CE­SIÓN ILE­GAL Y RE­CLA­MA­CIÓN DE AN­TI­GÜE­DAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

CON­SUL­TO­RIO LA­BO­RAL

En los úl­ti­mos años he tra­ba­ja­do pa­ra una em­pre­sa, pe­ro es­ta­ba sien­do con­tra­ta­da por otra. Ha­ce un año ya me ha con­tra­ta­do la com­pa­ñía en la que tra­ba­ja­ba. ¿Pue­do re­cla­mar esa an­ti­güe­dad del pri­mer con­tra­to pa­ra el de­ven­go de trie­nios?

Es po­si­ble el ejer­ci­cio de la ac­ción de ce­sión ile­gal de tra­ba­ja­do­res, aun­que no sub­sis­ta la ce­sión, cuan­do lo que se pre­ten­de es que se re­co­noz­ca, a efec­tos de an­ti­güe­dad, el tiem­po de ser­vi­cios pres­ta­dos pa­ra su ac­tual em­pre­sa co­mo em­plea­do ce­di­do ile­gal­men­te por una ter­ce­ra em­pre­sa.

Nues­tra ju­ris­pru­den­cia ha si­do cons­tan­te al afir­mar que la ce­sión ha de es­tar vi­va en el mo­men­to en que se ejer­ci­ta la ac­ción, pe­ro es­ta exi­gen­cia tem­po­ral se li­mi­ta a la ac­ción de fi­je­za elec­ti­va [in­cor­po­rar­se con ca­rác­ter in­de­fi­ni­do en una u otra em­pre­sa], pre­ci­sa­men­te por­que así lo im­po­nen los tér­mi­nos del ar­tícu­lo 43.4 del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res (ET), ya que mal pue­de ad­qui­rir­se la cua­li­dad de tra­ba­ja­dor fi­jo —de la em­pre­sa ce­den­te o de la ce­sio­na­ria— cuan­do ya no se pres­tan los ser­vi­cios ni en una ni en otra. Por lo que con­clui­da la ce­sión no ca­be el ejer­ci­cio de esa ac­ción de fi­je­za, aun­que aque­lla ha­ya si­do ile­gal, sal­vo que en los su­pues­tos en que se ha­ya pro­du­ci­do el des­pi­do del tra­ba­ja­dor mien­tras sub­sis­te la ce­sión, ca­so en el cual el em­plea­do pue­de — al accionar fren­te a aquel— in­vo­car la ile­ga­li­dad de la ce­sión pa­ra con­se­guir la con­de­na so­li­da­ria de am­bas em­pre­sas y que las dos res­pon­dan de las con­se­cuen­cias del des­pi­do.

Es­ta li­mi­ta­ción tem­po­ral ha de ex­cluir­se, sin em­bar­go, cuan­do lo que se pre­ten­de no es pro­pia­men­te ejer­ci­tar la elec­ción de fi­je­za que au­to­ri­za el art. 43.4 ET, sino de­ri­var de­ter­mi­na­das con­se­cuen­cias que afec­tan a la em­pre­sa pa­ra la que se con­ti­núan pres­tan­do ser­vi­cios, co­mo que a la tra­ba­ja­do­ra se le re­co­noz­ca —a efec­tos de an­ti­güe­dad— el tiem­po de ser­vi­cios pres­ta­dos pa­ra su ac­tual em­pre­sa co­mo em­plea­do ce­di­do ile­gal­men­te por una ter­ce­ra. Pa­ra es­te su­pues­to es po­si­ble re­cla­mar el re­co­no­ci­mien­to de la ce­sión ile­gal.

CA­TA­RI­NA CAPEÁNS AMENEDO es so­cia de Ven­to abo­ga­dos y ase­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.