EL CO­MER­CIO MUN­DIAL SE BA­TE EN­TRE BLO­QUES

La Unión Eu­ro­pea, Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na ba­ta­llan por la he­ge­mo­nía co­mer­cial Trump y Junc­ker re­ba­ja­ron es­ta se­ma­na la ten­sión, con la OMC fue­ra de las ne­go­cia­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro, Bru­se­las

TRUMP Y JUNC­KER REBAJAN ES­TA SE­MA­NA EL NI­VEL DE TEN­SIÓN EN LA PUG­NA ARANCELARIA MUN­DIAL. SIN EM­BAR­GO, LAS ES­PA­DAS SI­GUEN EN TO­DO LO AL­TO AN­TE EL CAM­BIO DE MO­DE­LO, CON SU GI­RO HA­CIA EL PRO­TEC­CIO­NIS­MO QUE IMPONE EL AC­TUAL IN­QUI­LINO DE LA CA­SA BLAN­CA. LA BA­TA­LLA CON­TI­NÚA

Las ba­ta­llas en la an­ti­güe­dad se li­bra­ban cuer­po a cuer­po. Em­pu­ñan­do fu­si­les, blan­dien­do es­pa­das en lar­gas mar­chas mi­li­ta­res. Las del si­glo XXI se li­bran en el eté­reo mun­do de los mercados, a gol­pe de aran­cel. Las con­sig­nas de gue­rra de las po­ten­cias mun­dia­les han si­do sus­ti­tui­das por tuits y los da­ños ya no se mi­den en pér­di­das hu­ma­nas, sino en pér­di­das eco­nó­mi­cas. Tras dos dé­ca­das de rá­pi­da glo­ba­li­za­ción y re­la­ti­va paz co­mer­cial, Es­ta­dos Uni­dos ha de­ci­di­do, con Do­nald Trump al fren­te, rom­per la ba­ra­ja. Su in­dus­tria ha su­fri­do los efec­tos de la des­lo­ca­li­za­ción, la fe­roz com­pe­ten­cia ex­te­rior y las «prác­ti­cas des­lea­les» de eu­ro­peos y chi­nos. Eso di­ce el mag­na­te. Las cuen­tas no le sa­len. Siem­pre sa­le per­dien­do de los in­ter­cam­bios con los seis so­cios co­mer­cia­les más gran­des de su país (la UE, Chi­na, Ca­na­dá, Mé­xi­co, Ja­pón y Co­rea del Sur). Le­jos de re­cu­rrir a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC) pa­ra li­ti­gar, Trump ha op­ta­do por el uni­la­te­ra­lis­mo y la ven­gan­za arancelaria. Sin du­da la ba­ta­lla más peligrosa es la que es­tá en­fren­tan­do a Pe­kín y Was­hing­ton. El Go­bierno chino ya ha res­pon­di­do al pro­tec­cio­nis­mo de Trump con aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes de vehícu­los, pro­duc­tos agrí­co­las y pro­duc­tos acuá­ti­cos pro­ce­den­tes de EE. UU. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pi­de cal­ma mien­tras sus ci­mien­tos ame­na­zan con de­rrum­bar­se.

CO­MER­CIO «IN­JUS­TO»

Trump con­si­de­ra des­ho­nes­ta la ac­ti­tud de sus so­cios chi­nos, pe­ro mu­cho más la de sus alia­dos eu­ro­peos, quie­nes apro­ve­chan su abul­ta­do su­pe­rá­vit co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos (118.700 mi­llo­nes de eu­ros) pa­ra com­pen­sar el dé­fi­cit li­ga­do a la enor­me de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca de Ru­sia y de las ma­nu­fac­tu­ras chi­nas. So­lo el sal­do en la ba­lan­za de ser­vi­cios es fa­vo­ra­ble a los es­ta­dou­ni­den­ses (1.300 mi­llo­nes de eu­ros). Las cuen­tas han des­per­ta­do la ira del mag­na­te. Quie­re equi­li­brar la con­tien­da con Bru­se­las a gol­pe de ta­ri­fa y ba­rre­ras co­mer­cia­les. Es­ta ar­ma de gue­rra con­tem­po­rá­nea no es nue­va. Ya la uti­li­za­ron las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pre­vias (Ba­rak Oba­ma y Geor­ge Bush). Tam­bién la UE tie­ne des­ple­ga­do un con­tin­gen­te de me­di­das pa­ra con­te­ner el ham­bre ex­pan­si­vo de los chi­nos. So­lo en el año 2016 se pu­sie­ron en mar­cha 98 in­ves­ti­ga­cio­nes an­ti­dum­ping y an­ti­sub­si­dios.

