LOS VUL­NE­RA­BLES, LA PAR­TE MÁS DÉ­BIL DE LA CA­RRE­TE­RA

PEA­TO­NES, CI­CLIS­TAS Y MO­TO­RIS­TAS. SON LOS USUA­RIOS VUL­NE­RA­BLES, LOS MÁS FRÁGILES. SUS AC­CI­DEN­TES SUE­LEN TER­MI­NAR CON GRA­VES LE­SIO­NES. ES HO­RA DE DEDICARLES ATEN­CIÓN POR­QUE SU SI­NIES­TRA­LI­DAD ES­TÁ AU­MEN­TAN­DO AÑO TRAS AÑO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - SEGURIDAD VIAL - Por Jo­sé Ma­nuel Pan

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) los de­fi­ne co­mo co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles. Son la par­te más dé­bil, la que siem­pre sa­le per­dien­do en el con­flic­to dia­rio de la ca­rre­te­ra. Son, por es­te or­den, los pea­to­nes, los ci­clis­tas y los mo­to­ris­tas. Un informe de la Fun­da­ción Lí­nea Di­rec­ta rea­li­za­do en co­la­bo­ra­ción con el Cen­tro Za­ra­go­za se re­fie­re a ellos co­mo los pro­ta­go­nis­tas de «la tra­ge­dia si­len­cio­sa» de la se­gu­ri­dad vial cuan­do revela el da­to de que en los úl­ti­mos diez años han muer­to en Es­pa­ña ca­si 10.000 de esos usua­rios vul­ne­ra­bles y 500.000 su­frie­ron dis­tin­tas le­sio­nes. En esos diez años hu­bo me­dio mi­llón de ac­ci­den­tes que tu­vie­ron co­mo víc­ti­mas a esos co­lec­ti­vos, y 13.000 se pro­du­je­ron en Ga­li­cia. El pro­pio di­rec­tor ge­ne­ral de Trá­fi­co, Pe­re Na­va­rro, ya aler­tó so­bre la ne­ce­si­dad de pro­te­ger a es­tos usua­rios cuan­do dio a co­no­cer las ci­fras de la si­nies­tra­li­dad del año pa­sa­do. «Ca­da año va ba­jan­do el por­cen­ta­je de los fa­lle­ci­dos so­bre cua­tro rue­das y va as­cen­dien­do el de los co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles, por lo que hay que pres­tar es­pe­cial aten­ción a es­tos usua­rios», afir­mó Na­va­rro. El año pa­sa­do mu­rie­ron en las ca­rre­te­ras es­pa­ño­las 351 pea­to­nes, 78 ci­clis­tas y 359 mo­to­ris­tas, que vie­nen a re­pre­sen­tar el 46 % del to­tal de los fa­lle­ci­dos en ac­ci­den­tes de trá­fi­co du­ran­te el 2017.

« No tie­nen un es­cu­do pro­tec­tor. Es su cuer­po el que re­ci­be to­do el im­pac­to

SIN PRO­TEC­CIÓN

Los usua­rios vul­ne­ra­bles de la ca­rre­te­ra son aque­llos que no dis­po­nen de un es­cu­do pro­tec­tor, es de­cir, que es su pro­pio cuer­po el que re­ci­be to­do el im­pac­to en ca­so de ac­ci­den­te. En Ga­li­cia, más de la mi­tad de los vul­ne­ra­bles que su­frie­ron si­nies­tros en los úl­ti­mos diez años eran mo­to­ris­tas; el 38 % eran pea­to­nes, y el 8 %, ci­clis­tas. El informe de la Fun­da­ción Lí­nea Di­rec­ta des­ta­ca ade­más que el re­pun­te en la si­nies­tra­li­dad re­gis­tra­do en el con­jun­to de Es­pa­ña du­ran­te los úl­ti­mos años afec­tó en ma­yor me­di­da a esos usua­rios, fun­da­men­tal­men­te por su fra­gi­li­dad en la ca­rre­te­ra.

ASÍ SON SUS LE­SIO­NES

Pa­ra rea­li­zar el informe se ana­li­za­ron 500 re­cons­truc­cio­nes pe­ri­cia­les de ac­ci­den­tes muy gra­ves en los que se vie­ron im­pli­ca­dos usua­rios vul­ne­ra­bles. El es­tu­dio in­di­có que los pea­to­nes atro­pe­lla­dos su­fren le­sio­nes prin­ci­pal­men­te en la ca­be­za y en las pier­nas que les sue­len cau­sar im­por­tan­tes trau­ma­tis­mos cra­neo­en­ce­fá­li­cos y fracturas muy gra­ves. Las he­ri­das de los ci­clis­tas se con­cen­tran tam­bién en pier­nas y ca­be­za, con gra­ves le­sio­nes cra­nea­les. Por úl­ti­mo, los mo­to­ris­tas su­fren le­sio­nes en dis­tin­tas par­tes del cuer­po, aun­que la ma­yo­ría en las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res, con gra­ves fracturas de fé­mur, de ti­bia o de pel­vis.

NUE­VAS FOR­MAS DE MO­VI­LI­DAD

El re­pun­te de la ac­ci­den­ta­li­dad de es­tos co­lec­ti­vos se pro­du­ce jus­to cuan­do sur­gen nue­vas for­mas de mo­vi­li­dad per­so­nal, frágiles y muy vul­ne­ra­bles, co­mo el pa­ti­ne­te eléc­tri­co.

XOÁN A. SO­LER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.