ta­rá una se­rie de me­di­das de ca­rác­ter ur­gen­te, co­mo la de­ro­ga­ción del de-

no­mi­na­do «im­pues­to al sol», que su­po­ne gra­var la pro­duc­ción pa­ra au­to­con­su­mo do­més­ti­co. Es­te gra­va­men a las ins­ta­la­cio­nes so­la­res de más de 10 kW de po­ten­cia lo im­pu­so el an­te­rior Go­bierno con la ne­ga­ti­va fron­tal de to­da la opo­si­ción y de los afec­ta­dos, y se con­si­de­ra una de las tra­bas que ha im­pe­di­do el des­pe­gue do­més­ti­co de es­ta re­no­va­ble. Por­que, co­mo sos­tie­ne la mi­nis­tra, la tran­si­ción del mo­de­lo ener­gé­ti­co en los pró­xi­mos 30 años tie­ne que ba­sar­se en las re­no­va­bles y en un con­su­mo efi­cien­te.

LA PO­LÍ­TI­CA DEL AGUA. Es otro de los ejes en los que tra­ba­ja­rá el mi­nis­te­rio, ya que, tal y co­mo ad­vir­tió en el Con­gre­so la mi­nis­tra, «los de­fi­cien­tes y preo­cu­pan­tes» ni­ve­les de de­pu­ra­ción de aguas re­si­dua­les que pre­sen­ta Es­pa­ña «no son de re­ci­bo». Por ello, anun­ció un plan de cho­que pa­ra pa­liar la si­tua­ción.

La evi­den­cia de tal ne­ce­si­dad que­dó aún más pa­ten­te es­ta mis­ma se­ma­na, des­pués de que el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea ha­ya con­de­na­do a Es­pa­ña por el in­cum­pli­mien­to de la co­rrec­ta de­pu­ra­ción de sus aguas re­si­dua­les (en nue­ve nú­cleos ur­ba­nos de más de 15.000 ha­bi­tan­tes), im­po­nién­do­le 12 mi­llo­nes de eu­ros de san­ción.

Prohi­bir el frac­king o tum­bar el «im­pues­to al sol», que pe­na­li­za el au­to­con­su­mo, es­tán en la agen­da de Ri­be­ra

MA­BEL RO­DRÍ­GUEZ ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.