«Siem­pre qui­si­mos ser más re­no­va­bles y ge­ne­rar nues­tra pro­pia ener­gía»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

To­da­vía no ha lle­ga­do la pri­me­ra fac­tu­ra de la luz des­de que fun­cio­na la ins­ta­la­ción fo­to­vol­tai­ca que ilu­mi­na y ca­lien­ta el ho­gar de Án­gel Rúa Santaclara, de su es­po­sa, Su­sa­na Bas­tón, y de sus dos hi­jos, y que in­clu­ye una ba­te­ría pa­ra al­ma­ce­nar la elec­tri­ci­dad que pro­du­cen los seis pa­ne­les so­la­res que cu­bren el te­ja­do de la casa fa­mi­liar, si­tua­da en una pa­rro­quia del con­ce­llo pon­te­ve­drés de Bueu. Pe­ro se­gu­rí­si­mo que ya pue­de ir ol­vi­dán­do­se de los ca­si 200 eu­ros que pa­ga­ba un mes cual­quie­ra de in­vierno cuan­do era un con­su­mi­dor más, es­cla­vo, co­mo to­dos, de las eléc­tri­cas. Aho­ra las si­gue ne­ce­si­tan­do, pe­ro so­lo en­tre cua­tro o cin­co ho­ras al día. El res­to de la jor­na­da es au­to­su­fi­cien­te ener­gé­ti­ca­men­te. Cla­ro que pa­ra eso ha te­ni­do que ras­car­se bien el bolsillo, pues ha in­ver­ti­do 18.000 eu­ros en la ins­ta­la­ción —aun­que la mi­tad lo pa­ga­rá con una sub­ven­ción de la Con­se­lle­ría de In­dus­tria—. De ellos, ca­si 12.000 se los ha co­mi­do la ba­te­ría. Pe­ro el es­fuer­zo eco­nó­mi­co me­re­ce­rá la pe­na, y es­ta­rá amor­ti­za­do en ocho o nue­ve años.

«Siem­pre qui­si­mos ser más re­no­va­bles, ge­ne­rar nues­tra pro­pia ener­gía», cuen­ta Án­gel Rúa. Más des­de que el ma­tri­mo­nio re­gre­só ha­ce un año de una aven­tu­ra la­bo­ral de cin­co en Es­co­cia. La pa­re­ja vi­vía en las is­las Or­ca­das, que se alum­bra gra­cias a la ener­gía de las co­rrien­tes ma­ri­nas, y don­de los co­ches eléc­tri­cos son el pan nues­tro de ca­da día.

Vol­vie­ron a su tie­rra y se atre­vie­ron a lan­zar­se al mun­do re­no­va­ble. «El plan ini­cial era des­co­nec­tar­nos de la red por­que así no pa­gá­ba­mos el im­pues­to sol», pe­ro al fi­nal desis­tie­ron, por­que pa­ra ello pre­ci­sa­ban más ba­te­rías y el pro­yec­to re­ven­ta­ría del to­do su pre­su­pues­to fa­mi­liar.

La ins­ta­la­ción es de 6,6 ki­lo­va­tios. «Es gran­de por­que te­ne­mos to­do eléc­tri­co en casa y, ade­más, la hi­ci­mos así con vis­tas a re­car­gar el co­che», acla­ra. Por­que la pa­re­ja ha en­car­ga­do un Tes­la pa­ra mo­ver­se por el mun­do.

La pro­duc­ción de la ins­ta­la­ción y la ba­te­ría son ges­tio­na­dos por un sis­te­ma in­te­li­gen­te, que in­clu­so pre­di­ce el tiem­po que va a ha­cer. «En ve­rano es su­fi­cien­te pa­ra au­to­abas­te­cer­nos, pe­ro en in­vierno, no, por­que la ca­le­fac­ción con­su­me mu­cha ener­gía y hay me­nos ho­ras de sol pa­ra re­car­gar la ba­te­ría», re­su­me Án­gel. De to­dos mo­dos, el sis­te­ma sí les ga­ran­ti­za que cuan­do pre­ci­san elec­tri­ci­dad de la red ge­ne­ral sea en las ho­ras más ba­ra­tas, que com­pren­den el pe­río­do de diez de la no­che a do­ce del me­dio­día de la jor­na­da si­guien­te. Por­que tam­bién tie­nen una ta­ri­fa de dis­cri­mi­na­ción ho­ra­ria. El aho­rro a cor­to pla­zo es­tá ga­ran­ti­za­do.

| RAMÓN LEIRO

Án­gel y Su­sa­na, jun­to a su casa abas­te­ci­da por ener­gía so­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.