Rom­pien­do las re­glas

Dos bri­tá­ni­cos, el di­se­ña­dor Stuart Ve­vers y la mo­de­lo Ad­woa Aboah, re­de­fi­nen el “es­ti­lo ame­ri­cano” des­de una de sus mar­cas em­ble­má­ti­cas.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Moda Vip - Por AN­NA MURPHY Fotos: DY­LAN COULTER

el es­tu­dio de Coach en Man­hat­tan tie­ne las pa­re­des de cris­tal y es­tá lleno de apre­ta­das fi­las de ro­pa, bol­sos y za­pa­tos. Aquí se tra­ba­ja, pe­ro no te en­cuen­tras con el caos tí­pi­co de otros ta­lle­res. “Me gus­ta ma­ne­jar mi bar­co con mano fir­me –afir­ma Stuart Ve­vers, el di­rec­tor crea­ti­vo de la mar­ca es­ta­dou­ni­den­se–, so­mos or­ga­ni­za­dos”. Ves­ti­do con un jer­sey azul ma­rino de cash­mi­re, va­que­ros de co­lor os­cu­ro e im­pe­ca­bles de­por­ti­vas, Ve­vers sos­tie­ne con su mano de­re­cha, de per­fec­ta ma­ni­cu­ra, una ta­za de agua ca­lien­te con li­món. “Aquí, en Nue­va York, es­ta­mos muy le­jos de Don­cas­ter”, le di­go, por­que co­mo él, mi pa­dre tam­bien es de Yoks­hi­re, en In­gla­te­rra. “Lo sé –res­pon­de, con una car­ca­ja­da–, la ver­dad es que no sé có­mo he lle­ga­do has­ta aquí”. En efec­to, ¿có­mo de­be­ría­mos in­ter­pre­tar el he­cho de que Coach es­té di­ri­gi­da por un bri­tá­ni­co? “Siem­pre pien­so en lo in­tere­san­te que se­ría si hu­bie­ra na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos –di­ce–. ¿Me fas­ci­na­rían las ga­so­li­ne­ras y las gran­des pra­de­ras co­mo aho­ra?”. Pe­ro Ve­vers es­tá le­jos de ser el pri­mer outsider en ves­tir el sue­ño ame­ri­cano. Co­mo Ralph Lau­ren (ori­gi­nal­men­te ape­lli­da­do Lifs­hitz, hi­jo de ju­díos Ash­ke­na­zi) o Cal­vin Klein (cu­yos an­ces­tros eran ju­díos hún­ga­ros), Ve­vers ha si­do tam­bién una es­pe­cie de outsider des­de el prin­ci­pio. ¿Un hom­bre gay en los 80, en el nor­te de In­gla­te­rra? Sé lo su­fi­cien­te so­bre aque­lla épo­ca y aquel lu­gar pa­ra ima­gi­nar­me có­mo fue su vi­da. “Era un desafío” ad­mi­te, aun­que pre­fie­re pa­sar rá­pi­da­men­te a otro te­ma.

