LOS NU­ME­RO­SOS FLE­COS DEL «BRE­XIT»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Fer­nan­do Gon­zá­lez Laxe FER­NAN­DO GON­ZÁ­LEZ LAXE ES ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la UdC.

Al prin­ci­pio de acuer­do se­lla­do es­ta se­ma­na en­tre la Unión Eu­ro­pea y el Reino Uni­do pa­ra al «bre­xit» aún le que­dan mu­chos fle­cos abier­tos. El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da Fer­nan­do Gon­zá­lez Laxe di­ser­ta en es­te ar­tícu­lo so­bre los dis­tin­tos es­ce­na­rios que se plan­tean.

El desen­la­ce de la ne­go­cia­ción de la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE es­tá pró­xi­mo. Al prin­ci­pio de acuer­do al­can­za­do es­ta se­ma­na en­tre am­bas par­tes le que­dan aún de­ce­nas de fle­cos por se­llar, por lo que el fi­nal del pro­ce­so po­dría de­pa­rar aún es­ce­na­rios ines­pe­ra­dos. La de­li­ca­da si­tua­ción po­lí­ti­ca de May ha lle­na­do de espinas unas con­ver­sa­cio­nes ya de por sí com­ple­jas.

La Unión Eu­ro­pea es­tá pla­ga­da de pro­ble­mas. Es di­fí­cil sa­ber cuál es el más im­por­tan­te y cuál de­be ser re­suel­to con ma­yor agi­li­dad y pron­ti­tud. Se van agol­pan­do los pro­ce­den­tes de cues­tio­nes po­lí­ti­cas (Po­lo­nia, Aus­tria, en­tre otros); los que tie­nen su ori­gen en cues­tio­nes eco­nó­mi­cas y pre­su­pues­ta­rias (Ita­lia); y aque­llos que plan­tean sa­lir de la pro­pia UE (Reino Uni­do). En re­la­ción a es­te úl­ti­mo asun­to, la ac­tual si­tua­ción po­lí­ti­ca re­ve­la lo si­guien­te. En pri­mer tér­mino, exis­te una gran in­quie­tud en que la ne­go­cia­ción no lle­gue a es­tar cul­mi­na­da en el tiem­po acor­da­do. Un no-deal ten­dría gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra los ciu­da­da­nos y pa­ra las em­pre­sas. En la me­di­da que no es­tá ex­clui­da es­ta pro­ba­bi­li­dad, po­dría lle­gar el día se­ña­la­do y no ha­ber acuer­do fi­nal. O sea, au­men­ta la preo­cu­pa­ción de una au­sen­cia en lo que res­pec­ta al re­sul­ta­do de la ne­go­cia­ción. En se­gun­do lu­gar, cre­ce la po­si­bi­li­dad de un ele­va­do ries­go en­tre las op­cio­nes fi­na­les. Te­ner que es­co­ger en­tre un no-deal y una ne­ga­ti­va a tras­pa­sar lí­neas ro­jas, su­po­ne una ma­la elec­ción. Por tan­to, ca­da vez son ma­yo­res las te­sis que lla­man la aten­ción en que se de­be evi­tar el fra­ca­so de la ne­go­cia­ción.

Los úl­ti­mos pro­ble­mas plan­tea­dos por la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca se cen­tran en en­con­trar so­lu­cio­nes al pro­ble­ma ir­lan­dés y a las cues­tio­nes re­la­ti­vas a los pe­río­dos tran­si­to­rios. De una par­te, la fron­te­ra en­tre el Reino Uni­do y la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da se ex­tien­de al­re­de­dor de 360 ki­ló­me­tros. La rup­tu­ra de los acuer­dos ac­tua­les su­pon­dría la re­cu­pe­ra­ción de los an­te­rio­res 18 pun­tos adua­ne­ros y los 200 pa­sos de ca­rre­te­ra que an­ta­ño eran li­bres. Es, sin du­da al­gu­na, un pa­so atrás, des­pués de 20 años; al cons­ti­tuir una gra­ve ame­na­za a la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos en­tre Ir­lan­da e Ir­lan­da del Nor­te. De otra par­te, la cues­tión re­fe­ri­da a las con­di­cio­nes del fu­tu­ro acuer­do de li­bre cam­bio plan­tea­do por el RU no res­pon­de a los cri­te­rios de­fi­ni­dos por el Con­se­jo Eu­ro­peo, ya que es más pa­re­ci­do a un ac­ce­so a la car­ta que a una ple­na in­te­gra­ción den­tro de la UE.

En tér­mi­nos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, el bre­xit es una ne­go­cia­ción ex­tre­ma­da­men­te com­ple­ja y com­ple­ta­men­te iné­di­ta. Es com­ple­ja por­que abar­ca una am­plia va­rie­dad de te­mas, po­lí­ti­cas y acuer­dos; y es iné­di­ta en la me­di­da que es la pri­me­ra oca­sión en que un Es­ta­do Miem­bro de la Unión Eu­ro­pea desea aban­do­nar di­cha ins­ti­tu­ción.

