DE­MAN­DA POR DA­ÑOS MO­RA­LES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

CON­SUL­TO­RIO LA­BO­RAL

En una de­man­da de vul­ne­ra­ción de de­re­cho fun­da­men­tal por una vio­la­ción de la li­ber­tad sin­di­cal, ¿có­mo pue­do cuan­ti­fi­car los da­ños mo­ra­les?

Si se con­si­de­ra pro­ba­da la vio­la­ción del de­re­cho de li­ber­tad sin­di­cal de­be de­cre­tar­se la re­pa­ra­ción de las con­se­cuen­cias de­ri­va­das de la ac­ción u omi­sión del su­je­to res­pon­sa­ble, in­clui­da la in­dem­ni­za­ción que pro­ce­die­ra. Si no se acre­di­tan per­jui­cios ma­te­ria­les con­cre­tos, pa­ra cum­plir con el de­ber de cuan­ti­fi­car el da­ño nos en­con­tra­mos en mul­ti­tud de oca­sio­nes con las di­fi­cul­ta­des pa­ra de­ter­mi­nar la in­dem­ni­za­ción. Lo que es­tá cla­ro es que la in­dem­ni­za­ción fi­ja­da ha de ser su­fi­cien­te pa­ra re­sar­cir a la víc­ti­ma y pa­ra res­ta­ble­cer a es­ta, en la me­di­da de lo po­si­ble, en la in­te­gri­dad de su si­tua­ción an­te­rior a la le­sión, así co­mo pa­ra con­tri­buir a la fi­na­li­dad de pre­ve­nir el da­ño.

Es por ello que en es­tos ca­sos, cuan­do la prue­ba de su im­por­te exac­to re­sul­te de­ma­sia­do di­fí­cil o cos­to­sa, se fle­xi­bi­li­zan las exi­gen­cias nor­ma­les pa­ra la de­ter­mi­na­ción de la in­dem­ni­za­ción, y pa­ra ello se vie­ne ad­mi­tien­do ju­ris­pru­den­cial­men­te la uti­li­za­ción del cri­te­rio orien­ta­dor de las san­cio­nes pe­cu­nia­rias pre­vis­tas por la Ley de In­frac­cio­nes y San­cio­nes en el or­den so­cial.

TRES GRA­DOS

El ar­tícu­lo 7.7 de la LI­SOS ti­pi­fi­ca co­mo fal­ta gra­ve la trans­gre­sión de los de­re­chos de in­for­ma­ción, au­dien­cia y con­sul­ta de los re­pre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res y de los de­le­ga­dos sin­di­ca­les, en los tér­mi­nos en que le­gal o con­ven­cio­nal­men­te es­tu­vie­ren es­ta­ble­ci­dos. A su vez, el ar­tícu­lo 40.1.a) de la LI­SOS con­tem­pla co­mo san­ción por es­ta in­frac­ción una mul­ta que pue­de im­po­ner­se en tres gra­dos. En el mí­ni­mo, de 626 a 1.250 eu­ros; en su gra­do me­dio, de 1.251 a 3.125 eu­ros; y en el má­xi­mo, de 3.126 a 6.250 eu­ros.

La de­ter­mi­na­ción del gra­do ha de rea­li­zar­se to­man­do en cuen­ta las cir­cuns­tan­cias del su­pues­to con­cre­to, y se­rá dis­cre­cio­nal­men­te el juz­ga­do de ins­tan­cia el que de­ter­mi­ne si la cuan­tía re­cla­ma­da se ajus­ta al da­ño pro­du­ci­do.

CA­TA­RI­NA CAPEÁNS AMENEDO es so­cia de Ven­to Abo­ga­dos y Ase­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.