Ga­li­cia y el «bre­xit»: efec­tos sec­to­ria­les

Los abun­dan­tes in­te­rro­gan­tes que se des­pren­den de los do­cu­men­tos téc­ni­cos y las enor­mes in­quie­tu­des re­fe­ri­das a los trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos y de­mo­crá­ti­cos ne­ce­sa­rios pa­ra so­lu­cio­nar el conflicto di­bu­jan un fu­tu­ro in­cier­to al­re­de­dor de la sa­li­da del Reino Un

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Fernando Gon­zá­lez La­xe

La si­tua­ción de las per­so­nas y la cues­tión de los de­re­chos de los ciu­da­da­nos cons­ti­tu­yen dos de los as­pec­tos cla­ves del bre­xit. De una par­te, al­re­de­dor de 3,6 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos eu­ro­peos es­tán es­ta­ble­ci­dos en el Reino Uni­do; y, de otra par­te, en torno a 1,2 mi­llo­nes de bri­tá­ni­cos re­si­den en paí­ses de la UE. Las ne­go­cia­cio­nes en­tre am­bas partes han con­clui­do con un acuer­do pro­vi­sio­nal so­bre los de­re­chos de los ciu­da­da­nos y so­bre el pe­río­do de tran­si­ción. La li­bre cir­cu­la­ción se apli­ca­rá durante es­ta tran­si­ción, del 29 mar­zo del 2019 al 31 de di­ciem­bre del 2020. A par­tir de en­ton­ces, los ciu­da­da­nos que ha­yan re­si­di­do durante un pe­río­do de cin­co años en el Reino Uni­do (o en la UE pa­ra los bri­tá­ni­cos) ad­quie­ren un derecho de re­si­den­cia per­ma­nen­te.

Las consecuencias del bre­xit pa­ra el sec­tor agra­rio es­tán en­mar­ca­das en dos ejes. El primero im­pli­ca una re­vi­sión del pre­su­pues­to de la Po­lí­ti­ca Agra­ria Co­mún den­tro del Mar­co Fi­nan­cie­ro Plu­ri­anual. Bru­se­las es­tá ba­ra­jan­do una re­duc­ción del 5 % de la asig­na­ción de los cré­di­tos de com­pro­mi­so pa­ra los 27 EEMM. El se­gun­do eje tie­ne re­la­ción con el ti­po de acuer­do de li­bre cambio que se sus­cri­ba. No ca­be du­da de que la ne­go­cia­ción se en­ca­mi­na hacia la de­fi­ni­ción de unas nue­vas ba­rre­ras ta­ri­fa­rias. Hay que te­ner en cuen­ta que la ta­sa de au­to­su­fi­cien­cia bri­tá­ni­ca es­tá ci­fra­da en el 62 %, lo que in­du­ce a te­ner que im­por­tar pro­duc­tos ali­men­ta­rios pro­ve­nien­tes de la UE. De ahí la ne­ce­si­dad de ser vi­gi­lan­tes en la con­cre­ción de di­chos acuer­dos de li­bre cambio, to­da vez que el Reino Uni­do po­see acuer­dos con la Com­mon­wealth y EE.UU., pu­dien­do con­ver­tir­se en una pla­ta­for­ma de re­ex­pe­di­ción de pro­duc­tos pro­ce­den­tes de paí­ses ter­ce­ros hacia te­rri­to­rio co­mu­ni­ta­rio. El fu­tu­ro acuer­do de­be­rá pre­ci­sar ta­les re­glas, nor­mas y con­tro­les.

Las im­pli­ca­cio­nes pa­ra el sec­tor pes­que­ro es­tán de­li­mi­ta­das por tres fac­to­res. El ac­ce­so a las aguas; la asig­na­ción de las po­si­bi­li­da­des de pes­ca; y los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les. En un principio, el ac­ce­so a las aguas, en ade­lan­te bri­tá­ni­cas, po­drá ex­ten­der­se durante el pe­río­do tran­si­to­rio. Lue­go, el Reino Uni­do re­cu­pe­ra­ría su so­be­ra­nía (des­de el 1 enero del 2021); y es en­ton­ces cuan­do es pre­ci­so re­de­fi­nir las re­la­cio­nes en­tre las partes. Di­cha ne­go­cia­ción es vi­tal pa­ra el fu­tu­ro de la pes­ca eu­ro­pea, ya que la UE-27 de­pen­de en un 33 % en vo­lu­men y en un 25 % en va­lor de las aguas bri­tá­ni­cas. La ta­sa de de­pen­den­cia lle­ga a ser del 45 % pa­ra Bél­gi­ca, 40 % pa­ra Paí­ses Ba­jos, 39 % pa­ra Di­na­mar­ca... Y me­nos del 5 % pa­ra Es­pa­ña. Un cie­rre de las aguas bri­tá­ni­cas a las flo­tas pes­que­ras eu­ro­peas ten­dría una fuer­te in­ci­den­cia en el mer­ca­do y en las ren­tas. El se­gun­do fac­tor es­tá re­la­cio­na­do con lo ex­pues­to an­te­rior­men­te. Los Vein­ti­sie­te de­be­rán pro­ce­der a reasig­nar sus cuo­tas de pes­ca en el nue­vo es­ce­na­rio; y Es­pa­ña de­be­ría apro­ve­char las nue­vas con­di­cio­nes pa­ra sus­ti­tuir cier­tas