Son prác­ti­cas re­la­ti­va­men­te co­mu­nes. El ries­go ra­di­ca en el dis­cur­so que es­tán blan­dien­do lí­de­res po­lí­ti­cos co­mo Trump, fa­vo­ra­bles a di­na­mi­tar el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y las re­glas de mer­ca­do. Co­mo bien di­jo el mag­na­te es­ta mis­ma se­ma­na, su equi­po quie­re que los lí­de­res va­yan des­fi­lan­do por Was­hing­ton pa­ra re­ne­go­ciar los tér­mi­nos, na­da de acu­dir a la OMC a re­vi­sar con­jun­ta­men­te las re­glas de jue­go. Una es­tra­te­gia que le ha ser­vi­do pa­ra re­ne­go­ciar las re­glas de jue­go con la UE. Los Vein­tio­cho in­ten­ta­ron man­te­ner vi­vos to­dos los fo­ros de diá­lo­go pa­ra evi­tar un des­ca­rri­la­mien­to. Ins­ta­ron al Go­bierno chino a abrir las puer­tas a las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras, le­van­tan­do las ba­rre­ras bu­ro­crá­ti­cas que di­fi­cul­tan la ex­pan­sión de com­pa­ñías oc­ci­den­ta­les en el país asiá­ti­co. Y to­do sin te­ner que re­cu­rrir a la trans­fe­ren­cia obli­ga­da de know how y pro­pie­dad in­te­lec­tual a las com­pa­ñías com­pe­ti­do­ras chi­nas, quie­nes se ali­men­ta­ban de la in­no­va­ción de eti­que­ta eu­ro­pea o es­ta­dou­ni­den­se. Una «tram­pa» muy cri­ti­ca­da por Trump. Nin­gu­na de las ma­nio­bras han con­ven­ci­do al es­ta­dou­ni­den­se, quien ame­na­zó con hun­dir la ba­se de flo­ta­ción de las ex­por­ta­cio­nes eu­ro­peas (vehícu­los, equi­pa­mien­tos y com­po­nen­tes). Se­ría «un pun­to de no re­torno» pa­ra Bru­se­las. Na­die tie­ne na­da que ga­nar en es­ta con­tien­da. Tam­po­co Trump. La UE es el prin­ci­pal des­tino de las ex­por­ta­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas (21 %) en las que la in­dus­tria de la au­to­mo­ción y las ae­ro­na­ves re­pre­sen­tan un 14,5 % del pas­tel.

La re­la­ción con Trump se en­de­re­zó el pa­sa­do miér­co­les, tras la vi­si­ta del pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker, a Was­hing­ton. «Des­fi­lan­do», co­mo el mag­na­te que­ría, el lu­xem­bur­gués hin­có la ro­di­lla pa­ra sal­var a la in­dus­tria del au­to­mó­vil ale­ma­na, ol­vi­dan­do aque­llo de «La UE no ne­go­cia­rá ba­jo pre­sión o ame­na­zas». Lo hi­zo y con­si­guió así sal­var a Ber­lín. ¿A qué pre­cio? La UE de­be­rá ne­go­ciar un acuer­do aran­ce­la­rio pa­ra re­ba­jar a ce­ro las ta­ri­fas so­bre los bie­nes, a ex­cep­ción de los vehí­tie­ne cu­los. Tal y co­mo pe­día Trump. De for­ma pa­ra­le­la, Was­hing­ton re­eva­lua­rá la po­si­bi­li­dad de dar mar­cha atrás al gra­va­men so­bre el ace­ro y el alu­mi­nio y a de­ba­tir so­bre la re­for­ma de la OMC. La so­lu­ción «a la ale­ma­na» no con­ven­ce a Fran­cia. Su mi­nis­tro de Eco­no­mía, Bruno Le Mai­re, re­pro­chó al ne­go­cia­dor eu­ro­peo ha­ber sa­cri­fi­ca­do por el ca­mino al sec­tor agrí­co­la, de fuer­te arrai­go en el país ga­lo. La im­por­ta­ción