Un fu­tu­ro de ries­go... y di­se­ño

Siem­pre le gus­tó la ro­pa y se ves­tía en las tien­das de se­gun­da mano, pe­ro pen­sa­ba que aque­llo no lle­va­ba a nin­gu­na par­te y de­ci­dió ma­tri­cu­lar­se en una es­cue­la de ar­te. “Por en­ton­ces to­da­vía no sa­bía que la mo­da po­día ser un tra­ba­jo –re­cuer­da–. Pe­ro mien­tras ha­cía ese cur­so, em­pe­cé a pa­sar el tiem­po ha­cien­do ro­pa y cuan­do, de re­pen­te, esa po­si­bi­li­dad me vino a la ca­be­za. En­ton­ces pen­sé: “Cla­ro, qué ton­to soy”. Y en­ton­ces se fue a Lon­dres pa­ra es­tu­diar di­se­ño. Su pa­dre es­ta­ba ho­rro­ri­za­do. “Ha­bía de­ja­do el co­le­gio muy jo­ven y no que­ría que yo echa­ra a per­der mi fu­tu­ro... Aho­ra me en­can­ta to­mar­le el pe­lo, cuan­do ha­bla­mos de ese te­ma”, ríe. Unos días an­tes de nues­tro en­cuen­tro, el di­se­ña­dor, de 44 años, ha­bía po­sa­do en la se­sión de fotos jun­to a una de las mo­de­los más bus­ca­das del mo­men­to, Ad­woa Aboah, tam­bién in­gle­sa y ca­ra re­co­no­ci­ble de Coach. “Ad­woa y yo he­mos he­cho mu­chas se­sio­nes de fotos jun­tos y siem­pre nos reí­mos”. La mo­de­lo con­fir­ma lo di­ver­ti­do que es tra­ba­jar con él. “Es es­tu­pen­do –re­co­no­ce–. ¡No se to­ma na­da en se­rio!”. Ade­más de ami­gos, Stuart y Ad­woa son tam­bién un po­co ve­ci­nos: la es­plén­di­da pro­pie­dad de Ve­vers, en el La­ke Dis­trict in­glés, es­tá cer­ca del castillo que po­see la fa­mi­lia de la ma­dre de Aboah, Ca­mi­lla Lowt­her, due­ña de una de las más in­flue­yen­tes agencias de re­pre­sen­ta­ción en la in­dus­tria de la mo­da. “Co­noz­co a Ad­woa des­de que te­nía sie­te años –pro­si­gue Ve­vers–, ha si­do in­creí­ble ver có­mo se con­ver­tía en una mu­jer fuer­te y es­pec­ta­cu­lar”. Con la in­dus­tria dán­do­se cuen­ta de que las pa­sa­re­las y las por­ta­das lle­nas de chi­cas blan­cas no son el ca­mino, la mo­de­lo de 25 años se ha con­ver­ti­do en la aban­de­ra­da de la di­ver­si­dad y, más con­cre­ta­men­te, en la chi­ca de por­ta­da por ex­ce­len­cia. Un po­co pi­ja, es cier­to, al­go que ella es la pri­me­ra en ad­mi­tir (“Por su­pues­to que sé que soy una pri­vi­le­gia­da”), pe­ro mes­ti­za, lo que la con­vier­te en al­go así

co­mo la chi­ca per­fec­ta. Pe­ro no siem­pre fue así. Ad­woa fun­dó ha­ce tres años una pla­ta­for­ma on li­ne lla­ma­da Gurls Talk (Chi­cas con­ver­sa­nen do), pa­ra com­par­tir sus pro­ble­mas de sa­lud men­tal y adic­ción y su ba­ta­lla con su ba­ja au­toes­ti­ma. Las co­sas ha­bían em­pe­za­do a tor­cer­se pa­ra ella en el in­ter­na­do, cuan­do era ado­les­cen­te. “No em­pe­cé a be­ber y a to­mar dro­gas pa­ra es­ca­par de un abu­so o pa­ra ol­vi­dar­me del mun­do. Fue más bien pa­ra apa­gar el rui­do que ha­bía den­tro de mi ca­be­za”, ex­pli­ca. En esa épo­ca, las mo­de­los no ha­bla­ban en pú­bli­co de có­mo se ha­bían des­en­gan­cha­do de las dro­gas. reali­dad, no ha­bla­ban. Eran una es­pe­cie de mu­do mis­te­rio sin opi­nio­nes. Be­lle­za, no ce­re­bro. Pe­ro con el apo­yo de Coach, Aboah se con­vir­tió en el ca­ta­li­za­dor del cam­bio. El año pa­sa­do, la fir­ma pa­tro­ci­nó el fes­ti­val de Gurls Talk, en Lon­dres. “No ha­bría­mos si­do ca­pa­ces de ha­cer­lo sin Coach. Stuart siem­pre nos ha da­do mu­cho apo­yo”, afir­ma.

El it boy del it bag

Ve­vers tie­ne una ri­sa ale­gre, lo opues­to a esa mi­ra­da des­de­ño­sa de los di­se­ña­do­res que dic­ta el cli­ché, aun­que tam­bién es re­fle­xi­vo y ana­lí­ti­co. Sus cre­den­cia­les pro­fe­sio­na­les pue­de que ten­gan un la­do fan­ta­sio­so –con­vir­tió un di­no­sau­rio con el nom­bre de Rexy en uno de los lo­gos de Coach–, pe­ro tam­bién es muy se­rio. En es­ta era de los it bag –en la que la ma­yo­ría de los in­gre­sos de las mar­cas de mo­da pro­vie­ne de los accesorios y de los pro­duc­tos de be­lle­za más que de la ro­pa–, la ca­pa­ci­dad de di­se­ñar bol­sos que deseen to­das las mu­je­res ha trans­for­ma­do las fir­mas pa­ra las que él ha tra­ba­ja­do. “In­clu­so hoy, pue­do cru­zar una ca­lle y que­dar­me mi­ran­do un bol­so. Aun­que no sea mío, me in­tere­sa”, ase­gu­ra. Esa ob­se­sión por los bol­sos no ha trans­for­ma­do su vi­da, pe­ro sí le ha da­do un vuel­co má­gi­co. El que te lle­va de la cla­se obre­ra –es hi­jo de un me­cá­ni­co y una lim­pia-