Las po­si­cio­nes es­tán bien de­li­mi­ta­das. Sin em­bar­go, to­da­vía exis­te un cli­ma de cier­ta in­com­pren­sión y des­con­fian­za. El es­ta­ble­ci­mien­to de una po­si­ción cla­ra por par­te de los par­la­men­ta­rios bri­tá­ni­cos es­tá sien­do muy con­tro­ver­ti­da da­das las di­vi­sio­nes exis­ten­tes den­tro de los pro­pios par­ti­dos po­lí­ti­cos en el Par­la­men­to de West­mins­ter; las dis­tin­tas vi­sio­nes con­tra­dic­to­rias y di­fe­ren­tes so­bre el bre­xit; y la in­ter­pre­ta­ción de los re­sul­ta­dos del re­fe­rén­dum. De una par­te, exis­ten los que se de­no­mi­nan bre­xi­ters (fa­vo­ra­bles a una sa­li­da ne­ta de la UE, la de­no­mi­na­da hard-bre­xit) y los par­ti­da­rios del man­te­ni­mien­to de unas re­la­cio­nes ca­da vez más es­tre­chas con la Unión Eu­ro­pea (que úl­ti­ma­men­te difunden con pro­fu­sión sus pen­sa­mien­tos).

Se pue­de lle­gar a es­que­ma­ti­zar los po­si­bles es­ce­na­rios de la si­guien­te for­ma. Por la par­te co­mu­ni­ta­ria se for­mu­lan cua­tro re­co­men­da­cio­nes: a) pre­ser­var la uni­dad y la cohe­sión de los 27 Es­ta­dos Miem­bros; b) in­for­mar y con­sul­tar a los par­la­men­tos na­cio­na­les que de­be­rán ra­ti­fi­car el fu­tu­ro acuer­do en­tre el Reino Uni­do y la Unión Eu­ro­pea; c) afir­mar que nin­gún Es­ta­do pue­de ob­te­ner más ven­ta­jas es­tan­do fue­ra de la Unión Eu­ro­pea que den­tro; y d) ase­gu­rar el ca­rác­ter in­di­so­cia­ble de las cua­tro li­ber­ta­des que cons­ti­tu­yen la con­tra­par­te del ac­ce­so al mer­ca­do in­te­rior y re­cha­zar, en con­se­cuen­cia, to­da seg­men­ta­ción de las po­lí­ti­cas sec­to­ria­les re­la­ti­vas al ac­ce­so al mer­ca­do eu­ro­peo úni­co, tan­to en las pers­pec­ti­vas de un acuer­do de re­ti­ra­da co­mo en el acuer­do fi­nal de las re­la­cio­nes fu­tu­ras con el Reino Uni­do. La Unión Eu­ro­pea no po­dría, por tan­to, acep­tar una ma­yor di­fe­ren­cia­ción en­tre los EEMM, pues se ale­ja­ría del pro­yec­to de cons­truc­ción eu­ro­peo más po­ten­te y uni­do.

Por la par­te bri­tá­ni­ca, los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos desean ser res­pe­tuo­sos con la de­ci­sión po­pu­lar ex­pre­sa­da en el re­fe­rén­dum. Sus ob­je­ti­vos se cen­tran en pre­ten­der con­se­guir una si­tua­ción me­jor que la dis­po­ni­ble, en la ac­tua­li­dad, den­tro de la UE. Ello su­pon­dría si­tuar­se en­tre dos lí­mi­tes: acep­tar el bre­xit y pre­ser­var los in­tere­ses de los con­su­mi­do­res y em­pre­sas bri­tá­ni­cas ate­nuan­do sus efec­tos ne­ga­ti­vos. Las ex­pec­ta­ti­vas son in­cier­tas por un do­ble mo­ti­vo. El ries­go no es so­lo la au­sen­cia de un acuer­do, sino tam­bién que lle­ga­do a un acuer­do en las ne­go­cia­cio­nes, es­tas úl­ti­mas no fue­ran apro­ba­das en el Par­la­men­to bri­tá­ni­co o por la pro­pia opi­nión pu­bli­ca. De cons­ta­tar es­te he­cho, el ver­da­de­ro ries­go se­ría el asu­mir el cos­te del bre­xit. Si se su­gi­rie­se for­mu­lar un se­gun­do re­fe­rén­dum (de­man­da­do por cier­tas per­so­na­li­da­des y co­lec­ti­vos) se ten­dría que ape­lar a unas nue­vas elec­cio­nes, a una nue­va Cá­ma­ra y a un nue­vo Go­bierno; o sea, ha­bría un nue­vo plan­tea­mien­to ju­rí­di­co-po­lí­ti­co.