nor­mas dis­cri­mi­na­to­rias pa­ra sus flo­tas, ta­les co­mo el principio de la es­ta­bi­li­dad re­la­ti­va, apro­ba­do en 1983, cuan­do Es­pa­ña to­da­vía no for­ma­ba par­te de la UE; o la mo­di­fi­ca­ción de la ac­tual di­vi­sión de las áreas de pes­ca. Es ahí don­de con­ven­dría es­ta­ble­cer las nue­vas pau­tas y asig­na­cio­nes, en co­rres­pon­den­cia con la ca­pa­ci­dad de producción; ta­sa de de­pen­den­cia; efec­tos so­cio­eco­nó­mi­cos; y ges­tión co­mún y sos­te­ni­ble de los stocks. El ter­cer fac­tor hace re­fe­ren­cia al es­ta­ble­ci­mien­to de las ta­sas adua­ne­ras y al su­mi­nis­tro de pescado al mer­ca­do europeo.

El sec­tor in­dus­trial de­be­rá afron­tar cua­tro gran­des desafíos. El primero es­tá re­la­cio­na­do con los pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos y la con­cep­ción lo­gís­ti­ca. Nos re­fe­ri­mos a las for­ma­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas que pue­den lle­gar a con­ver­tir­se en un au­tén­ti­co cue­llo de bo­te­lla y pro­vo­car una ra­len­ti­za­ción de los ritmos de los in­ter­cam­bios. El se­gun­do desafío es­tá vin­cu­la­do a las ta­ri­fas adua­ne­ras. Afec­ta, sin du­da al­gu­na, a la ac­ti­vi­dad au­to­mo­vi­lís­ti­ca, en la me­di­da que es de­man­dan­te de com­po­nen­tes; y estos, al pro­ce­der de di­fe­ren­tes paí­ses, es­tán so­me­ti­dos a di­fe­ren­tes ta­sas adua­ne­ras. Re­sul­ta, pues, ne­ce­sa­rio in­cluir pau­tas en el acuer­do final que evi­te dis­tor­sio­nes y fa­ci­li­te el fun­cio­na­mien­to efi­caz de es­tas ac­ti­vi­da­des. El ter­cer desafío con­cier­ne a las ba­rre­ras no adua­ne­ras; so­bre to­do, las de or­den re­gla­men­ta­rio. Afec­tan, por lo tan­to, a las nor­mas es­tán­dar y al re­co­no­ci­mien­to mu­tuo de las mis­mas. El úl­ti­mo desafío es el que ata­ñe a la mo­vi­li­dad de los tra­ba­ja­do­res; y, más en con­cre­to, a los es­pe­cia­li­za­dos. Va­rias ac­ti­vi­da­des es­tán afec­ta­das por es­te asun­to, por ejem­plo, la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca y la far­ma­céu­ti­ca re­quie­ren de per­so­nal cua­li­fi­ca­do y su de­man­da ge­ne­ra pro­ble­mas adi­cio­na­les.

En re­fe­ren­cia al sec­tor fi­nan­cie­ro, las op­cio­nes bri­tá­ni­cas co­mien­zan a ad­mi­tir el he­cho de que los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros no for­ma­rán par­te de un even­tual acuer­do de li­bre cambio. Las consecuencias se­rían las si­guien­tes: a) pér­di­da del de­no­mi­na­do pa­sa­por­te fi­nan­cie­ro europeo; es­to es, el per­mi­so pa­ra po­der ope­rar en el con­jun­to del te­rri­to­rio de la Unión Eu­ro­pea; b) la City de­ja­rá de ser la pla­za fi­nan­cie­ra de la UE, lo que su­pon­drá el re­pa­tria­mien­to de cier­tas ac­ti­vi­da­des fi­nan­cie­ras des­de Lon­dres a otras ca­pi­ta­les eu­ro­peas. Tan­to el Eu­ro­group Con­sul­ting co­mo el Ins­ti­tut Ba­che­lier es­ti­man que «el eco­sis­te­ma fi­nan­cie­ro bri­tá­ni­co puede per­der en­tre un 15 y un 25 % de sus ren­tas, y 200.000 em­pleos». En di­cho con­tex­to, ban­cos instalados en Lon­dres, co­mo HSBC,

