UBER Y CA­BIFY NO SON EL PRO­BLE­MA DEL TA­XI GA­LLE­GO

Aun­que en San­tia­go de­tec­ta ya vehícu­los VTC lle­ga­dos de otras co­mu­ni­da­des en ve­rano, su com­pe­ten­cia en la co­mu­ni­dad no es to­da­vía tan acu­sa­da co­mo en Madrid o Bar­ce­lo­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Ce­drón

Aun­que los ta­xis­tas de San­tia­go ya de­tec­tan vehícu­los VTC lle­ga­dos de otras co­mu­ni­da­des du­ran­te el ve­rano, la com­pe­ten­cia de las pla­ta­for­mas no es tan acu­sa­da en Ga­li­cia.

El sec­tor del ta­xi es­tá en pie de gue­rra. Has­ta Nue­va York ha apro­ba­do es­ta se­ma­na una normativa pa­ra li­mi­tar el nú­me­ro de li­cen­cias con las que ope­ra Uber, mar­can­do un sa­la­rio mí­ni­mo pa­ra los con­duc­to­res, a la es­pe­ra de co­no­cer los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio so­bre el im­pac­to que tie­ne en su mo­de­lo de trans­por­te ur­bano. En Es­pa­ña, tras las mo­vi­li­za­cio­nes de ha­ce unos días, los miem­bros del gre­mio han da­do una tre­gua pa­ra que Go­bierno y au­to­no­mías ar­ti­cu­len una re­gla­men­ta­ción que con­ti­núe pro­te­gién­do­los fren­te a la com­pe­ten­cia de la plataforma nor­te­ame­ri­ca­na o la es­pa­ño­la Ca­bify, que ope­ran am­pa­rán­do­se en las li­cen­cias de vehícu­los con con­duc­tor (VTC). Ga­li­cia, con 3.620 ta­xis y 276 de esos otros per­mi­sos (otros 60 es­tán es­pe­ran­do a que sus ca­sos sean re­suel­tos en los juz­ga­dos), apo­yó du­ran­te 24 ho­ras la cau­sa li­de­ra­da por sus com­pa­ñe­ros de Bar­ce­lo­na (1.620.809 ha­bi­tan­tes) y Madrid (3.182.981), pe­ro la reali­dad del ta­xi en la co­mu­ni­dad es di­fe­ren­te a la que han de en­fren­tar los que tra­ba­jan en esas gran­des ur­bes. In­clu­so den­tro de Ga­li­cia no es lo mis­mo te­ner pla­za en una vi­lla que en una ciu­dad. El pre­cio de las li­cen­cias o las ga­nan­cias tam­po­co son igua­les.

Con la ex­cep­ción de San­tia­go, don­de co­mo apun­tan des­de la Aso­cia­ción Com­pos­te­la­na de Au­to­ta­xi han de­tec­ta­do ya la pre­sen­cia de vehícu­los VTC no per­te­ne­cien­tes a nin­gu­na plataforma des­pla­za­dos de otras co­mu­ni­da­des du­ran­te el ve­rano, en es­pe­cial cuan­do se ce­le­bra el Após­tol, la com­pe­ten­cia es más li­mi­ta­da que en otras par­tes de la Pe­nín­su­la o que en Por­tu­gal. Lo es, a pe­sar in­clu­so de que, co­mo se des­pren­de de los da­tos que ma­ne­ja la Con­se­lle­ría de In­fra­es­truc­tu­ras, el nú­me­ro de li­cen­cias pa­ra vehícu­los con con­duc­tor ac­ti­vas en Ga­li­cia du­pli­ca la ra­tio de una por ca­da trein­ta ta­xis que mar­ca la ley. De mo­men­to, Uber y Ca­bify no ope­ran co­mo tal en la co­mu­ni­dad, pe­ro eso no qui­ta que los ta­xis­tas se ha­yan pues­to en guar­dia por aque­llo de que cuan­do las bar­bas de tu ve­cino veas cre­cer...

Aun­que su­pe­rar ra­tios es un asun­to co­no­ci­do en el gre­mio. A Co­ru­ña y Vigo, las ca­pi­ta­les más gran­des de Ga­li­cia, tie­nen una po­bla­ción de 244.099 y 292.986, res­pec­ti­va­men­te, con un pro­me­dio de ta­xis que su­pera con cre­ces la ra­tio de uno por ca­da 900 ha­bi­tan­tes es­ta­ble­ci­do en la le­gis­la­ción ga­lle­ga pa­ra ur­bes de más de 150.000 ha­bi­tan­tes. No es ex­tra­ño en­ton­ces que la con­ce­sión de nue­vos per­mi­sos lle­ve años pa­ra­da en la ma­yor par­te de las ciu­da­des. En lu­ga­res más pe­que­ños tam­bién es ha­bi­tual que el que ten­ga una li­cen­cia la re­ten­ga. A ve­ces, co­mo se­gu­ro pa­ra la ju­bi­la­ción. Otras, pa­ra ese plan B del que echar mano en el ca­so de que otros pro­yec­tos sal­gan mal o por­que, «non vaia a ser», que al­gún hi­jo, nie­to o pri­mo pue­de que­dar en el paro. De he­cho, co­mo apun­ta Ma­nuel Sán­chez Quin­di­mil, de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Au­tó­no­mos do Ta­xi, «du­ran­te la cri­sis mu­cha gen­te vol­vió al ta­xi».