“Tra­ba­jar con Ste­wart es es­tu­pen­do: ¡No se to­ma na­da de­ma­sia­do en se­rio!”. Ad­woa Aboah

“Co­noz­co a Ad­woa es­de que te­nía sie­te años. La he vis­to cre­cer”. Stuart Ve­vers

dora– a la cla­se bu­si­ness. Aun­que no ha de­ja­do de tra­ba­jar en nin­gún mo­men­to. “Siem­pre he te­ni­do esa ne­ce­si­dad de es­tar ocu­pa­do. Creo que ten­go ese mie­do que te im­pul­sa a es­tar ocu­pa­do siem­pre”, re­co­no­ce. Así, el di­se­ña­dor pa­só por la ma­yo­ría de las gran­des mar­cas que se ha­bía mar­ca­do co­mo ob­je­ti­vo: an­tes de lle­gar a Coach, tra­ba­jó pa­ra Louis Vuit­ton, en Pa­rís; pa­ra Bot­te­ga Ve­ne­ta, en Milán; pa­san­do por la di­rec­ción crea­ti­va de Loe­we, en Ma­drid; y la bri­tá­ni­ca Mul­berry. Aho­ra, di­se­ña pa­ra una mar­ca es­ta­dou­ni­den­se es­pe­cia­li­za­da en un con­cep­to tan lu­cra­ti­vo –Coach ga­nó más de 800 mi­llo­nes de dó­la­res en ven­tas en 2017– co­mo con­tra­dic­to­rio: el oxi­mo­ron “lu­jo ase­qui­ble”. Aquí los bol­sos cues­tan a par­tir de 329 € y las bo­tas, a par­tir de 229 €. Y eso, en el mun­do del lu­jo, son ba­ra­ti­jas. Aun­que al­gu­nas pren­das suben de pre­cio y lle­gan a su­pe­rar los 2.000 €.

Re­de­fi­nir el lu­jo

Hoy , Ve­vers ha­bla de la “de­mo­cra­cia” de la mar­ca. Y de có­mo “uno pue­de enamo­rar­se de Coach y lue­go pen­sar “sí, pue­do com­prar­me eso, y dis­fru­tar­lo”. Al ha­ber tra­ba­ja­do en mar­cas en las que po­día gas­tar to­do el di­ne­ro que qui­sie­ra en crear ca­da pren­da, Coach de­be ha­ber si­do un gran desafío. “Sí, y era al­go muy im­por­tan­te pa­ra mí –ex­pli­ca–. Yo ha­bía lle­ga­do a lo más al­to. No so­lo al lu­jo, sino a lo más al­to del lu­jo. Que­ría pre­sen­tar una al­ter­na­ti­va au­tén­ti­ca. Ha­bía es­ta­do en to­das esas ca­sas eu­ro­peas y pen­sé: “¿Cuál es el fac­tor di­fe­ren­cial del lu­jo nor­te­ame­ri­cano?”. El lu­jo so­lía sig­ni­fi­car pa­ra una mu­jer un ves­ti­do a me­di­da, una cha­que­ta en­ta­lla­da, ta­co­nes al­tos, un bol­so con asas. Un lu­jo muy bri­tá­ni­co, muy Bond Street, y muy pa­ri­sino, muy Ave­nue Mon­taig­ne. Hoy el lu­jo sig­ni­fi­ca más de­nim bor­da­do, ca­za­do­ras de ma­te­ria­les no­bles, za­pa­tos pla­nos y bol­so cru­za­do. Y Coach, co­mo no, des­ta­ca por el de­nim y las ca­za­do­ras más que por los ta­co­nes (“Nues­tras chi­cas van por la ca­lle, se mue­ven”), y sus bol­sos son to­dos cross-body (“Nues­tras mu­je­res tie­nen co­sas que ha­cer”). Por si es­to no fue­ra su­fi­cien­te, sus es­ti­los más re­pre­sen­ta­ti­vos son la ro­pa de­por­ti­va y la de