En su­ma, la Unión Eu­ro­pea jus­ti­fi­ca, le­gí­ti­ma­men­te, su uni­dad y su mer­ca­do úni­co. Desea pre­ser­var una com­pe­ten­cia leal en­tre los EEMM, im­pi­dien­do acuer­dos par­cia­les y seg­men­ta­dos. Ade­más, ob­ser­va con preo­cu­pa­ción que una re­ti­ra­da del Reino Uni­do, con­tri­bui­dor ne­to al pre­su­pues­to eu­ro­peo, aca­rree unos pre­su­pues­tos me­no­res y una do­ta­ción fi­nan­cie­ra me­nor pa­ra cier­tos pro­gra­mas y po­lí­ti­cas co­mu­nes, co­mo por ejem­plo sus re­per­cu­sio­nes en la PAC y las po­lí­ti­cas de cohe­sión. Por tan­to, la Unión Eu­ro­pea no pue­de acep­tar si­tua­cio­nes de ne­go­cia­ción sec­tor por sec­tor, de­jan­do de la­do las obli­ga­cio­nes vin­cu­la­das al fun­cio­na­mien­to con el mer­ca­do úni­co, es­co­gien­do úni­ca­men­te las ven­ta­jas y no com­pro­me­tién­do­se con las nor­mas co­mu­nes.

Las ne­go­cia­cio­nes del bre­xit se es­tán desa­rro­llan­do fi­jan­do dos gran­des eta­pas: an­tes y des­pués de la fe­cha de re­ti­ra­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea. El ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de la Unión Eu­ro­pea po­ne de ma­ni­fies­to las con­di­cio­nes y las mo­da­li­da­des de la re­ti­ra­da; así co­mo el mar­co de re­la­cio­nes fu­tu­ras con la Unión Eu­ro­pea, ya sea en el ca­so de que exis­tie­ra o no exis­tie­ra acuer­do en­tre la UE y el Reino Uni­do, an­tes del 29 de mar­zo del 2019. Des­de el co­mien­zo de la ne­go­cia­ción se ha re­ve­la­do la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer un pe­río­do de tran­si­ción que fue­ra a la vez cor­to y en­mar­ca­do en re­glas y pro­ce­di­mien­tos. El Reino Uni­do ha su­ge­ri­do un pe­río­do de dos años y so­la­men­te ha ob­te­ni­do 21 me­ses, has­ta el 31 de di­ciem­bre del 2020, por­que la Unión Eu­ro­pea ha pre­fe­ri­do que el pe­río­do de tran­si­ción ter­mi­ne con el fin del ac­tual Mar­co Fi­nan­cie­ro Plu­ri­anual. Du­ran­te es­ta eta­pa, el Reino Uni­do de­be cum­plir con el ac­quis com­mu­nau­tai­re y se­rá con­si­de­ra­do un país ter­ce­ro, con lo que no po­drá par­ti­ci­par en la vi­da de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas ni se­rá in­vi­ta­da a la to­ma de de­ci­sio­nes.

Los pi­la­res de la ne­go­cia­ción por par­te co­mu­ni­ta­ria se cen­tran el man­te­ner el prin­ci­pio de las cua­tro li­ber­ta­des y que el Reino Uni­do du­ran­te el pe­río­do de tran­si­ción no pue­de es­ta­ble­cer acuer­dos co­mer­cia­les con paí­ses ter­ce­ros. Es evi­den­te, por lo tan­to, que las con­di­cio­nes es­ti­pu­la­das por la Unión Eu­ro­pea no van a sa­tis­fa­cer, en­te­ra­men­te, a los bri­tá­ni­cos; y, en con­se­cuen­cia, el Go­bierno de May de­be pre­ver un nue­vo mar­co so­bre las fu­tu­ras re­la­cio­nes en­tre el Reino Uni­do y la Unión Eu­ro­pea. Los es­ce­na­rios po­si­bles son va­rios. Se pue­den re­su­mir en tres op­cio­nes. La ad­he­sión del Reino Uni­do al Es­pa­cio Eco­nó­mi­co Eu­ro­peo (EEE); la ne­go­cia­ción de un acuer­do ad hoc, co­mo los ejem­plos de Sui­za o Ca­na­dá; y la au­sen­cia de acuer­do, es­to es, las re­la­cio­nes co­mer­cia­les en­tre el Reino Uni­do y la Unión Eu­ro­pea se­rán ela­bo­ra­das en el mar­co de la Or­ga­ni­za­ción Co­mún del Co­mer­cio (OMC).

Los pi­la­res de la ne­go­cia­ción por par­te co­mu­ni­ta­ria se cen­tran en man­te­ner el prin­ci­pio de las cua­tro li­ber­ta­des y evi­tar que el Reino Uni­do fir­me otros acuer­dos

ILUS­TRA­CIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.