UNA COM­PE­TEN­CIA DI­FE­REN­TE

Las par­ti­cu­la­ri­da­des del sec­tor en Ga­li­cia pro­vo­can que la com­pe­ten­cia tam­bién sea di­fe­ren­te. «Hai máis nas vi­las que nas ci­da­des», cuen­ta Ma­no­lo Rial, pro­pie­ta­rio de una li­cen­cia de ta­xi que ofre­ce ser­vi­cios en la Cos­ta da Mor­te. Ahí no es de Uber, es de los com­pa­ñe­ros del gre­mio por­que, aña­de, «nun­ha vi­la tes que bus­car ao clien­te, dar­te a co­ñe­cer pa­ra que te cha­men. Ade­mais de ter pa­go con tar­xe­ta, que é al­go que hai que ter, hai quen ofre­ce o pe­rió­di­co. Ago­ra ta­mén es­tán de mo­da os ta­xis de se­te pra­zas. Anún­cias­te no Fa­ce­book, por In­ter­net... Ás ve­ces tes que ir cun­ha per­soa maior ao hos­pi­tal, agar­dar alí pa­ra des­pois vol­ve­la le­var pa­ra a ca­sa. Os ra­pa­ces que vol­ven de fes­ta ou van pa­ra elas son ou­tros usua­rios que bo­tan man do ser­vi­cio. Nun­ha ci­da­de é o clien­te o que vai á pa­ra­da ou cha­ma á emi­so­ra».

Esas dos for­mas de tra­ba­jar son otros de los fac­to­res que in­flu­yen en la com­pli­ca­da ecua­ción que mar­ca el pre­cio de las li­cen­cias. Por­que ese es un mer­ca­do que fluc­túa prác­ti­ca­men­te tan­to co­mo la bol­sa. Los ele­men­tos que de­ter­mi­nan el cos­te de tras­pa­so son va­ria­dos. De­pen­den de la de­man­da, de la ofer­ta, de la fac­tu­ra­ción, del mo­vi­mien­to, del ti­po de ca­rre­ra, de la ur­gen­cia de ca­da uno por des­ha­cer­se de ella, del ayun­ta­mien­to... «Aquí en San­tia­go las li­cen­cias ron­dan los 200.000 eu­ros», ex­pli­can des­de el co­lec­ti­vo san­tia­gués. Ac­tual­men­te hay 147. No dan abas­to de­bi­do a la ele­va­da afluen­cia de tu­ris­tas. Eso que en los me­ses de ve­rano, so­bre to­do en ju­lio con la fies­ta del Após­tol, su­fren la com­pe­ten­cia de las VTC. «Non son de aquí. Ve­ñen dou­tras co­mu­ni­da­des e pa­ran pa­ra co­ller á xen­te po­la rúa. O que di­ci­mos ao que os ve­xa é que de­nun­cien por­que iso non es­tá per­mi­ti­do», ex­pli­can des­de la aso­cia­ción com­pos­te­la­na de ta­xis­tas. Con to­do, sus li­cen­cias son de las más ca­ras de Es­pa­ña, su­peran­do en pre­cio a las de Bar­ce­lo­na (una media de 137.000 eu­ros de­cla­ra­dos) o Madrid (134.000). Pe­se a ello, hay los que arries­gan y com­pran. Otra al­ter­na­ti­va de la que ha­blan en el sec­tor es al­qui­lar. Mu­cho más ba­ra­ta es la li­cen­cia en un pue­blo. En ese ca­so, en ba­se a los da­tos que dan los ta­xis­tas con­sul­ta­dos, pue­den va­riar en­tre los 12.000 y los 30.000 eu­ros. De­pen­de. Don­de es­tán más al­tas es en Ar­tei­xo. En­tre 70.000 y 80.000. «É por In­di­tex por­que con eles tra­bá­lla­se moi­to pa­ra le­va­los ao ae­ro­por­to, a un­ha na­ve...», di­cen.

DEBATE ABIER­TO

Más allá de to­da es­ta reali­dad hay abier­to otro debate. Es el cam­bio de mo­de­lo en un sec­tor que, co­mo ser­vi­cio pú­bli­co, ha es­ta­do su­je­to a li­cen­cias o nor­mas na­ci­das, co­mo apun­ta el pro­fe­sor de IE Bu­si­ness School, En­ri­que Dans, «pa­ra fre­nar lo que se co­no­ce co­mo tra­ge­dia de los co­mu­nes, cuan­do al ejer­cer una ac­ti­vi­dad no re­gu­la­da de for­ma in­de­pen­dien­te y ra­cio­nal buscando el in­te­rés par­ti­cu­lar se com­por­tan de mo­do con­tra­rio al in­te­rés co­mún y aca­ban des­tru­yen­do el re­cur­so». La cues­tión, aña­de, es que «cuan­do los usua­rios re­cu­rren a una plataforma pa­ra la de­man­da de ser­vi­cios de trans­por­te, la tra­ge­dia de los co­mu­nes se mi­ti­ga de­bi­do al in­te­rés de esas pla­ta­for­mas por man­te­ner un nú­me­ro de vehícu­los ade­cua­do a la de­man­da».

| PA­CO RODRÍGUEZ

Los ta­xis­tas ga­lle­gos sa­lie­ron a la ca­lle pa­ra re­cla­mar las mis­mas re­glas pa­ra to­dos los que ope­ran en el te­rreno de trans­por­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.