Ga­li­cia tam­bién es fu­tu­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VENANCIO SALCINES

El mar­tes, las Me­da­llas de Ga­li­cia, el miér­co­les, nues­tro día prin­ci­pal co­mo pue­blo ¿Po­dría ha­blar de al­go que no fue­ra Ga­li­cia? Di­fí­cil. Y aún más di­fí­cil que, en es­tos días, es­cu­che un dis­cur­so mí­ni­ma­men­te ho­mo­gé­neo so­bre nues­tro país. El desa­rro­llo del día vein­ti­cin­co es un buen ejem­plo de ello, unos lo usan pa­ra ata­car a Ma­drid, cu­na de to­dos los ma­les. Otros, lo des­ti­nan pa­ra ha­blar del pa­sa­do y de nues­tros ele­men­tos di­fe­ren­cia­les, los ter­ce­ros, lo vi­sua­li­zan co­mo un día re­li­gio­so y se cen­tran en el Após­tol, y los úl­ti­mos, y se­gu­ra­men­te los más nu­me­ro­sos, lo des­ti­nan al ocio. Lo que pa­re­ce que no ha­ce na­die es re­fle­xio­nar so­bre nues­tro des­tino en el mun­do. Qui­zás es por­que nos sen­ti­mos co­mo un bar­co vie­jo, en pos­tu­ra de­fen­si­va an­te el olea­je y siem­pre pen­san­do en en­con­trar puer­to. Tan­tos años que­ján­do­nos que ya so­lo sa­be­mos mi­rar ha­cia atrás. Afor­tu­na­da­men­te, la Ga­li­cia de ver­dad, la que no ima­gi­na re­la­tos sino que los cons­tru­ye, la que se le­van­ta to­dos los días pa­ra ir a tra­ba­jar, sí tie­ne sue­ños y no son na­da in­fan­ti­les.

Lo pri­me­ro que te­ne­mos que te­ner cla­ro es que Ga­li­cia ya ha sa­li­do de la cri­sis, por lo tan­to, es aho­ra un bu­que con un cas­co nue­vo y la me­ta prin­ci­pal de su re­fle­xión ha de ser a qué puer­to nos di­ri­gi­mos. Dé­je­me que le dé al­gu­nos da­tos pa­ra mos­trar­le que uno no ha per­di­do la ca­be­za. En ju­nio del 2014, ha­bía 683.000 ga­lle­gos co­ti­zan­do en el ré­gi­men ge­ne­ral de la Se­gu­ri­dad So­cial, a ju­nio de es­te año ya eran 771 mil. Se po­dría de­cir que he­mos cre­ci­do, en tér­mi­nos in­ter­anua­les, a una me­dia de 22.000 co­ti­zan­tes al ré­gi­men ge­ne­ral por año; aun­que real­men­te no es así, el ver­da­de­ro im­pul­so ha lle­ga­do en el 2017 y es­te es­tá su­bien­do la me­dia his­tó­ri­ca. Si com­pa­ra­mos el pa­sa­do mes con el de ha­ce un año el in­cre­men­to es de 28.000 co­ti­zan­tes. Esa cifra, pa­ra Ga­li­cia, es al­ta, sor­pren­den­te­men­te al­ta. Ese nue­vo em­pleo no se nu­tre ni de de­pen­dien­tes de co­mer­cio ni de ca­ma­re­ros, co­mo sí es­tá ocu­rrien­do en el Le­van­te es­pa­ñol, lo es­tán ali­men­tan­do nues­tros sectores más avan­za­dos tec­no­ló­gi­ca­men­te. Al­guno di­rá, «im­po­si­ble, Ga­li­cia no es así», y en­tien­do el ca­breo, es­ta reali­dad no jus­ti­fi­ca dis­cur­sos pla­ñi­de­ros, y rom­pe una ima­gen que al­gu­nos han apro­ve­cha­do con cier­ta maes­tría po­lí­ti­ca.

¿De­be­mos es­tar sa­tis­fe­chos? En ab­so­lu­to, pe­ro sí de­be­mos te­ner cla­ro que hay mo­to­res pa­ra sus­ten­tar la am­bi­ción y eso de­be ca­lar en la so­cie­dad ga­lle­ga y tam­bién en una bue­na par­te de nues­tro sec­tor pú­bli­co. Es­to úl­ti­mo es muy re­le­van­te, y al ha­blar de la ad­mi­nis­tra­ción no es­toy pen­san­do en la Xun­ta de Ga­li­cia, ca­da día, a ex­cep­ción de al­gu­na con­se­lle­ría, más abier­ta a pro­pues­tas de fu­tu­ro. Más bien pien­so en la ca­pa­ci­dad in­fi­ni­ta de blo­queo de los ayun­ta­mien­tos. Por eso, pa­ra evi­tar que la in­efi­cien­cia po­lí­ti­ca se con­vier­ta en un freno, no de­be­mos ol­vi­dar que la Ga­li­cia am­bi­cio­sa nun­ca po­drá ca­mi­nar a hom­bros del Es­ta­do, y si al­guien lo cree que se dé una vuel­ta por Co­rea del Nor­te, se­gu­ro que le ha­cen un hue­co. Tie­ne que sus­ten­tar­se en el sec­tor pri­va­do, pe­ro pre­vio a ello es ne­ce­sa­rio que el pre­si­den­te abra un nue­vo de­ba­te con la so­cie­dad ci­vil, que ana­li­ce­mos con mu­cho de­ta­lle mo­de­los de éxi­to, co­mo Is­rael o Ir­lan­da, que pen­se­mos ha­cia dón­de de­be­mos ir, cuál de­be ser nues­tro gra­do de in­ter­lo­cu­ción con Amé­ri­ca La­ti­na. ¿Desea­mos se­guir cen­trán­do­nos so­lo en los nues­tros o am­plia­mos el es­pec­tro e in­ten­ta­mos ser una de las puer­tas de en­tra­da del ta­len­to his­pano en Eu­ro­pa? Qui­zás pien­se que es­tos de­ba­tes son me­no­res, pe­ro le ase­gu­ro que si los abor­dá­ra­mos, in­vo­lu­cra­ría­mos a Ga­li­cia en un cam­bio dis­rup­ti­vo. En to­do ca­so, Ga­li­cia, lo que ne­ce­si­ta, por respeto a ella, es que mi­re­mos más al fren­te y me­nos ha­cía atrás.

| M. MORALEJO

Ga­li­cia tie­ne mo­to­res eco­nó­mi­cos pa­ra ser am­bi­cio­sa con vis­tas a su fu­tu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.