UBS, JP Mor­gan o Gold­man Sachs, han he­cho sa­ber su pre­dis­po­si­ción de des­pla­zar sus em­pleos hacia otras ca­pi­ta­les eu­ro­peas; c) es pre­ci­so de­fi­nir el nue­vo pa­pel de la cá­ma­ra de com­pen­sa­ción pa­ra per­mi­tir los in­ter­cam­bios de los ac­ti­vos, pro­duc­tos de­ri­va­dos, ma­te­rias pri­mas, etc. En su­ma, el fin del pa­sa­por­te fi­nan­cie­ro su­pon­drá una re­dis­tri­bu­ción de las cuo­tas de mer­ca­do de las in­dus­trias fi­nan­cie­ras en la me­di­da que la UE es­tá sien­do muy cla­ra al res­pec­to, al afir­mar que «los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros no se­rán par­te de la ne­go­cia­ción ni for­man par­te de los acuer­dos». Aun­que, a fuer de ser sin­ce­ros, ello no su­pon­drá una rup­tu­ra bru­tal ca­paz de des­es­ta­bi­li­zar el mer­ca­do ban­ca­rio y fi­nan­cie­ro con­ti­nen­tal. Sin du­da al­gu­na, ha­brá que con­cor­dar un ac­ce­so re­cí­pro­co y de equi­va­len­cia en­tre las em­pre­sas de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros a am­bos la­dos del Ca­nal de la Man­cha a fin de que los cos­tes de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y de in­ver­sión no com­por­ten cos­tes ele­va­dos pa­ra los usua­rios, ma­yor com­pe­ten­cia desleal y un efecto ne­ga­ti­vo so­bre las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­ria y fis­cal.

ABUN­DAN­TES DI­FI­CUL­TA­DES

Nuestro aná­li­sis re­fle­ja va­rios in­te­rro­gan­tes. La si­tua­ción y las re­fle­xio­nes for­mu­la­das no pue­den pre­juz­gar los fu­tu­ros desa­rro­llos en las pró­xi­mas se­ma­nas (má­xi­me si se cie­rra la ne­go­cia­ción final). Se cons­ta­tan abun­dan­tes di­fi­cul­ta­des in­he­ren­tes en la rec­ta final, al igual que son muy di­fe­ren­tes los rie­gos y los gra­dos de ex­po­si­ción de las di­ver­sas ac­ti­vi­da­des y per­so­nas. Fi­nal­men­te, hay que ser cons­cien­tes de que existe una gran in­quie­tud a cor­to y a me­dio/lar­go pla­zo.

A nuestro jui­cio, la po­si­ción bri­tá­ni­ca apa­re­ce me­nos só­li­da. Os­ci­la des­de una in­ter­pre­ta­ción ma­xi­ma­lis­ta, los bre­xi­ters, pro­duc­to de una in­ter­pre­ta­ción rí­gi­da del re­fe­rén­dum; has­ta otra po­si­ción ne­go­cia­do­ra, en ba­se a un acuer­do a la car­ta (po­si­ción de­fen­di­da por la primera mi­nis­tra). Fue el Gobierno bri­tá­ni­co quien ha de­ci­di­do aban­do­nar el mer­ca­do úni­co y de­jar el es­pa­cio co­mún, don­de per­so­nas, bie­nes, ser­vi­cios y ca­pi­ta­les cir­cu­lan li­bre­men­te. El Reino Uni­do co­no­ce bien sus ven­ta­jas. Sin em­bar­go, va­rias pro­pues­tas del Eje­cu­ti­vo de May so­ca­van al­gu­nos de los lo­gros de la UE. Los bri­tá­ni­cos desean man­te­ner la li­ber­tad de mer­can­cías, pe­ro no la de per­so­nas y ser­vi­cios, y desean apli­car nor­mas adua­ne­ras de la UE sin es­tar den­tro de su or­de­na­mien­to ju­rí­di­co. Fi­nal­men­te, quie­ren re­cu­pe­rar su so­be­ra­nía ab­so­lu­ta, de­ci­sión que no es acep­ta­ble en el mar­co co­mu­ni­ta­rio.

En su­ma, re­gis­tra­mos in­te­rro­gan­tes que re­quie­ren un aná­li­sis con­ti­nuo y es­pe­cia­li­za­do. De ahí que nues­tra pro­pues­ta sea cons­ti­tuir una cé­lu­la de se­gui­mien­to que de­tec­te las líneas ro­jas que no de­ben ser tras­pa­sa­das por su ele­va­do ni­vel de in­ci­den­cia y re­per­cu­sión; y que sir­va pa­ra apo­yar y pro­po­ner ar­gu­men­tos y pro­pues­tas de ca­ra a una ne­go­cia­ción final fa­vo­ra­ble.

FERNANDO GON­ZÁ­LEZ LA­XE ES ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la UdC.

ILUS­TRA­CIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.