ma­si­va de so­ja y de ali­men­tos mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te des­pier­ta enor­me re­cha­zo en el país ve­cino. Pa­ra Bru­se­las, el acuer­do po­lí­ti­co es un mal me­nor por­que «eli­mi­na­mos el pe­li­gro de una gue­rra co­mer­cial ma­yor».

CHI­NA, EL RI­VAL A BA­TIR

A pe­sar de la re­tó­ri­ca agre­si­va y el hos­ti­ga­mien­to con­ti­nua­do de Was­hing­ton ha­cia la UE, Trump cla­ro que el ri­val a ba­tir es Chi­na. El gi­gan­te asiá­ti­co acu­mu­la el ma­yor su­pe­rá­vit co­mer­cial del mun­do con EE. UU. (320.900 mi­llo­nes de eu­ros) y es el ma­yor po­see­dor de deu­da pú­bli­ca y ac­ti­vos del país nor­te­ame­ri­cano, una si­tua­ción de ven­ta­ja pa­ra Pe­kín si sabe ju­gar las car­tas. El Go­bierno chino po­dría des­en­ca­de­nar un terremoto en los mercados de di­ne­ro si de­ci­de des­ha­cer­se de in­me­dia­to de los tí­tu­los o ac­ti­vos pa­ra in­ver­tir en los ni­po­nes o eu­ro­peos. Aun­que los ex­per­tos creen que Chi­na tie­ne más que per­der con es­te ti­po de gue­rra que EE. UU. Trump ten­dría que bus­car nue­vas vías de fi­nan­cia­ción, pe­ro tam­bién re­du­ci­ría la de­pen­den­cia del país asiá­ti­co, un es­ce­na­rio desea­ble pa­ra el mul­ti­mi­llo­na­rio que quie­re de­pre­ciar el dó­lar fren­te al yuan pa­ra me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de ex­por­ta­ción de su país.

Pe­kín pre­pa­ra sus ar­mas co­mer­cia­les. Ya res­pon­dió a los aran­ce­les del 25% im­pues­tos a su ace­ro y alu­mi­nio con res­tric­cio­nes a las im­por­ta­cio­nes por va­lor de 42.800 mi­llo­nes de eu­ros. La es­ca­la­da ya es­tá afec­tan­do al pre­cio fi­nal de al­gu­nos pro­duc­tos por el en­ca­re­ci­mien­to de los cos­tes en la ca­de­na de su­mi­nis­tro, tam­bién en Nor­tea­mé­ri­ca. Aun­que el grue­so es­tá por lle­gar. Chi­na mi­ra de reojo la evo­lu­ción de sus ex­por­ta­cio­nes de compu­tado­ras, equi­pos de ra­dio, te­lé­fo­nos y cir­cui­tos in­te­gra­dos (22,3 %) a EE. UU., su prin­ci­pal mer­ca­do (19 %). Su pre­si­den­te, Xi Jin­ping, no quie­re que la con­tien­da ra­len­ti­ce la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro que ha al­can­za­do el país des­de su en­tra­da en la OMC. El cre­ci­mien­to del PIB chino en el 2007 re­pre­sen­ta­ba el 11,3 % del glo­bal, fren­te al 20,7 % de la UE y el 18.2 de EE. UU. Las tor­nas han cam­bia­do en ape­nas diez años. Hoy Chi­na con­cen­tra el 18,2 % del cre­ci­mien­to del PIB glo­bal. La UE y EE. UU., con un 16,5 % y un 15,3 %, res­pec­ti­va­men­te, han em­pren­di­do la sen­da del de­cli­ve eco­nó­mi­co. «Chi­na de­be ocu­par el lu­gar que le co­rres­pon­de en el mun­do», des­li­zó el pa­sa­do mes de mar­zo Xi Jin­ping, an­tes de ape­lar al «ra­cio­ci­nio» de Trump pa­ra de­te­ner la gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.