¿Por qué Ale­ma­nia es el gran «enemi­go» de Trump?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

Si hay una dia­na ape­te­ci­ble pa­ra Trump, esa es Ale­ma­nia, su quin­to so­cio co­mer­cial (4,4 %) tras Chi­na, Ca­na­dá, Mé­xi­co y Ja­pón. El nor­te­ame­ri­cano ha em­pren­di­do una cru­za­da con­tra el país ger­mano, al que acu­sa de ser un apro­ve­cha­do y de ju­gar su­cio por­que acu­mu­la abul­ta­dos su­pe­rá­vits co­mer­cia­les des­de an­tes de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín. La ten­den­cia se ha acen­tua­do en los úl­ti­mos sie­te años. En el 2010 la ba­lan­za co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos con Ale­ma­nia (bie­nes y ser­vi­cios) era de -29.325 mi­llo­nes de eu­ros. El dé­fi­cit se dis­pa­ró has­ta los 64.048 mi­llo­nes de eu­ros en el 2015 y en el 2017 se es­ta­bi­li­zó en los -54.444 mi­llo­nes de eu­ros. Una si­tua­ción in­to­le­ra­ble pa­ra Trump, quien hi­zo del «Ame­ri­ca first» (Ame­ri­ca pri­me­ro) la ban­de­ra de su Ad­mi­nis­tra­ción.

Tras un estudio qui­rúr­gi­co ri­gu- ro­so, Was­hing­ton lle­gó a la con­clu­sión de que es el so­cio ger­mano, ter­cer ma­yor ex­por­ta­dor del mun­do en so­li­ta­rio tras Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos, el que en bue­na me­di­da des­equi­li­bra la ba­lan­za a fa­vor de la UE. La Ca­sa Blan­ca es­tá dis­pues­ta a ha­cer lo que ha­ga fal­ta pa­ra re­ver­tir la si­tua­ción. Aun­que pa­ra ello ten­ga que de­cla­rar­le la gue­rra al blo­que co­mu­ni­ta­rio.

El mag­na­te apun­ta al ta­lón de Aqui­les de Ale­ma­nia: La in­dus­tria del au­to­mó­vil, res­pon­sa­ble del 16,6 % de las ex­por­ta­cio­nes ger­ma­nas. El pro­ble­ma es que en ma­te­ria co­mer­cial, la UE es un blo­que in­di­vi­si­ble así que las re­pre­sa­lias las su­fri­rán los Vein­tio­cho. El mag­na­te es­tu­dia gra­var las im­por­ta­cio­nes de la UE (49.300 mi­llo­nes de eu­ros en el 2017) con aran­ce­les del 25 % fren­te al 2,5 % ac­tual. Los fa­bri­can­tes co­mo Mer­ce­des, BMW, Daim­ler y Volks­wa­gen se han echa­do a tem­blar. Tam­bién la in­dus­tria au­xi­liar, afin­ca­da en otros paí­ses eu­ro­peos co­mo Es­pa­ña. Y có­mo no, Bru­se­las. El 31 % del su­pe­rá­vit co­mer­cial de la UE con Es­ta­dos Uni­dos de­pen­de de la ex­por­ta­ción de vehícu­los. A pe­sar de que la Co­mi­sión Eu­ro­pea re­cha­za las crí­ti­cas y las acu­sa­cio­nes lan­za­das des­de el otro la­do del Atlán­ti­co, re­co­no­ce que ese des­equi­li­brio tam­bién se da den­tro de la UE. La ins­ti­tu­ción lle­va una dé­ca­da ins­tan­do a las au­to­ri­da­des ale­ma­nas a que au­men­ten el gas­to pú­bli­co pa­ra es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to en el res­to de eco­no­mías del eu­ro. El Go­bierno de Mer­kel echó ba­lo­nes fue­ra es­ta se­ma­na: «Es­ta­dos Uni­dos no es un ad­ver­sa­rio sino nues­tro so­cio y alia­do más im­por­tan­te fue­ra de la UE. Trump pue­de tui­tear lo que quie­ra, pe­ro no va a cam­biar na­da», in­sis­tió el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Hei­ko Maas.

LA BA­TA­LLA DEL GAS NA­TU­RAL

«Cau­ti­va», fue el epí­te­to que le de­di­có Trump a Ale­ma­nia en la úl­ti­ma cum­bre de la OTAN. El nor­te­ame­ri­cano acu­sa a los ale­ma­nes de hin­car la ro­di­lla fren­te a Moscú, ce­lo­so de la de­pen­den­cia que tie­nen de las im­por­ta­cio­nes de gas (35 %) y pe­tró­leo (40 %) ru­sos. Un víncu­lo que po­dría au­men­tar con el Nord Stream II, el ga­so­duc­to con el que Ru­sia pre­ten­de au­men­tar la de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca de Ale­ma­nia (hoy im­por­ta el 53,6 % de la ener­gía que con­su­me). El cálcu­lo eco­nó­mi­co de Was­hing­ton es sim­ple: Si la UE tie­ne un enor­me su­pe­rá­vit con EE. UU. (118.700 mi­llo­nes de eu­ros) y un enor­me dé­fi­cit con Ru­sia (45.500 mi­llo­nes de eu­ros) lo que tie­ne, y más con­cre­ta­men­te Ale­ma­nia, es de­jar de com­prar gas a Gaz­prom e im­por­tar el gas na­tu­ral li­cua­do (GNL) es­ta­dou­ni­den­se. Es la mis­ma «su­ge­ren­cia» que hi­zo en el mes de mar­zo el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio es­ta­dou­ni­den­se, Wil­bur Ross, al Go­bierno chino. La ba­ta­lla glo­bal por la he­ge­mo­nía co­mer­cial tam­bién se libra en el te­rreno ener­gé­ti­co. Junc­ker se com­pro­me­tió es­ta se­ma­na a fo­men­tar en­tre las can­ci­lle­rías eu­ro­peas la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra des­em­bar­car el GNL es­ta­dou­ni­den­se en los puer­tos, aun­que fuen­tes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea su­gie­ren que es­to po­dría ser un brin­dis al sol, ya que es­tá en ma­nos de los ope­ra­do­res pri­va­dos y los Es­ta­dos miem­bros: «De­pen­de­rá de si los pre­cios son com­pe­ti­ti­vos (...) De­pen­de­rá de las con­di­cio­nes de mer­ca­do», ase­gu­ran pa­ra re­ba­jar las ex­pec­ta­ti­vas.

El man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se cri­ti­ca a la UE, es­pe­cial­men­te a Ale­ma­nia, por la de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca que man­tie­ne con Ru­sia a tra­vés del ga­so­duc­to Nord Stream y su ge­me­lo en cons­truc­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.