UN INCONTINENTE DE LOS TUITS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Elon Musk FUN­DA­DOR DE TESLA

Lo de Elon Musk (Pre­to­ria, Su­dá­fri­ca, 28 de ju­nio de 1971) en Twit­ter em­pie­za a no te­ner nom­bre. Tan­to, que en Wall Street son ya ca­si le­gión los que se lle­van las ma­nos a la ca­be­za ca­da vez que el fun­da­dor de Tesla abre la bo­ca en la red so­cial. Y has­ta hay al­gún repu­tado ex­per­to que le ha re­co­men­da­do pú­bli­ca­men­te, a tra­vés de una car­ta abier­ta, que de­je al­gún tiem­po de tui­tear si no quie­re per­ju­di­car su ne­go­cio.

El del con­se­jo es Ge­ne Muns­ter, uno de los ana­lis­tas que más sabe de Tesla. Su re­co­men­da­ción lle­gó jus­to des­pués de que el fa­mo­so em­pre­sa­rio pu­sie­ra los pies en otro jar­dín. El de la his­to­ria que ha man­te­ni­do en vi­lo al mun­do du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas: la odi­sea de los 12 ni­ños tai­lan­de­ses atra­pa­dos en una cue­va jun­to con su en­tre­na­dor de fút­bol du­ran­te días.

Un dra­ma en el que Musk de­ci­dió per­so­nar­se pa­ra de­jar­se ver. Via­jó has­ta Tai­lan­dia con un mi­ni­sub­ma­rino ba­jo el bra­zo con la in­ten­ción, di­jo, de ayu­dar en el res­ca­te. «Aca­bo de re­gre­sar de la cue­va 3. El mi­ni-sub es­tá pre­pa­ra­do si fue­ra ne­ce­sa­rio», tui­teó. Pe­ro su ofer­ta fue re­cha­za­da por el Go­bierno tai­lan­dés: «Aun­que su tec­no­lo­gía es bue­na y so­fis­ti­ca­da, no es prác­ti­ca pa­ra es­ta mi­sión», di­je­ron. Al em­pre­sa­rio no le de­bió sen­tar na­da bien aque­llo. Y mu­cho me­nos que el bu­cea­dor que di­ri­gía la ope­ra­ción de sal­va­men­to cri­ti­ca­se su ofre­ci­mien­to acu­sán­do­lo de ha­ber or­ques­ta­do una cam­pa­ña de már­ke­ting pa­ra dar­se pu­bli­ci­dad. Cier­to es que Vern Uns­worth, que así se lla­ma el es­pe­leó­lo­go, bri­tá­ni­co, pa­ra más señas, di­jo li­te­ral­men­te que Musk po­día me­ter­se el sub­ma­rino por don­de le cu­pie­se. Pe­ro lo del fun­da­dor de Tesla fue mu­cho peor. Tan­to que aca­bó acu­san­do a Uns­worth de pe­dó­fi­lo.

«La cul­pa es mía y so­la­men­te mía», de­cía tres días des­pués de desatar la po­lé­mi­ca. Tra­ta­ba de dis­cul­par­se por su aca­lo­ra­da res­pues­ta que, en­tre otras co­sas, le cos­tó una du­ra caí­da en bol­sa a las ac­cio­nes de la com­pa­ñía.

Esa es la úl­ti­ma, pe­ro no la úni­ca sa­li­da de tono pro­ta­go­ni­za­da por el fun­da­dor de Tesla. De ahí la preo­cu­pa­ción de los ana­lis­tas, que ven en esa po­co re­co­men­da­ble ver­bo­rrea un pro­ble­ma de con­duc­ta que pue­de que no con­duz­ca a na­da bueno al fa­mo­so em­pre­sa­rio. En lo que va de año ha em­plea­do la red so­cial pa­ra, en­tre otras co­sas, ata­car a los sin­di­ca­tos de sus em­pre­sas, a pe­rio­dis­tas, a re­pre­sen­tan­tes de Si­li­con Va­lley y has­ta pa­ra mo­far­se de las es­tra­te­gias de in­ver­sión del fa­mo­so y me­ga­mi­llo­na­rio in­ver­sor Wa­rren Buf­fet. El ter­cer hom­bre más ri­co del pla­ne­ta, que se pa­sea­ba ya a sus an­chas por Wall Street cuan­do Musk no ha­bía na­ci­do.

Pe­ro la preo­cu­pa­ción subió de tono en la úl­ti­ma pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos de la fir­ma. Fue allí don­de, tras des­ve­lar unas pér­di­das de 785 mi­llo­nes de dó­la­res en el pri­mer tri­mes­tre, y des­pués de que al­gu­nos ana­lis­tas ex­pre­sa­ran sus du­das so­bre la via­bi­li­dad de la com­pa­ñía, Musk se pu­so fa­rru­co y cor­tó en se­co las pre­gun­tas. Des­pués lle­gó el turno de co­mu­ni­ca­ción, con­tra los que car­gó por in­for­mar so­lo de los as­pec­tos ne­ga­ti­vos de su ne­go­cio. En fin, que no lle­va na­da bien eso de las crí­ti­cas el em­pren­de­dor de ori­gen sud­afri­cano.

Pe­ro ha de te­ner cui­da­do, di­cen quie­nes co­no­cen a la in­mi­se­ri­cor­de Wall Street. En­tre otras co­sas por­que él es la ima­gen que la gen­te tie­ne de Tesla, una fir­ma que no in­vier­te en pu­bli­ci­dad. Y por­que a la com­pa­ñía ya se le ha pa­sa­do el arroz de em­pre­sa emer­gen­te. Aho­ra los in­ver­so­res quie­ren re­sul­ta­dos. Ver que Musk es un em­pren­de­dor ca­paz de cum­plir lo que di­ce y no so­lo un ni­ño mal­cria­do y ri­co que di­ce lo pri­me­ro que se le pa­sa por la ca­be­za. El tiem­po lo

di­rá.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.