Otra­ba­jo. No pue­de ser más ser más iró­ni­co. La ves­ti­men­ta de la cla­se tra­ba­ja­do­ra co­mo un lu­jo. Una con­tra­dic­ción en los tér­mi­nos que re­sul­ta muy lu­cra­ti­va. “Tra­ba­jar en Amé­ri­ca, don­de na­cie­ron el va­que­ro, las de­por­ti­vas, las su­da­de­ras o la ca­za­do­ra bi­ker, es muy in­tere­san­te pa­ra mí –ase­gu­ra el di­se­ña­dor–. Quie­re de­cir que lo que ha­go vie­ne de un lu­gar au­tén­ti­co. Se ha pro­du­ci­do un gran cam­bio en la esen­cia de la mo­da y no creo que vuel­va a cam­biar de nue­vo en mu­cho tiem­po. Una vez que la gen­te se vis­te con pren­das có­mo­das, no quie­re vol­ver atrás. Na­die ve una se­rie de épo­ca en la te­le­vi­sión y di­ce: “Me gus­ta­ría ves­tir­me con ese cor­sé o con ese es­ti­ra­do tra­je de tres pie­zas”. Y creo que tie­ne ra­zón. La úni­ca in­cóg­ni­ta es qué pa­sa­rá si la do­mi­na­ción cul­tu­ral de Es­ta­dos Uni­dos dis­mi­nu­ye. ¿Ve­re­mos cha­que­tas de cue­llo mao en los ba­rrios más ele­gan­tes de Lon­dres o qi­paos en las ciu­da­des de la cos­ta don­de ve­ra­nean los más ri­cos? Pe­ro, co­mo sub­ra­ya Ve­vers, mien­tras los fran­ce­ses tie­nen chic, los ame­ri­ca­nos son cool. ¿Y qué ad­je­ti­vo pre­fie­ren hoy la ma­yo­ría de las per­so­nas de 45 años, ade­más de las de 25? Cool, sin du­da. Es una de las aris­tas de la ac­tual ob­se­sión por la ju­ven­tud, que, no hay que ol­vi­dar­lo, es otra no­ción de la que se ha­bló por pri­me­ra vez en Amé­ri­ca. “Ya na­die quie­re ves­tir­se co­mo lo ha­cen sus pa­dres, pe­ro he vis­to a pa­dres ca­da vez más in­fluen­cia­dos por los gus­tos de sus hi­jos –di­ce Ve­vers–. Si em­pie­zas a co­nec­tar con la hi­ja, la ma­dre tam­bién ven­drá de­trás a com­prar”. ¿Es Trump un ries­go pa­ra esa pa­sión in­ter­na­cio­nal ha­cia to­do lo que fa­bri­ca Es­ta­dos Uni­dos? Le cuen­to, por ejem­plo, que al­gu­nos de mis ami­gos de allí me han con­ta­do que su­fren una cri­sis de iden­ti­dad so­bre lo que es o no ame­ri­cano”. ¿Cree po­si­ble que la gen­te de­je de ado­rar es­ta for­ma de ves­tir­se? “Bueno…”. Es la pri­me­ra vez que Ve­vers du­da du­ran­te la con­ver­sa­ción. Pe­ro hoy no se pue­de ser el di­rec­tor crea­ti­vo de una mar­ca de lu­jo y, al igual que las mo­de­los de ha­ce años, dar la ca­ra pe­ro no ha­blar. “Bueno… Creo que eso ha­rá que la gen­te re­fle­xio­ne so­bre lo que es im­por­tan­te. Así que… ¿pun­tos sus­pen­si­vos?”, le pre­gun­to. “Sí, pun­tos sus­pen­si­vos”, res­pon­de.

“Los pa­dres ca­da vez es­tán más in­fluen­cia­dos por los gus­tos de sus hi­jos: lo cool gana a lo chic”.

Stuart Ve­vers y Ad­woa Aboah.

Aboah lle­va to­tal look de la co­lec­ción Pri­ma­ve­ra­ve­rano 2018 de Coach.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.